vida moderna

Estrías y surcos en las uñas: las enfermedades que las producen

Expertos aconsejan el consumo de alimentos ricos en vitamina A y B para mantener unas uñas saludables.


Las uñas de las manos y los pies son muy importantes porque son las encargadas de proteger los tejidos de los dedos y por ello se deben mantener firmes y saludables. Por lo general, las uñas saludables tienden a ser lisas y uniformes, pero en muchos casos se observan alteraciones en el color y la forma que pueden ser un signo inicial de una enfermedad.

Luis Ostrosky-Zeichner, profesor de medicina y epidemiología en la University of Texas Health Science Center at Houston y director de epidemiología del Memorial Hermann Healthcare System señala para la Sociedad Española de Medicina Estética, que los médicos con solo detallas las manos pueden tener pistas sobre enfermedades que a veces son difíciles de diagnosticar.

En ese sentido, existen signos de alarma a los que se debe prestar atención como las estrías horizontales o verticales en las uñas, manchas amarillas o blancas, hongos, color azulado y zonas hundidas. El experto en epidemiología asegura que “ciertas enfermedades del corazón causan cambios en la forma o el color de las uñas, algunas enfermedades reumáticas se pueden diagnosticar por variaciones en la circulación capilar de las uñas y ciertas infecciones graves también presentan hallazgos que típicamente se ven como “hemorragias en astillas””.

Así mismo, las estrías horizontales, que también son conocidas como líneas de Beau, se causan por una disminución transitoria del crecimiento de la uña debido a un traumatismo o a un problema que afecta otros órganos del cuerpo.

La enfermedad periférica y la diabetes mellitus no controlada, así como las enfermedades asociadas con fiebre alta como lo son el sarampión, las paperas y la neumonía, pueden tener como signo de alarmar unas uñas con estrías y surcos. También, afecciones como el hipotiroidismo, la hipertensión, el asma, la mala circulación, la falta de vitaminas y carcinomas se pueden detectar a tiempo porque una señal de alarma es el estado de salud de las uñas.

Por su parte, los doctores Haron Longshore Thornton y Kenneth J.Tomecki, del Departamento de Dermatología de la Cleveland Clinic, han dado a conocer una guía de síntomas anormales que pueden aparecer en las manos y pueden ser un signo de alarma:

  • Línea en la parte superior de la uña: esta línea es denominada línea de Beau y puede indicar déficit de vitaminas, fiebre o es simplemente una reacción adversa a algún medicamento.
  • Uña separada del dedo: existen casos en los que la uña se encuentra muy separada del dedo, es decir, tiene mucho espacio blanco en la parte superior de la uña. Cuando esto sucede puede haber problemas de hipotiroidismo, una afección que ocasiona que el sistema glandular no está funcionando correctamente.
  • Estrías o rayas verticales: si las líneas son uniformes, esto puede indicar problemas de artritis, enfermedades cardiovasculares o la enfermedad de Darier, la cual se trata de un desorden genético que mancha la piel.
  • Uñas curvadas hacia adentro: cuando las uñas tienen forma de garras curvadas, esto puede indicar afecciones cardiopulmonares y carcinomas.
  • Uñas decoloradas: unas uñas casi transparentes y rojizas, pueden indicar problemas cardiovasculares o cirrosis, que es una enfermedad muy peligrosa que afecta principalmente el funcionamiento del hígado. Del mismo modo, si se decolora la mitad de la uña, esto puede indicar una disfunción renal.
  • Uñas amarillentas: este color característico es un signo anormal, ya que puede indicar problemas en los bronquios.