Gobierno cumplió meta de duplicar número de UCI en todo el país
La gente dejó de ir al hospital a hacerle los chequeos y exámenes de rutina por miedo a la pandemia. - Foto: Ministerio de Salud

salud

Las cifras de cáncer bajaron, pero por miedo a la covid-19

La pandemia ha transformado el cuidado en cáncer en el mundo y muchos no están recibiendo el diagnóstico ni el tratamiento a tiempo. Esto podría aumentar las muertes por esta causa en el futuro.

La covid y el cáncer están entrelazados. Por un lado, los expertos han observado que el 28 por ciento de los pacientes con cáncer que se contagiaron con covid-19 han muerto, en comparación con el 2% de los pacientes en general.

Pero la pandemia también ha afectado a las personas con enfermedades crónicas, como el cáncer, por la disminución en los servicios de atención médica. Esto, a su vez, lleva a que ellos pongan su salud en mayor riesgo.

Según la Organización Mundial de la salud, de 163 países encuestados por este ente en el mundo, 122 reportaron interrupciones parciales o totales en los servicios de atención dirigidos a este tipo de enfermedades, entre ellos el control de la hipertensión, la diabetes y el tratamiento del cáncer.

De esta forma, la covid 19 ha afectado a estos pacientes por punta y punta, aumentando la mortalidad general.

Estos datos hacen parte de una de las sesiones del Roche Press Day, un evento educativo que tiene, entre otras funciones, premiar los trabajos periodísticos de salud más relevantes en América latina con el apoyo de la Fundación para el Nuevo Periodismo.

En esta versión del evento, una de las temáticas fue cómo el covid 19 está afectando indirectamente otras enfermedades. Sin demeritar la gravedad de la pandemia de coronavirus, los expertos invitados a ese panel pusieron el foco en la otra pandemia: la de las enfermedades crónicas no transmisibles, que avanzan silenciosamente y que cada año producen 2,5 millones de muertes en la región.

Un estudio en el Reino Unido calculó que en dicho país habrá un 20 por ciento más de muertes por cáncer a causa de la pandemia. Esto pone un desafío mayor a los gobiernos pues las políticas públicas deberán adecuarse para enfrentar la crisis sanitaria, pero también para atender a las enfermedades no transmisibles.

La pandemia del coronavirus ha matado a más de un millón de personas en todo el mundo, pero también ha causado la muerte de otras con cáncer que descuidan sus chequeos médicos por miedo a contagiarse. - Foto: AP Newsroom

No solo se ha interrumpido el tratamiento sino toda la ruta, desde la prevención y el diagnóstico hasta los cuidados paliativos. Según datos de Felicia Knaul, directora del Instituto para Estudios avanzados de las Américas, 75 por ciento de los países están informando sobre interrupciones en estos servicios clave que cubren las enfermedades no transmisibles. Knaul, quien hizo parte del evento, sin embargo, dice que la gente no se debe dejar engañar por las cifras.

Ella habla de los recientes estudios que muestran disminución en la incidencia de cáncer. Particularmente expuso el caso de un estudio en México que tuvo como fuente los datos del boletín epidemiológico de la secretaria de salud del país. “Hay un dato que demuestra una reducción en el número de casos en 2020 de casi 25 por ciento al comparar los casos acumulados hasta la misma semana de 2019. Esa reducción no es real”. Agrega que encontraron una reducción aun más grave en el cáncer de cérvix de mas o menos 50 por ciento. Y en estados como Guerrero la reducción llegó al 70 por ciento. “Pero de nuevo estas cifras no son reales. Lo que estamos viendo es mujeres que no logran llegar a los servicios y lo que vamos a estar viendo es una mortalidad en exceso”.

Para nadie es un secreto que las personas tienen miedo de ir a los sitios de diagnóstico por el covid 19 y eso está demorando el diagnóstico, lo cual es muy grave en todas estas enfermedades. En cáncer de mama, por ejemplo, la detección tardía ya era un problema en los países de América Latina, pues la tercera parte de estas pacientes llega a su tratamiento cuando el tumor ya esta en fase tres y cuatro. “Eso ya era así antes de la pandemia”, dice Knaul. Cuando a esta falla en el acceso se le suma el miedo y otros obstáculos para llegar a los servicios de salud y tener una detección temprana. “Estamos hablando de una carga adicional que se viene encima a los problemas que ya teníamos”, añadió.

