investigación

Descubren utilidad de fármacos para la hipertensión en un tipo de cáncer cerebral

El glioblastoma es uno de los cáncer cerebrales más agresivos, pues interfiere en funciones neurológicas normales como ver o caminar.


Investigadoras e investigadores de la Universidad de Lleida (UdL) y el Instituto de Investigación Biomédica de Lleida (IRBLleida) en el noreste de España han descubierto cómo funciona un medicamento utilizado previamente para la hipertensión sobre el glioblastoma, uno de los cánceres cerebrales más frecuentes y agresivos.

El hallazgo confirmaría que es posible utilizar los fármacos mibefradil y su análogo NNC-55-0396 para bloquear los canales de calcio tipo T, demostrando que sus compuestos servirían para causar la muerte de las células cancerígenas como las del glioblastoma.

“Los estudios previos asumían que estos compuestos actúan bloqueando los canales T”, explica la profesora de la UdL e investigadora Judit Herreros. “Paradójicamente hemos confirmado que aumenta el calcio presente en el citosol de la célula”, añade.

Es decir que al definir el mecanismo de citotoxicidad de estos compuestos, identificando una vía de muerte celular con implicaciones terapéuticas, puede servir de base para otros estudios y el establecimiento de futuros tratamientos combinados, tanto por el glioblastoma como por otros tipos de tumores.

Los resultados de dicha investigación fueron publicados recientemente en la revista Biomedicine & Pharmacotherapy, lo que, como se mencionó, abre la puerta al desarrollo de nuevas terapias contra este agresivo cáncer.

Incluso, se ha comenzado a utilizar el mibefradil en ensayos clínicos en pacientes con glioblastoma y se ha confirmado que su uso es seguro y es posible combinarlo con el tratamiento estándar del cáncer cerebral.

Algunos datos del glioblastoma

  • ¿Qué es?

El glioblastoma es un tipo de cáncer de cerebro que se origina allí en modo primario, no como consecuencia o metástasis de otros tipos de cáncer.

Se produce en unas células cerebrales que tienen forma de estrella conocidas como astrocitos y que conforman el tejido que soporta el cerebro.

  • ¿Por qué es tan agresivo?

Porque no crece como una masa redonda bien delimitada. La principal misión de los astrocitos es navegar entre las neuronas y por eso el tumor se esparce con gran eficiencia.

La agresividad está dada por el tratamiento pues las medicinas que funcionan para cáncer no son tan efectivas en este órgano debido a que está protegido por la barrera craneoencefálica. Otro problema es que es difícil erradicarlo totalmente sin evitar daño en funciones cerebrales.

  • Causas y síntomas

Según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, aunque los síntomas pueden variar dependiendo cada persona y qué tan avanzado esté el cáncer, algunos de los más comunes son:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Confusión o disminución en la función cerebral.
  • Pérdida de la memoria.
  • Cambios de personalidad o irritabilidad.
  • Problemas de equilibrio.
  • Incontinencia urinaria.
  • Problemas de la visión, como visión borrosa, visión doble o pérdida de la visión periférica.
  • Dificultades del habla.
  • Convulsiones, especialmente en personas sin antecedentes de convulsiones.

En cuanto a las causas, estas son desconocidas, pero se cree que la edad es un factor de riesgo. Otro riesgo común es haber tenido una historia de radiación, generalmente por un cáncer anterior. Al parecer, la mayoría sucede en la última etapa de la vida de manera espontánea.

Así mismo, tener un antecedente familiar de glioma puede duplicar el riesgo de desarrollarlo.

  • Tratamiento

Como la mayoría de tumores, el glioblastoma se trata con cirugía, intervención con la cual se pretender remover el máximo tejido tumoral posible sin dañar la zonas cerebrales sanas. Luego el paciente recibe radiación y quimioterapia.

“El tratamiento del glioma también puede suponer el consumo de medicamentos para reducir los signos y síntomas del tumor”, explica Mayo Clinic.