Médicos que examinan el hígado humano en busca de hepatitis
El hígado graso es una condición que se produce cuando los ácidos grasos y triglicéridos se retienen de forma excesiva en las células hepáticas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Hígado graso: ¿cuánto tiempo tarda en recuperarse?

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo.

El hígado es el encargado de ayudar al organismo a digerir los alimentos, a almacenar la energía y a eliminar las toxinas. A diferencia de otros órganos, el hígado tiene la capacidad de regenerarse. Cabe mencionar que la hepatitis o el alcoholismo afectan al órgano en su totalidad sin tener la posibilidad de recuperarse ya que estos trastornos afectan al órgano en su totalidad dañando sus funciones, así lo explicó el portal de salud y medicina Ms Salud.

Este órgano también trabaja en la depuración de la sangre y ayuda a eliminar sustancias químicas nocivas y bacterias, a la vez que crea la bilis que se encarga de descomponer las grasas y es útil en la asimilación de vitaminas liposolubles.

El medio menciona que cuando se padece de fibrosis temprana o cirrosis baja, que son afecciones que afectan al hígado de una manera leve, el órgano puede tardar entre 6 meses y un año, aproximadamente, para poder regenerarse. Cuando las afecciones son más graves como en el caso de una cirrosis en etapa avanzada se regenera en un tiempo aproximado de 3 a 4 años.

¿Cómo se regenera el hígado?

Las células presentes en este órgano son capaces de multiplicarse para regenerar el tejido, después de que el hígado haya perdido una parte. Los átomos presentes en esta zona son llamados hepatocitos y se reproducen cuando lo creen pertinente o detectan algún tipo de afección en el órgano.

El medio menciona algunas algunos productos naturales que pueden ayudar a regenerar el hígado. Cabe mencionar que antes de ingerirlos se recomienda consultar con un médico especialista que apruebe sus usos y brinde sus recomendaciones.

s
Hígado graso. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Beber abundante cantidad de agua: esto ayuda a desintoxicar al organismo en general, a mantener la hidratación necesaria y adicionalmente facilita la filtración de las toxinas.
  • Té verde: esta bebida tiene un alto contenido de catequina un antioxidante vegetal que ayuda al funcionamiento hepático y reduce la cantidad de grasa acumulada en este órgano.
  • Reducir el consumo de alcohol: este es el causante principal de las afecciones que padece el hígado, ya que su consumo aumenta las toxinas.
  • Ingerir alimentos saludables: cúrcuma, remolachas, pomelo rosado, ajo, aguacates, frutos secos y manzanas. Estos productos ayudan a la producción celular hepática, es decir protegen al órgano de las toxinas que este procesa y expulsa del cuerpo.

Alimentos para la buena salud del hígado

  • Verduras de hojas verdes: Los altos niveles de clorofila y antioxidantes convierten a estos alimentos en aliados clave en la preservación de unas buenas condiciones del hígado. Por esta razón, es recomendable incluirlos en sopas, guisos y ensaladas, entre otros platos.
  • Cítricos: La toronja, el limón y las naranjas son cítricos con alto contenido de antioxidantes que ayudan al hígado a eliminar las sustancias tóxicas y cancerígenas y a neutralizar los radicales libres causantes del envejecimiento celular, según la red peruana de centros de salud Auna.
Verduras verdes
Es indispensable agregar algunas verduras a la dieta. - Foto: Getty Images
  • Ajo: Entre sus componentes se encuentran la alicina y el selenio. Estos elementos hacen que las enzimas hepáticas se activen y promuevan la limpieza natural de las toxinas del cuerpo. Una publicación de Basic & Clinical Pharmacology & Toxicology destaca que los compuestos de azufre del ajo protegen los órganos contra los efectos de los metales pesados presentes en la sangre.
  • Repollo: Consumir este producto con frecuencia ayuda a estimular las funciones hepáticas; esto resulta fundamental para eliminar las toxinas que le causan daño al organismo. Las verduras crucíferas, en general, cuentan con una gran cantidad de compuestos antioxidantes capaces de neutralizar la formación de radicales libres, aliviando así la presión del hígado y la inflamación del mismo.