Todo esto llevará a que en algunos años haya mortalidad en exceso. Aun no es claro cuanto más aumentará, pero, según el Instituto de Evaluación de métricas de Salud el pronostico es que para febrero del año entrante serán 2,5 millones de muertes. Aunque ese es apenas un estimado, lo que sí es cierto es que hay una intersección grave entre la reducción en la oferta de servicios, la reducción en la demanda de servicios y el aumento de riesgos subyacentes por covid 19.

Durante la charla, Knaul señaló que el mundo no está atravesando únicamente por una pandemia sino por una sindemia, palabra que combina la idea de sinergia y pandemia en una sola y que enlaza las enfermedades transmisibles y las crónicas puesto que al rezago de las enfermedades infecciosas se suman las de este grupo de enfermedades no trasmisibles, que se combinan además con la pobreza, la inequidad y la discriminación. “Este no es un cambio solo de terminología, sino que sirve para entender una crisis de salud de otra forma y pensar en una respuesta muy distinta a lo que ha sido la respuesta al covid 19”, dice.

Las crisis traen oportunidades y para la experta esta pandemia ha traído cosas buenas en ese sentido pues es el momento de que los gobiernos y la sociedad deben decidir a través de políticas públicas si permiten que continúe el círculo vicioso de la salud con los problemas de acceso o si es posible convertirlo ahora en uno virtuoso, para que haya un cubrimiento continuo de la enfermedad, desde la prevención hasta la paliación.

Sobre esto último, los cuidados paliativos, Knaul mencionó que antes de 2020 solo había suficiente medicina para el dolor para cubrir apenas 30 por ciento de la necesidad de cuidados paliativos. Cuando se agrega a esta ecuación el covid 19, según la experta, hay una total falta de acceso a medicamentos clave para poder aliviar el tratamiento tanto en covid 19 como en las no transmisibles como el cáncer. “Hoy los paliativistas están apoyando a los demás profesionales de la salud que están viendo día a día muertos como nunca antes en sus carreras, sin preparación necesaria”.

Una manera de mejorar estos escollos es la telemedicina, una solución que se creía imposible, pero se tuvo que aceptar durante la pandemia. Aun necesita mucho más desarrollo. Los panelistas concluyeron que la transformación digital de los sistemas de salud no es sólo una tarea del sector sanitario, sino que es interdependiente y requiere una articulación que reúna recursos y conocimientos, porque ningún sector tiene todos los necesarios por su propia cuenta. Ese trabajo debe enfocarse en cuatro áreas técnicas que son la gobernanza digital, la gestión de datos y TIC y la gestión de conocimiento e innovación.

También se necesita seguir haciendo la prevención en factores de riesgo como la obesidad y el tabaquismo y lo bueno es que ya desde antes había fórmulas para combatirlas. También hay que intervenir en la pobreza porque ciertas comunidades pobres donde hay hacinamiento se juntan estos factores de riesgo con el riesgo del covid 19 porque no pueden implementar las medidas que son necesarias de distanciamiento. El covid 19 ha magnificado los problemas de vieja data que presentaban países como Colombia en materia de acceso a la salud. “El aprendizaje más valioso de la pandemia es prepararnos de una manera más efectiva para emergencias similares, y un modo de hacerlo es evolucionar los programas de prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades”, comentó Rolf Hoenger, Jefe de área de Roche Pharma para América Latina, quien también participó en el evento.

Finalmente, expresaron la importancia de que los gobiernos la próxima vez estén mejor preparados. “Sabíamos qué teníamos que hacer y no se hizo a tiempo. Hoy podemos hacer cambios finalmente. Los ministros de hacienda y finanzas tienen hoy evidencia irrefutable de la necesidad de invertir más en salud”, dijo Knaul.