Tendencias
sal
El consumo de sal debe ser controlado para evitar el desarrollo de enfermedades. - Foto: Getty Images

vida moderna

El exceso de sal en el cuerpo: hábitos y alimentos para combatirlo

La OMS recomienda ingerir menos de cinco gramos de sal por día.

La reducción de la sal en la dieta es una de las medidas recomendadas por la reciente Cumbre de las Naciones Unidas para prevenir las enfermedades no transmisibles y señalada como una de las mejores estrategias para mejorar la salud de la población, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, para saber si hay exceso de sal en el cuerpo, unos de los síntomas son:

  • Tener mucha sed.
  • Labios, boca o genitales secos.
  • Piel seca.
  • Orina de color amarillo fuerte.
  • Retención de líquidos.
  • Dolores de cabeza.
  • Pérdida de apetito.
  • Calambres musculares.

Por tal razón, el Noticiero Televisa reveló que para eliminar el exceso de sal en el cuerpo lo primero que hay que hacer es beber agua y el consumo diario de agua es diferente para los hombres y para las mujeres, ya que existen diferencias entre la ingesta, pero por lo general la mayoría de los hombres necesita aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita aproximadamente nueve.

Otra recomendación es reducir su consumo y algunas estrategias comprenden lo siguiente:

  • No agregar sal durante la preparación de los alimentos.
  • No poner saleros en la mesa.
  • Limitar el consumo de tentempiés salados.
  • Escoger productos hiposódicos (dieta que controla la ingestión de sodio).

Sobre la misma línea, hay que realizar actividad física diariamente y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos o actividades físicas aeróbicas intensas durante al menos 75 a 150 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas a lo largo de la semana.

Así las cosas, para seguir las recomendaciones de la OMS, los expertos sugieren descansar del ejercicio uno o dos días a la semana y los otros cinco días trabajar varias partes del cuerpo. Por ejemplo, si se realiza ejercicio con pesas, el lunes se puede ejercitar el tren superior y el martes se deben descansar dichos músculos para preferiblemente entrenar los músculos del tren inferior; el miércoles se pueden volver a trabajar los músculos del tren superior.

Asimismo, el noticiero recomendó consumir perejil, pues esta planta tiene propiedades diuréticas, antioxidantes, antiinflamatorias, entre otras.

En consecuencia, para obtener los beneficios es necesario hervir un litro de agua y cuando llegue al punto de ebullición se le agrega un ramo grande de perejil fresco y se deja reposando por 15 minutos. Después, se puede consumir tibia o fría durante 15 o 20 días.

Ideas erróneas acerca de la reducción del consumo de sal

  • “Cuando hace calor y hay humedad, y uno transpira, se necesita más sal en la alimentación”. El sudor contiene poca sal y, por lo tanto, no es necesario agregar más incluso en los días cálidos y húmedos. Sin embargo, es importante beber mucha agua.
  • La sal marina no es ‘mejor’ que la refinada por el simple hecho de que sea ‘natural’”. Cualquiera sea el origen de la sal, es el sodio el causante de problemas de salud.
  • La sal agregada en la cocción no es la fuente principal de la ingesta de sal”. En muchos países, alrededor del 80 % de la sal en la alimentación proviene de alimentos elaborados.
  • No se necesita sal para que los alimentos tengan un sabor apetitoso”. El ajuste de las papilas gustativas lleva cierto tiempo, pero cuando uno se habitúa a que haya menos sal, es más probable que se aprecien los alimentos y que se reconozca una gama más amplia de sabores.
  • Los alimentos sin sal no tienen sabor”. Tal vez sea cierto al principio, pero las papilas gustativas se van habituando a la disminución de la sal, y es probable que uno acabe por apreciar los alimentos y encontrarles más sabor.
  • Los alimentos ricos en sal tienen un gusto salado”. Ciertos alimentos ricos en sal no parecen tan salados porque a veces se les añade otros ingredientes, como azúcares, para disimular el sabor. Es importante leer las etiquetas para conocer el contenido en sodio.
  • Solo las personas de edad se deben preocupar por la cantidad de sal que consumen”. El hecho de consumir demasiada sal aumenta la tensión arterial a cualquier edad.
  • La disminución de la sal podría ser nociva para mi salud”. Es muy difícil consumir muy poca sal, dado que está presente en gran cantidad de alimentos de la vida cotidiana.