estudio

La vitamina D es clave en el riesgo de cáncer colorrectal

Un nuevo estudio estableció que las personas con niveles bajos de esta sustancia tienen más riesgo de padecer de este tumor


Los niveles de vitamina D en sangre son importantes para determinar el riesgo de padecer cáncer colorrectal, según muestra una nueva investigación. El cáncer colorrectal es el que comienza en el intestino grueso (colon) o en el recto, que es la parte final del colon. La vitamina D es un nutriente que el cuerpo necesita para fortalecer los huesos y mantenerlos saludables. El organismo solo puede absorber calcio, el componente principal del hueso, cuando la vitamina D está presente. Pero recientemente esta vitamina ha sido objeto de muchos estudios y se ha encontrado que es importante para muchas otras funciones celulares en el cuerpo. Según la clínica Mayo se considera que sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras contribuyen con la salud del sistema inmune, la función muscular y la actividad de las células cerebrales.

La asociación entre vitamina D y cáncer colorrectal se conocía pero hasta ahora los estudios habían arrojado resultados incongruentes. Esto motivó a un grupo de investigadores a unirse en una colaboración multicéntrica de varios institutos españoles y de universidades a hacer una revisión sistemática y un metaanálisis para ver si podían concluir algo más certero en este frente.

Para el estudio, los expertos analizaron la evidencia que existe hasta hoy sobre la relación entre los niveles de vitamina D circulantes y el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Según ese metaanálisis se pudo constatar que aquellas personas que tienen niveles circulantes normales o altos tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, especialmente en el caso de las mujeres.

Con dicho metaanálisis, publicado en la revista ‘Critical Reviews in Food Science and Nutrition’, se realizó un seguimiento de cerca de 150.000 pacientes. La metodología de este estudio ha sido desarrollada por el equipo investigador que se sirvió de distintos estudios epidemiológicos prospectivos y/o de caso-control que evaluaban dicha asociación en poblaciones de todo el mundo.

Se incluyeron en el metaanálisis grandes estudios epidemiológicos poblacionales de al menos un año de seguimiento de individuos mayores de 18 años, en los que se analizó la asociación entre los niveles circulantes de vitamina D en el organismo mediante plasma, suero o sangre y el riesgo de padecer cáncer de colon de diferentes localizaciones, como en el caso del cáncer rectal.

“Estos análisis a escala mundial incluyen 23 estudios de casos y controles, así como 10 estudios prospectivos, que representan una muestra total en uno de los estudios de 140.112 sujetos de distintos países del mundo”, según dijo a Europa Press Manuel Macías, miembro del Programa Nicolás Monardes y coinvestigador responsable del grupo de ‘Endocrinología celular y molecular’ de IBIMA.

Macías menciona que en el estudio de vitamina D circulante, la mitad de los pacientes pertenecen a EE.UU., mientras que un tercio son ciudadanos europeos. Además, señala que “la duración del seguimiento en los estudios de cohorte prospectivos osciló entre 4 y 20 años”. Además, resalta el hecho de que se realizaron numerosos subanálisis para validar las conclusiones obtenidas.

En esta gran revisión sistemática y metaanálisis de estudios de casos y controles y estudios prospectivos, los expertos observaron que una concentración más alta de 25 (OH) D se asoció con un menor riesgo de cáncer colorrectal, especialmente en mujeres. “Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que los niveles circulantes de vitamina D podrían tener un gran impacto beneficioso para la prevención de estos tipos de tumores. Sin embargo, estudios adicionales deberían dilucidar los mecanismos subyacentes involucrados en la progresión de este cáncer y el papel de la vitamina D”, escribieron los autores en su estudio.

La deficiencia de vitamina D es un problema especialmente para muchos adultos mayores que no se exponen de forma regular a la luz solar y tienen problemas para absorber la vitamina D. En dichos casos hay que tomar un multivitamínico con vitamina D para ayudar a mejorar la salud ósea. La cantidad diaria recomendada de vitamina D es 400 unidades internacionales (UI) para los niños de hasta 12 meses, 600 UI para personas de 1 a 70 años y 800 para personas mayores de 70. Ahora también sería importante par la salud del colon y prevenir el cáncer.

Según Jordi Salas-Salvadó, investigador principal del CIBEROBN y responsable de la Unidad de Nutrición Humana de la URV, “este estudio sienta las bases para que en un futuro se dediquen esfuerzos a determinar mediante otros estudios los posibles mecanismos involucrados en la progresión del cáncer colorrectal a través de la vitamina D”.