Tendencias
Frutas
Las frutas son una buena fuente de vitaminas y minerales. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

La fruta que ayuda a combatir la diarrea y a mejorar la digestión

En promedio, los adultos tienen diarrea aguda una vez al año.

La diarrea es la evacuación intestinal de heces flojas y líquidas tres o más veces al día, de acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Además, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explicó en su portal web las principales causas de la diarrea son:

  • Virus. Los virus que pueden causar diarrea son el virus de Norwalk (también conocido como norovirus), el adenovirus entérico, el astrovirus, el citomegalovirus y el virus de la hepatitis. El rotavirus es una causa frecuente de diarrea infantil aguda. Además, el virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 se ha asociado con síntomas gastrointestinales, que incluyen náuseas, vómitos, y diarrea.
  • Bacterias y parásitos. La exposición a bacterias patogénicas, como la E. coli, o parásitos a través de alimentos o agua contaminados, causa diarrea. Cuando se viaja a países en desarrollo, la diarrea causada por bacterias y parásitos a menudo se denomina “diarrea del viajero”. La Clostridioides difficile (también conocida como C. difficile) es otro tipo de bacteria que causa diarrea y puede aparecer después de un tratamiento con antibióticos o durante una hospitalización.
  • Medicamentos. Muchos medicamentos, como los antibióticos, pueden causar diarrea. Los antibióticos alivian las infecciones mediante la eliminación de las bacterias malas, pero también eliminan las bacterias buenas. Esto altera el equilibrio natural de las bacterias en los intestinos, lo que causa diarrea o una infección superpuesta como C. difficile. Otros medicamentos que causan diarrea son los medicamentos contra el cáncer y los antiácidos con magnesio.
  • Intolerancia a la lactosa. La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos y las personas que tienen dificultad para digerir la lactosa tienen diarrea después de comer productos lácteos. Además, la intolerancia a la lactosa puede aumentar con la edad debido a que los niveles de la enzima que ayuda a digerir la lactosa disminuyen a medida que se envejece.
  • Fructosa. La fructosa es un azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas y la miel. A veces, se agrega como endulzante a ciertas bebidas. La fructosa puede causar diarrea en las personas que tienen problemas para digerirla.
  • Edulcorantes. El sorbitol, el eritritol y el manitol (los edulcorantes son azúcares no absorbibles que se encuentran en la goma de mascar y otros productos sin azúcar), pueden causar diarrea en personas que de otra manera estarían sanas.
  • Cirugía. Las cirugías para extirpar la vesícula biliar o una parte del intestino pueden causar diarrea.
  • Otros trastornos digestivos. La diarrea crónica tiene algunas otras causas, como el síndrome de colon irritable, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerativa, la enfermedad celíaca, la colitis microscópica y el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Por ello, si se llega a tener la afección, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que la guayaba es una fruta ideal para la enfermedad, ya que “algunos estudios científicos indican que extracto de las hojas de guayaba posee propiedades astringentes, antiespasmódicas y antimicrobianas, que ayudan a disminuir tanto la diarrea (aguda o crónica), el dolor abdominal y los posibles microorganismos causantes de la misma, pudiendo ser ingerida en forma de té para tratar la gastroenteritis y la disentería infantil”.

Gas, gases, flatulencia, diarrea, problema digestivo, baño, estreñimiento
Personas de todas las edades pueden tener diarrea. - Foto: Getty Images/iStockphoto

No obstante, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de las propiedades del alimento nombrado, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.