Tendencias
Getty images
Cena vegetariana saludable. Mujer en jeans grises y suéter comiendo ensalada fresca, medio aguacate, granos, frijoles, verduras asadas del cuenco de Buda. Superalimento, alimentación limpia, concepto de comida dietética - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Los alimentos que deben estar en la dieta para potenciar el desarrollo cognitivo

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo, por ello es esencial mantener una dieta que estimule el desarrollo funcional y cognitivo del mismo.

Especialistas en nutrición a lo largo de los años han destacado la importancia de la alimentación para el adecuado funcionamiento del organismo, especialmente para el desarrollo cognitivo. Por ello, algunos destacan la necesidad de seguir una buena rutina y dieta alimenticia, sin saltarse ninguna de las comidas. Además, también se señala la importancia de comer un desayuno saludable.

Por otro lado, es importante tener presente que el cerebro y las funciones cognitivas funcionan en red y, por eso, para mejorar en una función determinada hay que trabajarlas todas en conjunto. Por ejemplo, para mejorar la memoria, también hay que estimular la atención.

¿Qué alimentos ayudan a estimular el desarrollo cognitivo del cerebro?

Pescado y aceite de oliva

Consumir pescado una vez por semana resulta beneficioso para proteger a las personas contra el deterioro cognitivo, según confirmó un estudio publicado en la revista Neurology, en el año 2016. En esta investigación, monitorearon a más de 900 hombres y mujeres, entre 70 y 80 años, durante cinco años, y hallaron que aquellos que consumen más pescado sufren menos deterioro de la memoria y otras medidas de salud cerebral, en comparación con las personas que rara vez consumen pescado o mariscos.

Otra de las ventajas de consumir este alimento es que los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado protegen al cerebro de variadas maneras.

Vegetales verdes

Los vegetales de hoja verde son esenciales dentro de la dieta mediterránea de intervención para el retraso neurodegenerativo (MIND), desarrollada por investigadores del Rush University Medical Center en Chicago.

Estos expertos confirmaron en un estudio, difundido en la misma revista Neurology, que las personas de 58 a 99 años que consumen cada día media taza colmada de vegetales de hoja verde cocidos, o una taza colmada de verduras crudas como la lechuga, tienen menos deterioro cognitivo —equivalente a 11 años menos— que aquellas que casi no consumen vegetales de hoja verde.

Ceto, dieta cetogénica, baja en carbohidratos, antecedentes de alimentos saludables
Una dieta rica en vegetales, nueces y aguacate beneficia al buen funcionamiento del cererbro. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Cacao

Investigaciones más recientes han hallado que los flavonoides que se encuentran presentes en el cacao también pueden acumularse en el cerebro, especialmente en las regiones relacionadas con el aprendizaje y la memoria, y pueden evitar el daño y proteger la salud del cerebro a largo plazo.

Otra especie que es beneficiosa para el buen funcionamiento del cerebro es la cúrcuma, que según los expertos tiene un potente compuesto llamado curcumina, fácil de absorber y que puede y que ayuda a reducir la inflamación en el cerebro.

Nueces

Los médicos nutricionistas recomiendan consumir cinco o más porciones de alimentos como almendras, nueces y pistachos por semana.

Las bondades de consumir estas nueces fueron comprobadas en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard. Así, determinaron que las mujeres de 70 años o mayores que consumen cinco o más porciones de nueces a la semana obtienen puntuaciones más altas en pruebas cognitivas, en comparación con las mujeres que no consumen nueces en absoluto.

Según los expertos de la universidad americana, esto puede deberse a la alta concentración de nutrientes en las nueces. Estudios anteriores las han relacionado con niveles más bajos de inflamación, una reducción en la resistencia a la insulina y niveles mejorados de grasas en la sangre, lo cual puede contribuir a la salud del cerebro.