estudio

¿Hay un mayor riesgo de tumores en los niños por uso del celular?

Científicos españoles hicieron una investigación para saber qué tan perjudiciales son estos aparatos en los pequeños. Esto fue lo que hallaron.


En el mundo siempre ha habido una preocupación por el impacto que pueda tener el uso del teléfono celular en la generación de tumores cerebrales. Un reciente estudio realizado por expertos españoles para alcarar el asunto se suma hoy a la evidencia. El estudio internacional conocido como MOBI-Kids, coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), no ha hallado una relación causal entre el uso de teléfonos móviles y fijos inalámbricos y el riesgo de sufrir tumores cerebrales en jóvenes de 14 países diferentes.

En un comunicado, este miércoles ISGlobal ha detallado que la posibilidad de que el uso de estos dispositivos pueda aumentar el riesgo de tumores cerebrales ha sido “motivo de preocupación para la salud pública”, debido, además, al incremento considerable de su utilización por parte de los jóvenes.

El estudio, publicado en la revista ‘Environment International’, ha analizado datos de unos 900 jóvenes de entre 10 y 24 años con tumores cerebrales —la mayoría de tipo neuroepitelial— y 1.900 controles de 14 países, que coincidían con los casos en la fecha de diagnóstico, región de estudio, sexo y edad.

Para el trabajo, tanto los participantes como los padres o madres debieron rellenar un cuestionario sobre el historial de uso de aparatos inalámbricos, datos cuya calidad se ha evaluado con dos estudios de validación mediante la obtención de registros de las operadoras y la instalación de una aplicación para registrar su uso real durante cuatro semanas.

La investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, Gemma Castaño, ha defendido que, aunque globalmente los datos analizados sugieren que el riesgo de sufrir tumores cerebrales podría disminuir con un mayor uso de teléfonos inalámbricos, “es poco probable que estos hallazgos representen un efecto preventivo de la exposición a estos teléfonos”.

En cambio, ha añadido que los resultados parecen explicarse “por la incertidumbre en el uso reportado cuando no son los propios casos o controles que contestan la entrevista”, sino los padres, y también los síntomas del cáncer antes del diagnóstico, pueden afectar al uso del móvil de los casos.

A pesar de que se trata del estudio más grande de tumores cerebrales en jóvenes realizado hasta ahora, el número de personas en subgrupos “puede ser demasiado pequeño para evaluar posibles asociaciones” como en ventanas de tiempo o grupos de edad específicos, por lo que no pueden descartar que haya un pequeño aumento del riesgo, según Castaño.

FORTALEZA DEL ESTUDIO

Sin embargo, una fortaleza de la investigación es que el riesgo se analizó en relación con las estimaciones de energía específica de radiofrecuencia (RF) y la densidad de corriente inducida por frecuencia extremadamente baja (ELF) en el tumor, dosis que dependen, además de la duración y la cantidad de uso del móvil, de la localización del tumor, la banda de frecuencia en la que emiten los teléfonos y la tecnología de emisión.

La coordinadora del estudio y jefa del programa de Radiación del ISGlobal, Elisabeth Cardis, ha asegurado que sus resultados son consistentes con el conocimiento publicado hasta ahora, pero “son necesarios más estudios para comprender la relación entre las radiaciones de los dispositivos de comunicación y los tumores”.

A los padres les inquietan muchas cosas sobre el uso de estos aparatos por sus hijos. Además de que tanta exposición a ellos les roba tiempo precioso para hacer ejercicio, tareas y otras actividades, la preocupación de las ondas y la energía de radiofrecuencias ha sido una constante duda. Pero como lo puede atestiguar esta gran investigación, esclarecer que sucede en este frente ha resultado difícil. Por ahora los estudios no muestran una relación causal ni tampoco una asociación, por lo que el mejor consejo para los padres e que sigan las recomendaciones que hasta ahora dan los médicos que consisten en cero celulares para ellos y en limitar las horas a las que ellos se exponen a las pantallas.

*Con información de Europa Press