vida moderna

Vitaminas recomendadas antes y después del embarazo

La buena alimentación es esencial durante cada una de las etapas de la gestación.


Vivir un embarazo es una de las etapas más desafiantes, en muchos sentidos, para las personas gestantes, debido a los cuidados que se deben tener y los preparativos para la llegada del nuevo bebé.

Sin duda, uno de los factores de mayor importancia antes, durante y después de la gestación es mantener una alimentación saludable, a partir de la cual se puedan obtener los nutrientes esenciales que necesita tanto la madre como el infante para lograr llevar a buen término el embarazo.

¿Es necesario tomar vitaminas antes de quedar embarazada?

La decisión de formar un hogar requiere de evaluar distintos aspectos: financieros, sociales y de salud. En este último grupo, es primordial conocer las posibilidades que tiene una pareja de concebir un embarazo, reconocer qué factores de salud pueden incidir en la fecundidad y de qué manera se puede preparar mejor el organismo para albergar al bebé durante el tiempo de gestación.

En este sentido, es importante que desde el momento en que se tome la decisión de quedar en embarazo, la persona gestante realice cambios en su alimentación para que sea rica en vitaminas y otros nutrientes esenciales que intervienen en la formación del bebé y garantizan la buena salud de ambos.

También le puede interesar...

De acuerdo con lo señalado por Planned Parenthood, las vitaminas prenatales son suplementos que tienen un alto valor nutricional y que son diseñadas para las mujeres que están intentando quedar en embarazo, así como aquellas que ya lo están.

Entre los nutrientes más importantes durante la gestación se encuentra el ácido fólico. Desde la organización, recomiendan consumir alimentos ricos en este compuesto o algunos suplementos dietarios desde un mes antes de empezar el proceso para embarazarse.

“Las primeras semanas de embarazo son realmente importantes para la salud y el desarrollo del feto. Tomar ácido fólico y otras vitaminas prenatales ayudan a reducir el riesgo de algunas anomalías congénitas. Continúa tomando las vitaminas prenatales durante todo el embarazo”, agregan.

¿Cuáles son las vitaminas más beneficiosas durante el embarazo?

Es posible confundir una buena alimentación durante el embarazo con comer más, o mejor dicho, comer por dos. Sin embargo, en realidad la clave para garantizar que tanto la madre como el infante obtengan todos los nutrientes que necesitan, está en los alimentos que se incluyen dentro de la dieta.

La recomendación principal de los profesionales de la salud es tener un plato que sea completo en todos los nutrientes esenciales, para ello la alimentación diaria debería constar de frutas, proteínas, verduras, agua, cereales, huevos, lácteos, es decir, una diversidad de colores y sabores.

Con respecto a las vitaminas y nutrientes más importantes durante el embarazo, un artículo publicado en ABC Bebés enlista las que no pueden faltar.

En primer lugar se encuentra el, ya mencionado, ácido fólico. “La suplementación con ácido fólico es indispensable en todos los embarazos, necesitando en la mayoría de los casos dosis de 400 mcg al día, incluso siendo aconsejable antes de quedarse embarazada”, explica Irene Lezcano, nutricionista de Nutritienda, consultada por el medio. Este se puede encontrar en vegetales de hoja verde, frutas, legumbres, hígado, cereales y frutos secos.

Pregnant woman rubbing oil on her belly, close up.
“La suplementación con ácido fólico es indispensable en todos los embarazos, necesitando en la mayoría de los casos dosis de 400 mcg al día, incluso siendo aconsejable antes de quedarse embarazada”, explica Irene Lezcano, nutricionista de Nutritienda, consultada por el medio. - Foto: Getty Images

Una segunda recomendación es consumir alimentos ricos en vitmaina A, ya que su deficiencia podría derivar en parto prematuro, retrasos en el crecimiento y bajo peso al nacer. Pese a que el hígado de los animales es una gran fuente de este nutriente, se aconseja optar por productos como huevos, leche, mantequilla, vegetales y frutas como el mango, el melocotón y la calabaza. Esto porque en exceso, puede tener un efecto nocivo para la salud.

La vitamina D también se suma a este listado, siendo un nutriente que facilita la absorción de fósforo y calcio, además de intervenir en la formación de los huesos. “Se puede obtener vitamina D a través de alimentos o en productos fortificados con ella, como leches especiales, bebidas vegetales y zumos. El cuerpo produce vitamina D cuando se recibe sol (no a través de un cristal) siendo esta la principal fuente de absorción de esta vitamina”, precisan en el artículo.

Entre otros nutrientes fundamentales se encuentran la vitamina C y E, estas se destacan por su acción antioxidante, y su demanda aumenta durante el embarazo. Algunas fuentes ricas en estos nutrientes son las frutas, en especial el kiwi, las fresas, las naranjas, mandarinas y otros frutos cítricos. También se recomienda incluir en la dieta algunos alimentos como los aguacates, los pimientos, el brócoli, los tomates y los frutos secos.

La familia de las vitamina B no se podía quedar por fuera de esta lista y es que, de acuerdo con el artículo de ABC Bebés, este complejo de vitaminas son indispensables para poder absorber la energía de los alimentos, además de que favorecen la formación de glóbulos rojos, que ayudan a transportar el oxígeno por el organismo.

Las vitaminas B son: B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6, B7 (biotina), B12 y el ya comentado ácido fólico. Esta familia de nutrientes se puede encontrar en diversos alimentos y también en presentaciones de suplementos dietarios.

Igualmente, se aconseja el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, ya que este tipo de grasa beneficiosa es necesaria en la protección celular y componen las membranas celulares de la retina y el cerebro, precisa ABC Bebés.

Los pescados, como el salmón, el atún, las sardinas, el arenque, la trucha y los mariscos son ricos en este compuesto. Además, algunas semillas como las de chía y lino, la quinoa y las nueces son una fuente de este elemento.

“Tenga en cuenta que tomar demasiado de un suplemento puede ser perjudicial. Por ejemplo, niveles muy altos de vitamina A pueden causar defectos congénitos. Solo tome vitaminas y suplementos minerales que su profesional de la salud le recomiende”, dicen desde Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.