Tendencias
.
La gastritis puede ser generada por varios factores, uno de ellos es el estrés en exceso. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Gastritis: estas son las vitaminas que se deben consumir para aliviarla

La gastritis se puede presentar por el consumo de determinados medicamentos, la ingesta excesiva de alcohol y una infección de estómago producida por la bacteria helicobacter pylori.

La gastritis es una afección que se presenta cuando el revestimiento del estómago se inflama. Este padecimiento puede durar un corto tiempo (gastritis aguda) o perdurar durante meses o años (gastritis crónica).

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos indica que las causas más comunes de la gastritis son: ciertos medicamentos, como ácido acetilsalicílico, ibuprofeno o naproxeno y otros fármacos similares; el consumo excesivo de alcohol y una infección del estómago producida por la bacteria llamada helicobacter pylori

Esta afección también se puede presentar por trastornos autoinmunitarios como la anemia perniciosa, el reflujo de bilis hacia el estómago, el consumo de cocaína, ingerir o beber sustancias cáusticas o corrosivas, el estrés excesivo y una infección viral.

Un traumatismo o una enfermedad grave y repentina como una cirugía mayor, insuficiencia renal o el hecho de estar con un respirador también pueden causar gastritis.

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de los Estados Unidos, la mayoría de las personas con gastritis o gastropatía no tienen ningún síntoma.

Sin embargo, en algunos casos se evidencia en problemas de indigestión, conocido también como dispepsia. Se puede presentar dolor o molestia en la parte superior del abdomen, náuseas o vómito, sensación de llenura demasiado pronto durante una comida y después de la misma, inapetencia y adelgazamiento.

“Si la gastritis o la gastropatía causan erosiones o úlceras, el revestimiento del estómago podría sangrar. Si una persona tiene síntomas de sangrado en el estómago, debe buscar atención médica de inmediato”, precisa la mencionada institución.

Los síntomas de sangrado en el estómago pueden incluir, por ejemplo, heces de color negro o sangre de color rojo o marrón mezclada con las heces, así como calambres, molestias o dolor en el abdomen, sensación de cansancio, falta de aliento o mareo y vómito con sangre roja o que parece granos de café.

Es posible que si una persona presenta un sangrado leve en el estómago pueda tener una pequeña cantidad de sangre en las heces sin notarlo, lo que se conoce como sangrado oculto, aseguran los expertos.

Vitamina B12

De acuerdo con los especialistas, algunas gastritis crónicas, de un tipo específico, pueden llevar asociado un déficit de vitamina B12 y puede hacer necesario administrarla periódicamente con el fin de mejorar las condiciones que generan este padecimiento.

Esta vitamina, al igual que otras del complejo B, resultan importantes para el metabolismo de proteínas y puede ayudar a reducir la sintomatología secundaria a la gastritis. Puede encontrarse naturalmente en alimentos de origen animal, como pescado, carne, aves, huevos, leche y productos lácteos. Específicamente en vísceras como el hígado de res y los mariscos.

Generalmente no está presente en los alimentos vegetales. Los cereales fortificados para el desayuno son una fuente disponible de vitamina B12. Para los vegetarianos hay más disponibilidad de esta vitamina para el cuerpo en estos cereales. Algunos productos nutricionales de levadura también la contienen, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De igual forma, la vitamina C ayudaría a aliviar las molestias ocasionadas por esta enfermedad. El ácido ascórbico, que es la forma reducida de la vitamina C, es una sustancia que interviene en la formación de colágeno, así como en la regeneración de los distintos tejidos del organismo.

Por este motivo, en las últimas décadas se han realizado estudios sobre su intervención en la regeneración de úlceras gástricas. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de San Francisco, en Estados Unidos, analizaron que cuanto menores son los niveles de vitamina C en la sangre, mayor es la posibilidad de tener úlceras y cáncer en el estómago. Esta interactúa con la bacteria helicobacter pylori, causante de estas enfermedades.

Si bien a partir de esa investigación, publicada en la revista Journal of the American College of Nutrition, no se logra determinar si esta vitamina puede prevenir la infección, estudios en animales sugieren que una ingesta adecuada de vitamina C puede reducirla.

Así las cosas, los especialistas recomiendan aumentar le consumo de vitamina C, la cual se encuentra en productos como los cítricos, kiwi, fresas, melón y pimentones, entre otros.