vida moderna

Dolor de muela: cómo aliviar las molestias en una emergencia

Las caries dentales generan molestias que son causadas, generalmente, por una mala higiene dental.


Sin duda uno de los dolores más fuertes que alguien puede llegar a sentir es el dolor de muela. Y es que la boca es uno de los lugares más sensibles que existen en el cuerpo. Sin embargo, lo que realmente ocasiona este gran dolor son las caries dentales.

El hospital Standford Children´s Health afirma que los dolores de muelas son causados por una inflamación de la pulpa en el interior del diente. La pulpa es parte del interior del diente que tiene nervios y tejidos. Por esta razón, un dolor de muela ocurre luego de una lesión al diente.

Cabe resaltar que este tipo de dolor es más recurrente en la noche, lo cual puede ser muy molesto a la hora de dormir. Para la persona que lo padece, supone un dolor muy persistente que se intensifica en ciertos momentos y afecta directamente a la vida cotidiana.

Por otro lado, Medline Plus señala que los dolores más comunes se deben a las caries dentales, que son causadas generalmente por una mala higiene dental, además, pueden ser en parte hereditarias (causa que muchos ignoran).

Imagen creativa Getty
El primer signo de caries puede ser la sensación de dolor cuando se consume algo muy frío, muy caliente o muy dulce. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Debido a la acumulación de bacterias que viven en la boca prosperan los almidones y los azúcares de los alimentos que se consumen. Estas bacterias forman una placa que se adhiere a la superficie de los dientes, según Mayo Clinic.

Los ácidos producidos por estas bacterias que se encuentran en la placa pueden perforar el revestimiento blanco y duro del exterior de los dientes (esmalte) y crean una caries. Generalmente, el primer signo de caries puede ser la sensación de dolor cuando se consume algo muy frío, muy caliente o muy dulce. Además, en la mayoría de los casos, las caries producen manchas marrones, amarillas o blancas en los dientes.

Otras causas del dolor de dientes

  • Una rajadura del diente que se produce a lo largo del tiempo.
  • Dientes que están saliendo a través de la encía, como en el caso de la dentición o las muelas del juicio que no tienen espacio suficiente para salir o para desarrollarse normalmente (muelas del juicio retenidas).
  • Una infección de los senos paranasales que puede sentirse como dolor dental.
  • La acumulación de comida y restos entre los dientes, en especial, si los dientes están separados.
  • Inflamación o infección de la raíz de un diente o de las encías.
  • Traumatismo en un diente, como una lesión o incluso por rechinar los dientes.
  • Fractura súbita de un diente o de la raíz de un diente.

Consejos para el cuidado personal

Mientras se consulta al dentista, se recomiendan estos consejos útiles de autocuidado:

  • Enjuagar la boca con agua tibia.
  • Usar hilo dental para eliminar las partículas de alimentos o la placa atascadas entre los dientes.
  • Considerar tomar un analgésico de venta libre para disminuir el dolor, pero no agregar una aspirina u otro analgésico directamente sobre las encías porque podría quemar el tejido gingival.
  • Si el dolor de muelas se produce a causa de un traumatismo en el diente, se debe aplicar una compresa fría en la parte exterior de la mejilla.

Tener cuidado con los productos que contengan benzocaína

Se debe tener en cuenta que la benzocaína se ha relacionado con la metahemoglobinemia, una enfermedad poco común, grave y, en algunos casos, mortal, que disminuye la cantidad de oxígeno transportado por la sangre. Por lo tanto, se deben seguir estas pautas antes de aplicarla:

  • Nunca usar más de la dosis de benzocaína recomendada.
  • Mantener los productos que contengan benzocaína fuera del alcance de los niños.
  • Hablar con el dentista o médico antes de usar un antiséptico de venta libre que contenga benzocaína.
  • No usar ningún producto que contenga benzocaína, como gel para dientes con benzocaína, en niños menores de dos años.

Recomendación: visitar al odontólogo por lo menos cada tres meses durante el año.