Alimentos como la pechuga de pollo, ostras, salmón ahumado entre otros, pueden ayudar a quemar grasa abdominal y ganar músculo. Foto: Getty images.
Alimentos como la pechuga de pollo, ostras, salmón ahumado entre otros, pueden ayudar a quemar grasa abdominal y ganar músculo. - Foto: Foto Gettyimages

salud

Este hábito alimenticio reduce la grasa abdominal

Para llevar un buen estilo de vida es necesario realizar costumbres saludables.

Uno de los principales objetivos que se plantean las personas año tras año es bajar de peso y lucir una figura admirada y envidiada por muchos. Pero para esto el compromiso es claro, sí o sí se tiene que cumplir una serie de costumbres para hacer realidad la meta. Tan fácil no es.

Por ejemplo, una de estas actividades diarias que se deben llevar a cabo es la práctica de ejercicio, dado que, es beneficiosa para disminuir esos kilos de más que incomodan a más de uno y además, ayuda a tonificar el cuerpo.

Asimismo, es oportuno señalar que no solo la ganancia se percibe en el exterior porque cuando una persona realiza ejercicio de forma constante, esto le sirve al organismo para que se fortalezca y contrarreste diferentes enfermedades como las afecciones cardiovasculares.

También, la práctica repetitiva de un solo ejercicio diseccionado a una sola área del cuerpo no tendrá los resultados esperados; aquí se toma de ejemplo que los individuos que aspiran reducir la grasa abdominal optan netamente por hacer abdominales y esto no es así, tiene que haber una actividad física completa para que esto suceda.

Además, a esto se le debe agregar buenas costumbres alimenticias y eliminar de la dieta los productos de comida rápida o como popularmente se le llama “chatarra”. Por ello, el portal The Objetive recomienda el siguiente hábito para disminuir de manera considerable la grasa que se acumula en el abdomen.

En este sentido, la costumbre alimenticia adecuada para bajar de peso y reducir la grasa abdominal es la restricción de alimentos en tiempos de 8 horas, es decir, hacer un ayuno intermitente.

Con respecto a lo anterior, el ayuno intermitente disminuye el número de calorías que se ingieren, modifica los niveles hormonales para fomentar la quema de grasa y acelera el metabolismo de 3 a un 14 por ciento.

Siete recomendaciones para mantener un abdomen plano

  • Comer despacio: El momento de comer debe ser tranquilo. Hay que tomarse el tiempo para masticar y enseñarle al cerebro a que coma lo que realmente necesita y no por ansiedad. Además, no hay que olvidar que al comer deprisa se introduce más aire en el organismo, originando los molestos gases que hinchan el abdomen.
  • Comer menor cantidad de porciones más seguido: según expertos, lo ideal es ingerir menores porciones en menos espacios de tiempo, es decir, en vez de 3 comidas consumir 5 o 6. Eso sí, en porciones más pequeñas. Con esto se logrará que el sistema digestivo no quede tan lleno y el vientre no se inflamará tanto y se tendrá un metabolismo que queme suficiente grasa.
  • Aumentar el consumo de potasio: Los aguacates, plátanos, papaya, mango y melón cuentan con una serie de beneficios para reducir la hinchazón. El potasio es un diurético natural y ayuda también a reducir la retención de agua.
  • Empezar el día con un smoothie: Esta forma es la mejor para mantenerte saludable e hidratado. Es bueno consumir uno de sandía o de piña, dado que, ayuda a disminuir la grasa corporal.
  • Acostumbrarse a comer jengibre: El jengibre se puede convertir en una muy buena opción para reducir la hinchazón y desaparecer los gases. Se puede consumir rayado, como infusión, en caramelos o agregándole hojas de menta al agua.
  • Beber mucha agua: Beber agua de forma continua le ayudará a las personas a mantenerse hidratadas, a eliminar la grasa que el cuerpo no necesita y mantener el buen funcionamiento del tránsito intestinal.
  • Hacer ejercicio: No centrarse únicamente en los abdominales. Es necesario caminar, correr o realizar algún tipo de ejercicio aeróbico. Realizar entre 30 y 60 minutos de ejercicio físico cada día es la mejor manera de mejorar la salud y calidad de vida.