vida moderna

Estos son los cinco mejores alimentos que activan la circulación sanguínea

El aparato circulatorio trabaja conjuntamente con el aparato respiratorio.


El sistema circulatorio está formado por vasos sanguíneos que transportan la sangre desde y hacia el corazón. Además, lleva oxígeno, nutrientes y hormonas a las células y elimina productos de desecho como el dióxido de carbono, de acuerdo con el portal sobre salud KidsHealth.

De hecho, cuando una persona tiene mala circulación puede presentar fatiga, edema, mareos, dolor de cabeza, manos y pies fríos, dolor en las piernas, calambres musculares, latidos cardíacos irregulares, pérdida de cabello y sequedad de la piel, entumecimiento u hormigueo en partes del cuerpo, entre otras.

Los problemas circulatorios y del corazón se agrupan en dos categorías: congénitos, lo que significa que el problema estaba presente en el momento del nacimiento; y adquiridos, lo que significa que los problemas se desarrollaron en algún momento de la infancia, la niñez, la adolescencia o la vida adulta.

La cocoa tiene propiedades anticoagulantes similares a las de la aspirina, lo que mejora la circulación sanguínea, afirma un estudio del año 2000 publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica. Foto: Pantherstock.
La cocoa tiene propiedades anticoagulantes similares a las de la aspirina, lo que mejora la circulación sanguínea, afirma un estudio del año 2000 publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica. Foto: Pantherstock. - Foto:

Así las cosas, el diario El Español reveló los cinco mejores alimentos que activan la circulación sanguínea y el primero es el pescado azul (salmón, caballa, atún, sardina, anchoas, boquerones), ya que es una buena fuente de omega-3. “Las personas que consumen pescado y otros mariscos corren un menor riesgo de presentar varias enfermedades crónicas. Sin embargo, no está claro si estos beneficios para la salud vienen simplemente por comer estos alimentos o del omega-3 en estos alimentos”, según el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

La segunda recomendación es el té verde, ya que tiene propiedades antioxidantes. El consumo de una dieta rica en antioxidantes naturales es fundamental para reducir la inflamación, reforzar el sistema inmune y prevenir el envejecimiento celular que lo debilita, sobre todo en el caso de los adultos mayores.

La tercera recomendación son las nueces y las almendras, pues el diario señaló que “ambos frutos secos son ricos en vitaminas A, B, C y E y en minerales como calcio y magnesio”.

La penúltima sugerencia es la cebolla, ya que es un alimento con bajo contenido energético. Tiene proteínas, potasio, vitamina C, flavonoides y distintos compuestos azufrados, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición.

El último alimento recomendado por el diario para activar la circulación sanguínea es el ajo, porque tiene una sustancia llamada alicina, la cual “es capaz de aumentar el flujo sanguíneo”.

Por su parte, otras recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación y Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, son:

1. Hacer ejercicio. Las nuevas directrices de la OMS recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

2. Mantener un peso saludable, ya que esto permite que la persona tenga un buen estado de salud y calidad de vida.

3. Dejar de fumar.

4. Si la persona tiene diabetes, mantener bajo control la glucosa en la sangre.

5. Reducir los niveles de colesterol y presión arterial, si es necesario.

6. Consumir alimentos bajos en grasas saturadas.

7. Programar y asistir a las revisiones médicas con regularidad.

8. Informar al médico sobre cualquier antecedente familiar de problemas relacionados con el corazón.

9. Practicar yoga, porque al combinar posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación mejora la salud en general.

10. Comer pescado, pues el pescado es una proteína magra y saludable que contiene un tipo de grasa llamada omega-3 y ácidos grasos que puede ayudar a proteger el corazón.

11. Tomar té, ya que según Cristina Olivos, nutrióloga citada por el medio chileno La Tercera, dentro de sus propiedades “se ha observado un efecto antioxidante y los efectos antioxidantes que tiene esto podría mejorar la circulación, pues el té negro produce un efecto antiteratogénico. Es decir, que disminuye la acumulación de grasas en las arterias”.

12. Mantener los niveles de hierro balanceados.