vida moderna

Esperanza de vida: ¿quién vive más, los hombres o las mujeres?

Esperanza de vida hace referencia el promedio de años que vive una persona después de nacer.


La esperanza de vida (que corresponde al número promedio de años que viviría una persona, siempre y cuando se mantengan las tendencias de mortalidad existentes en un determinado período) es de 80 años para las mujeres y de 73,7 años para los hombres en el total nacional, de acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

Por ello, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los buenos hábitos de salud pueden permitir evitar una enfermedad y mejorar la calidad de vida. Las siguientes medidas ayudarán a vivir mejor:

  • Controlar el peso: El Ministerio de Salud explicó en su página web que se considera un peso saludable aquel que permite que la persona se mantenga en un buen estado de salud y calidad de vida.

Además, indicó que, para saber si una persona está en un peso saludable, existen algunos métodos confiables. Uno es la determinación del índice de masa corporal (IMC), que describe la relación entre peso y estatura; para calcular el IMC, se necesita conocer el peso y la estatura, y se aplica una sencilla fórmula matemática que consiste en dividir el peso entre la estatura al cuadrado: IMC = Peso (Kg) / Estatura al cuadrado (Mt).

Ejemplo:

Una persona pesa 64 kg y mide 1,5 metros: 64 / 1.5 x 1.5 = 28.44. Este dato indica el IMC de la persona (28.44) y si se encuentra en los valores correspondientes a sobrepeso.

Esta fórmula no aplica a mujeres en estado de embarazo y debe ser ajustada si la persona tiene algún grado de edema (retención de líquido).

El Ministerio también reveló que otro método que puede utilizarse es la circunferencia de la cintura, que es una medida útil para determinar los riesgos de salud relacionados con el peso.

Se ha estudiado que la concentración de la grasa en la parte de la cintura y abdomen se asocia a un mayor riesgo de sufrir de enfermedades cardiovasculares.

Esta medida se toma buscando el punto más alto de los huesos de la cadera y midiendo la cintura por encima de esos puntos.

Por ello, se considera obesidad abdominal si una persona:

Es mujer y tiene una medida de circunferencia de cintura mayor a 80 cm.

• Es hombre y tiene una medida de circunferencia de cintura mayor a 90 cm.

  • No fumar: a los 20 minutos de haber dejado de fumar, la presión arterial y la frecuencia cardíaca se recuperan del pico inducido por el cigarrillo. A los tres meses de haber dejado de fumar, la circulación sanguínea y la función pulmonar comienzan a mejorar y, dentro de un año de haber dejado, el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca es la mitad.
  • No tomar mucho alcohol y evitarlo por completo en caso de tener antecedentes de alcoholismo.
  • Utilizar los medicamentos recetados por el proveedor de atención médica según las instrucciones.
  • Consumir una dieta saludable y equilibrada: Una alimentación balanceada y saludable debe tener frutas, verduras, proteínas, grasas, carbohidratos y todos los nutrientes que el cuerpo necesita. No obstante, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios.
  • Cuidar los dientes: La buena higiene dental puede ayudarle a mantener los dientes y encías sanos toda una vida.
  • Controlar la hipertensión arterial: Una presión arterial alta (hipertensión) es mayor a 130/80 mm Hg la mayoría de las veces.
  • Manejar el estrés: El estrés es normal, pues puede ser un gran motivador y sirve en algunos casos. Sin embargo, demasiado estrés puede ocasionar problemas de salud como insomnio, malestar estomacal, ansiedad y cambios del estado de ánimo.