Menstruación
El dolor menstrual leve y moderado es normal, pero no el que incapacita. - Foto: Getty Images - Peter Dazeley

salud

“La menstruación no debe doler”: ginecólogos

Si tiene períodos dolorosos e incapacitantes es hora de ir al médico. Podría sufrir de endometriosis, una enfermedad que, si no se trata, lleva a la infertilidad.

ELa endometriosis es una enfermedad crónica que afecta a dos o tres de cada 10 mujeres en el mundo. Se dice que mas o menos el 50 de quienes la sufren podrían tener infertilidad por esta causa. Es una enfermedad que se produce cuando el endometrio, la capa interna del útero que se descama para producir la menstruación cada mes, por alguna causa no conocida se va para otro lado, ya sea a las trompas, al ovario, la vejiga o el recto. Esos implantes por fuera del útero también sangran y producen dolor y adherencias. “El problema es que es silenciosa en el sentido de que el diagnóstico es difícil. Pero existe un síntoma que avisa sobre el tema y es el dolor menstrual. Sobre ese tema, SEMANA habló con la ginecóloga María Alejandra Cifuentes, experta en el tema.

SEMANA: Las mujeres han asociado siempre menstruación a dolor. ¿Ese dolor no es normal?

María Alejandra Cifuentes (M.A.C.): Este es un dolor importante, incapacitante para la mujer. Los cólicos menstruales son otra cosa. No es normal que duela la menstruación, no es normal que duela la actividad sexual. El dolor no es normal. Siempre nos dijeron eso, “es la menstruación no se preocupe”, pero cuando el dolor incapacita y altera la calidad de vida de una mujer hay que valorar lo que está pasando. Uno puede tener cólicos moderados y leves que no afectan la calidad de vida de la paciente y son llevaderos. Pero si estos son demasiado fuertes y en esos casos las mujeres no deben aguantar.

SEMANA: ¿Esa condición aparece desde la pubertad?

M.A.C.: Se presenta y se va agudizando con el pasar de los años, pero tenemos pacientes adolescentes dos años después de iniciar sus periodos menstruales que ya tienen ese dolor. Y esas niñas que tienen un dolor menstrual muy fuerte deben ser observadas para ver si tienen endometriosis en etapas tempranas. Desafortunadamente esta enfermedad se diagnostica seis y ocho años después de la aparición de este síntoma.

SEMANA: ¿si se detecta a tiempo se mejora?

M.A.C.: La enfermedad no tiene cura, pero sí manejo. Una vez que se diagnostica trabajamos para hacer todo lo posible porque esa niña o mujer pueda encontrar ciertas facilidades para sobrellevar esa enfermedad. Existe manejo hormonal y también quirurgico. La idea es no hacer manejos demasiado fuertes como retirar el ovario para una mujer menor de 40. Tratamos es que la inflamación no sea tan severa para que su futuro reproductivo esté bien y no tenga infertilidad y sea normal tener la menstruación.

SEMANA: pero ¿qué pasa con quienes no se tratan?

M.A.C.: Desafortunadamente es mucho más complejo, pero tenemos personal experto en manejar una endometriosis grado IV, que es la más grave, con cirugía. Pero ese ya es un tratamiento invasivo. Si se hubiera identificado la enfermedad antes hubieran sido menos mórbidos para la paciente.

SEMANA: Y en ese caso ya no habría posibilidad de tener hijos. ¿Es correcto?

M.A.C.: Muchas mujeres de estas podrían tenerlos, pero con tratamientos de infertilidad. Son pacientes que tienen que pasar por el tema de fecundación in vitro.

SEMANA: ¿Esta enfermedad va en aumento?

M.A.C.: El número de casos ha aumentado, pero porque hoy la identificamos más y le ponemos más atención. No hay un factor que esté aumentando los casos.

SEMANA: ¿Se puede prevenir?

M.A.C.: No. Solo existe manejo y tratamiento inmediato una vez se diagnostica.

SEMANA: ¿Entonces enumeremos los síntomas que son sospechosos de endometriosis?

M.A.C.: El dolor no es normal con la menstruación. No puede incapacitar ni afectar la calidad de vida. El dolor con la relación no es normal tampoco. Esas son las dos mas importantes, pero también está el dolor pélvico crónico, el dolor bajo, en los ovarios, por más de seis meses, es factor de riesgo y sangrado en la orina o en el recto con la menstruación. Muchas se diagnostican cuando tienen infertilidad.