vida moderna

Los beneficios del agua de coco para el sistema nervioso e inmune

Consumir un vaso de esta bebida aporta casi 300 mg de potasio.


El agua de coco se conoce por ser una bebida refrescante, la cual está compuesta en un 95% por agua y un 5% de importantes nutrientes que aportan muchos beneficios para la salud humana.

A diferencia del aceite de coco, el agua se obtiene de manera natural al extraerlo de un coco, y no requiere más procesos para poder disfrutar de esta saludable bebida.

De acuerdo a Natural Medicines Comprehensive Database (Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales), el agua de coco es rica en hidratos de carbono y electrolitos como el potasio, el sodio y el magnesio. Por los electrolitos, hay mucho interés en utilizar esta bebida para tratar la deshidratación y prevenirla.

El agua de coco funciona como antioxidante, lo cual es un factor importante para fortalecer el sistema inmune, evitando situaciones como un infarto.

Esta bebida también es rica por su contenido de ácido láurico, el cual es un ácido graso de cadena media que hace de la hace un poderoso remedio antifúngico, antiviral y antibacteriano que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y evitar infecciones”, según lo explican en el portal Mejor con salud.

El sistema inmunitario es una compleja red de células, tejidos y órganos, que juntos ayudan al cuerpo para combatir infecciones y otras enfermedades, así lo explica el portal Medline Plus.

El agua de coco es un buen antiviral, que puede ser muy útil ahora para prevenir gripes, también controla el pH y alcaliniza la sangre.

Expertos indican que esta bebida ayuda al sistema nervioso y cardiovascular, pues es un anticoagulante que puede disminuir el riesgo de ataques cardíacos, y reduce la presión arterial y el colesterol.

El potasio del agua de coco también sirve para controlar la presión arterial alta y prevenir los ataques cardíacos.

Entre otros beneficios que aporta el agua de coco al organismo humano está su incremento a la capacidad de absorción del calcio.

Las hormonas vegetales llamadas citoquininas también hacen parte del agua de coco; estas pueden tener un efecto antienvejecimiento en las células humanas, asegura la Comunidad del Coco Asia-Pacífico. Además, sus expertos “explican que ayuda a evitar la degeneración celular”, en palabras que cita el portal Mejor con salud.

Este nutriente no solo sirve para el cuidado de piel, ayudándola a que se vea más joven, sino que también contribuya en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes.

Para los deportistas, el agua de coco es una buena alternativa para rehidratarse después de un intenso ejercicio; además, es refrescante, contiene electrolitos esenciales y, lo más importante, no tiene aditivos químicos que dañan al organismo.

Antes de las comidas se puede beber agua de coco y esto ayudará como tónico digestivo; adicionalmente, evitará las dolencias abdominales, el estreñimiento o formación de parásitos e infecciones.

El agua de coco contribuye a mejorar la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes. Foto: Getty Images.
El agua de coco contribuye a mejorar la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Gracias a esta bebidas se puede mejorar la absorción de los alimentos y su digestión. Sin embargo, los expertos advierten que no está demostrado que tenga propiedades adelgazantes.

Un vaso de agua de coco alcanza a tener hasta 295 mg de potasio, lo que indica que esta bebida aporta más cantidad de este mineral que un banano, el cual es una de las frutas que se conoce por su alto contenido de este nutriente.

El sistema inmune también se puede cuidar con un hábito como dormir bien, pues según un estudio realizado con 164 adultos sanos, los que dormían menos de seis horas cada noche eran más propensos a resfriarse que los que dormían más de estas seis horas cada noche.

Practicar ejercicio de manera regular es otro factor para hacer fuerte el sistema inmune, ya que puede ayudar a las células inmunitarias a regenerarse regularmente, así lo describen en el sitio web Healthline.