vida moderna

Licuados antioxidantes con vitamina C: ¿cómo prepararlos y cada cuánto consumirlos?

El cuerpo no produce vitamina C, por eso se necesita incluirlo en la dieta.


La vitamina C o ácido ascórbico es un nutriente necesario para el organismo pues es un antioxidante que protege las células contra los efectos de los radicales libres. También aporta en la formación de vasos sanguíneos, cartílagos, músculos y el colágeno para los huesos.

Es importante señalar que la vitamina C no se encuentra en el organismo, por esta razón hay que consumir alimentos ricos en este nutriente. Las frutas cítricas, las bayas, las papas, los tomates, los pimientos, el repollo, las coles de Bruselas, el brócoli y las espinacas, son algunos de los productos que tienen esta vitamina.

Otra forma de obtener vitamina C para el organismo es con los suplementos orales, los cuales se consiguen en el mercado en forma de cápsulas y tabletas masticables.

Según Medline plus, la vitamina C es indispensable para el organismo:

  • Ayuda a formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.
  • Sanar heridas y formar tejido cicatricial.
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.
  • Ayudar a la absorción del hierro.

La vitamina C se relaciona con el tratamiento de afectaciones como la gripe, pero en Medline plus explican que “para la mayoría de las personas, los suplementos de vitamina C o los alimentos ricos en dicha vitamina no reducen el riesgo de contraer el resfriado común”.

Otra aclaración que hacen en el mencionado portal es que el consumo de la vitamina C de forma regular sí puede influir para tener resfriados más cortos o con síntomas más leves.

Con una dieta saludable el organismo puede tener la cantidad suficiente de vitamina C, pero la deficiencia de esta puede ser causada por el cigarrillo o estar expuesto al tabaquismo pasivo; afectaciones gastrointestinales o ciertos tipos de cáncer y llevar una alimentación que no incluye frutas y verduras regularmente, así lo explica Mayo Clinic.

De acuerdo a Mayo Clinic, “la deficiencia grave de vitamina C puede provocar una enfermedad llamada escorbuto, que causa anemia, sangrado de las encías, hematomas y mala cicatrización de heridas”. Otra recomendación que hacen los expertos es que los hombres adultos deben consumir 90 miligramos diarios de vitamina C, mientras que en las mujeres adultas la cantidad es de 75 miligramos.

En el sitio web Ok salud aconsejan tomar diferentes batidos, el primero de ellos es el de té negro, el cual es una buena opción para comenzar el día. “Este jugo es rico en antioxidantes y protege el corazón de problemas cardiacos”.

Ingredientes

  • Té negro.
  • Bayas al gusto. Arándanos, frambuesas o fresas. Puedes utilizar solo un tipo o mezclarlas todas.
  • Zumo de limón.
  • Menta picada.
  • Miel.

Preparación

  • Preparar el té y dejarlo enfriar o añadir hielo.
  • Agregar el jugo de limón.
  • Lavar las frutas y echarlas en la mezcla anterior.
  • Poner una cucharada de miel.
  • Licuar y tomar esta bebida.

El batido de té verde es rico en antioxidantes, vitamina C, además, esta preparación tiene el aporte de la piña que es diurética, ideal para personas que sufren de indigestión, gases o acidez.

Ingredientes:

  • Té verde.
  • Piña.
  • Pera.
  • Hojas de espinaca.

Preparación

  • Infusionar el té y dejar enfriar o añadir hielo.
  • Pelar y añadir la pera.
  • Añadir la piña y las espinacas.
  • Licuar y beber esta preparación.

El batido con mango y calabaza es uno de los que más aporta vitamina C y betacarotenos, que aportan beneficios para la salud visual, la piel y fortalece el sistema inmune.

Ingredientes:

  • Calabaza cacahuete.
  • Mango.
  • Leche o bebida vegetal.
  • Hielo.
  • Canela.

Preparación:

  • Pelar y cocer u hornear la calabaza y dejar enfriar.
  • Pelar y trocear el mango.
  • Mezclar todos los ingredientes.
  • Licuar y luego tomase este batido.