vida moderna

Gases estomacales: estas son las ensaladas que las producen

Masticar muy bien los alimentos es una de las claves para evitar los gases.


Los gases se forman generalmente en los intestinos mientras el cuerpo digiere los alimentos. Pueden salir a través del recto, como flatulencias o a través de la boca como eructo. Según explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los gases pueden causar la sensación de sentirse inflamado, tener cólicos o retorcijones.

Los signos de gases incluyen:

  • Eructos.
  • Expulsión de gases.
  • Dolor, calambres o una sensación de nudo en el abdomen.
  • Sensación de saciedad o presión en el abdomen (inflamación).
  • Aumento visible del tamaño del abdomen (distensión).

El portal web Saber Vivir explica cuáles son aquellos alimentos incluidos en ensaladas que se deben comer moderadamente pues pueden causar gases estomacales.

  • El brócoli, coliflor y rábanos se caracterizan por provocar flatulencias. Por eso, hay muchas personas que tienen indigestión al comerlas.
  • Saber Vivir recomienda moderar la ingesta de alcachofas, espinacas, acelgas, lechuga, espárragos, pepino, pimentones y cebolla cruda.
  • El tomate, el apio y la zanahoria crudas también pueden causar flatulencias. Esto sucede generalmente cuando no son cocinadas.

Respecto a las frutas, Saber Vivir también explica que lo recomendable es consumirlas maduras y peladas. “Las que sientan mejor son el melocotón, la pera, el melón, la sandía, el kiwi, la papaya o la piña. En cambio, las uvas y ciruelas pasas, los albaricoques y los plátanos son algunas de las frutas que tienen mayor capacidad para producir gases”.

¿Cuándo se debe pedir ayuda médica?

Mayo Clinic señala que se debe consultar a un médico en caso de que los gases sean persistentes y también causen dolor intenso, al punto de interferir con la rutina diaria. En caso de tener los siguientes síntomas adicionales, es importante visitar a un profesional.

  • Heces con sangre.
  • Cambios en la consistencia de las heces.
  • Cambios en la frecuencia de las deposiciones.
  • Pérdida de peso.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Náuseas o vómitos recurrentes o persistentes.
  • Dolor abdominal prolongado.
  • Dolor en el pecho.

¿Cómo evitar los gases?

Medline Plus brinda algunos consejos que pueden contribuir a la prevención de los gases:

  • Evitar comer legumbres o repollo.
  • Masticar correctamente los alimentos. Comer despacio.
  • Evitar la lactosa.
  • Evitar tomar bebidas o refrescos carbonatados.
  • Dedicar el tiempo para comer y relajarse.
  • Caminar 10 minutos luego de comer.
  • Masticar muy bien los alimentos.

Por su parte Mayo Clinic también menciona algunas recomendaciones para tener en cuenta en la rutina diaria y evitar los gases:

  • Comer porciones de comidas más pequeñas de los alimentos que causan los gases.
  • Evitar comer caramelos duros, chicles y no utilizar pitillos para tomar las bebidas.
  • No fumar, pues al hacerlo se puede incrementar el aire que se trague.
  • Realizar actividad física para disminuir el riesgo de estreñimiento.

Inflamación abdominal

La distensión abdominal no es una señal grave si está relacionada con alimentos al comer, si no empeora con el tiempo y si desaparece en uno o dos días. En los casos en que puede ser preocupante el dolor es muy fuerte. “Algunas personas notan que su vientre se ve hinchado o deforme, o pueden experimentar un dolor abdominal agudo. Sin embargo, en muchos casos, la causa puede ser algo tan simple como la indigestión o la acumulación de gases en el estómago y los intestinos”, destaca el portal web especializado en salud Medical News Today.

En palabras de Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, existen otros factores que pueden suscitar la distensión del estómago. Estos son:

  • Síndrome del intestino irritable (colon irritable).
  • Aumento de peso.
  • Miomas uterinos.
  • Síndrome premenstrual (SPM).
  • Embarazo.
  • Oclusión intestinal parcial.
  • Quistes ováricos.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Gases en el intestino (ingesta de frutas y verduras).
  • Acumulación de líquidos en el abdomen.
  • Deglución de aire.