Tendencias
Músculo
Los músculos se afectan con el ejercicio y la vitamina D ayuda a regenerarlos. - Foto: Getty Images

salud

La vitamina que ayuda a regenerar los músculos de manera natural

Es clave para los movimientos musculares y para fortalecer la estructura ósea.

Las vitaminas son un grupo de sustancias necesarias para el normal funcionamiento del cuerpo en su parte celular, de crecimiento y desarrollo. Su consumo es determinante para mantener el organismo saludable y en buenas condiciones.

En total son 13 vitaminas escenciales que el cuerpo requiere para funcionar de manera adecuada y cada una de ellas cumple una función específica. Cuando hay deficiencias vitamínicas, esto puede ocasionar problemas de salud, precisa la biblioteca médica Medline Plus.

El hecho de no consumir suficiente cantidad de frutas, verduras, legumbres, lentejas, granos integrales y productos lácteos enriquecidos, alimentos de los cuales se obtienen buena cantidad de las vitaminas, puede incrementar el riesgo de problemas de salud, entre ellos enfermedad cardíaca, cáncer y salud ósea deficiente, precisa la citada fuente.

Una de las vitaminas clave para el organismo es la D, la cual es ideal no solo para cuidar y fortalecer la salud de los huesos, sino que también es una gran aliada de los músculos. Información de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos indica que este nutriente le ayuda al cuerpo a absorber el calcio, una de las sustancias necesarias para tener huesos fuertes.

“Junto con el calcio, la vitamina D contribuye a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan más delgados y débiles y sean más propensos a fracturas”, precisa la citada institución.

Pero además de cuidar la estructura ósea, esta vitamina cumple con otras funciones como favorecer el movimiento de los músculos, además de ayudar a regenerarlos.

Un artículo publicado en el portal Vitónica, especializado en temas de deporte, nutrición y vida sana, indica que la suplementación con vitamina D mejora la calidad muscular y la morfología del tipo de fibra. “Además, varios estudios han establecido que los suplementos de esta vitamina en los atletas sanos, pero deficientes en la misma, mejora la fuerza muscular”, precisa.

Adicionalmente, los análisis científicos han mostrado que este nutriente aumenta el consumo de oxígeno mitocondrial en las células del músculo esquelético humano, de acuerdo con la información de Vitónica.

Esta vitamina es determinante porque el cuerpo solo puede absorber calcio, el componente principal del hueso y los músculos, cuando este nutriente está presente. La vitamina D también regula muchas otras funciones celulares en el cuerpo y sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras contribuyen precisamente con la función muscular y la actividad de las células cerebrales, precisa el instituto de investigación Mayo Clinic.

La vitamina D no se encuentra naturalmente en muchos alimentos, pero se puede obtener de leche fortificada, cereales fortificados y pescado graso, como salmón, sardinas y caballa. El cuerpo también genera vitamina D cuando la luz solar directa convierte un químico en la piel en la forma activa de la vitamina (calciferol).

Otros nutrientes aliados de los músculos

Otros nutrientes que no deben faltar en la dieta para favorecer la salud de los músculos son, por ejemplo, el potasio que contribuye con la buena función de estos órganos, y su ingesta previene molestias como los calambres y la fatiga.

Este es un mineral que se pierde con el sudor junto a otros electrolitos, por lo que es importante consumirlo en cantidades adecuadas para evitar que haya niveles bajos en la sangre.

La vitamina C también es clave debido a que una de las causas del dolor muscular es el estrés oxidativo derivado de la actividad muscular intensa. Este nutriente, según una publicación del diario El Universo, de Ecuador, es un poderoso antioxidante, por lo que ayuda a contrarrestar la acumulación de radicales libres y mejorar la recuperación después del entrenamiento.

Por último, el silicio al igual que la vitamina C, interviene en la creación de colágeno y elastina, que son determinantes para el tejido conectivo que sostiene y protege diferentes estructuras del cuerpo, entre ellas, los músculos.