vida moderna

¿El mal aliento podría ser señal de diabetes?

Se deben realizar exámenes médicos periódicos para identificar esta enfermedad a tiempo.


La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre están elevados. Si no se realiza un tratamiento oportuno, puede generar daños en los ojos, riñones y nervios. Además, de patologías cardíacas, derrames cerebrales y en algunos casos, la necesidad de amputar un miembro.

La diabetes y la salud oral

Las personas que tienen diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades de las encías. La enfermedad periodontal puede identificarse con los siguientes síntomas:

  • Mal aliento constante.
  • Encías rojas o inflamadas.
  • Dolor o sangrado en las encías.
  • Dolor al masticar.
  • Dientes flojos.
  • Dientes sensibles.
  • Encías retraídas o dientes que se ven más largos de lo normal.

La diabetes puede retrasar el proceso de sanación y el tratamiento de la enfermedad periodontal. Por eso, es importante que en caso de presentar síntomas se consulte a un médico.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación señala otros de los factores de riesgo (además de la diabetes) que pueden provocar esta enfermedad.

  • Gingivitis.
  • Hábitos de salud oral deficientes.
  • Fumar o mascar tabaco.
  • Cambios hormonales, como aquellos relacionados con el embarazo o la menopausia.
  • El uso de drogas recreativas, como fumar marihuana o vapear.
  • Obesidad.
  • Nutrición inadecuada, incluida la deficiencia de vitamina C.
  • Genética.
  • Ciertos medicamentos que provocan sequedad de la boca o cambios en las encías.
  • Afecciones que causan una disminución de la inmunidad, como la leucemia, el VIH/SIDA y el tratamiento del cáncer.
  • Enfermedades, como la artritis reumatoidea y la enfermedad de Crohn.

La diabetes también puede causar otros problemas bucales como sequedad, candidiasis oral y aumentar el nivel de azúcar en la saliva.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos insisten en la importancia de consular frecuentemente a un odontólogo en caso de recibir un diagnóstico de diabetes. “Si tiene esta enfermedad, asegúrese de revisar su boca con regularidad para detectar cualquier problema. A veces las personas notan que las encías están hinchadas y sangran cuando se cepillan y usan la seda dental. Otras notan sequedad, dolor, parches blancos o un mal sabor en la boca. Todos estos son motivos para visitar a un dentista”.

Recomendaciones

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades brindan algunos consejos para hacerle seguimiento a la salud dental, si se tiene diabetes:

En primer lugar, se debe visitar regularmente al odontólogo para crear un plan de salud. Algunas preguntas que se pueden realizar al profesional son las siguientes:

  • Preguntarle al odontólogo cómo cuidarse los dientes en casa y con qué frecuencia debe visitar su consultorio.
  • Preguntar qué realizar en caso de identificar problemas en los dientes o encías.
  • Pedir al odontólogo que envíe los resultados de los exámenes médicos para conocerlos.

Sobre cómo cuidarse los dientes en el hogar, los Centros mencionan algunas recomendaciones:

  • Usar una crema dental que tenga fluoruro.
  • Usar hilo dental una vez al día.
  • Verificar constantemente que la boca no tenga enrojecimiento, inflamación o sangrado en las encías. Revisar que no haya dientes sueltos o que se presenten cambios en la mordida.
  • Moderar el consumo de productos con contenido alto de azúcar.

Tipos de diabetes

  • Diabetes tipo 1: este tipo de diabetes es la menos común. Se puede presentar en cualquier edad, pero la suelen padecer, por lo general, niños, adolescentes o adultos jóvenes. Se caracteriza por una producción deficiente de insulina, el cuerpo no produce o lo hace en cantidades mínimas. Para esta diabetes se requiere de inyecciones diarias de insulina (la hormona que transporta la glucosa) .
  • Diabetes tipo 2: este tipo de diabetes es común. En esta enfermedad el cuerpo es resistente a la insulina y no la usa como debería. Aunque se diagnostica en adultos con obesidad, no todas las personas con diabetes tipo 2 son obesas y tiene síntomas similares a los de la tipo 1, pero se presentan de forma silenciosa.
  • Diabetes gestacional: este tipo de diabetes aparece en el embarazo. Esta enfermedad aumenta el riesgo de que se presenten complicaciones en parto. Al mismo tiempo de que la madre y el hijo presenten diabetes de tipo 2 en un futuro.