El padre de las mellizas advirtió que para la fecha en que ellas fueron congeladas, él tenía apenas cinco años.
Los bebés reciben una inyección para evitar este sangrado. - Foto: Digital Vision y Thomas Barwick/ Getty Images

vida moderna

La falta de vitamina que puede producir sangrado y hemorragias

Los médicos recomiendan poner una inyección inmediatamente cuando el bebé nace.

El cuerpo humano necesita de 13 vitaminas para funcionar óptimamente. Dentro de esas se encuentra la vitamina K. Esta es importante para la coagulación de la sangre, la salud de los huesos, entre otras funciones.

“La deficiencia grave de vitamina K puede provocar hematomas (moretones) y problemas de sangrado debido a que la coagulación de la sangre es más lenta. La deficiencia de vitamina K podría reducir la fuerza de los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis ya que el cuerpo necesita la vitamina K para la salud ósea”, indican los Institutos Nacionales

Según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el sangrado por deficiencia de vitamina K ocurre en los bebés porque estos no no tienen la cantidad suficiente de este nutriente para formar un coágulo.

Todos los bebés tienen riesgo de sufrir esta afección hasta que inicien el consumo de alimentos sólidos y hasta que las bacterias intestinales inicien la producción de esta vitamina.

Para evitar este sangrado los bebés reciben una inyección de vitamina K. Cuando esto no se da, el bebé puede tener sangrados en cualquier momento hasta los 6 meses.

“Los bebés que no reciben una inyección de vitamina K al nacer tienen una probabilidad 81 veces mayor de presentar sangrado por deficiencia de vitamina K tardío que aquellos que sí la reciben al nacer”, señalan los CDC.

Es importante prestar mucha atención en los primeros días de nacimiento del bebé, ya que el sangrado puede ser en partes internas o externas del cuerpo.

“Con frecuencia, un bebé que tenga este tipo de afección sangrará en los intestinos o en el cerebro, lo cual puede provocar, en este último caso, un daño cerebral e incluso la muerte”, apunta los CDC.

Los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explican que las partes del cuerpo donde suelen presentarse los sangrados en recién nacidos incluyen:

  • En el sitio de la circuncisión
  • La zona del ombligo
  • El tracto gastrointestinal (resultando en presencia de sangre en las heces del bebé)
  • Las membranas mucosas (como el revestimiento de la nariz y la boca)
  • Lugares donde ha habido una punción con aguja
  • Sangre en la orina
  • Hematomas
  • Convulsiones (ataques) o comportamiento anormal debido al sangrado dentro del cráneo

Vitamina importante para la cicatrización

La vitamina C es importante para el crecimiento y desarrollo en el cuerpo humano. Asimismo, es fundamental para la reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo. Es una vitamina que ayuda a la sanación de las heridas y a la formación de tejido cicatricial.

Medline Plus señala otras de sus funciones:

  • Formar proteína para la producción de piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos.
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.
  • Contribuir a la absorción del hierro.

La vitamina C es conocida por su contenido de antioxidantes, los cuales ayudan a combatir los efectos de los radicales libres. El organismo no puede producirla, por lo que debe obtenerla a través de la alimentación diaria. La lista de alimentos que la contienen son:

Todas las frutas y verduras contienen cierta cantidad de vitamina C. Sin embargo, las que son mayor fuente de esta vitamina son:

  • Melón cantalupo.
  • Frutas y jugos de cítricos, como las naranjas y toronjas (pomelos).
  • Kiwi.
  • Mango.
  • Papaya.
  • Piña.
  • Fresas, frambuesas, moras y arándanos.
  • Sandía o melón.

Las verduras que son las mayores fuentes de vitamina C son: