Las semillas de la papaya y la manzana.
Las semillas de la papaya y la manzana. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Manzana: así se debe consumir para que sirva de laxante natural

Las frutas ricas en fibra y otros componentes, ayudan a mejorar el tránsito intestinal.

La manzana es una fruta muy consumida en diferentes horas del día debido a que aporta fibra al organismo y ayuda a gozar de una mejor digestión. También genera sensación de saciedad, lo que resulta beneficioso para el cuerpo, pues evita la ingesta de más alimentos de los necesarios durante el día.

A pesar de su rápido proceso de oxidación, son muchas más las bondades de la llamada fruta del pecado: “Es rica en pectina, un tipo de fibra soluble que no se absorbe en el intestino. Retiene el agua y se convierte en un gel que actúa como una emulsión que absorbe desechos en el intestino y facilita la eliminación de toxinas por la vía intestinal, según Cuerpo Mente.

De igual manera, se destacan los ácidos orgánicos únicos de este alimento, “que representan entre el 1 % y el 1,5 % del peso de la manzana. Dichos ácidos producen al metabolizarse un efecto alcalinizante (antiácido) en la sangre y los tejidos, toda que la acidez favorece la inflamación y previene la aparición de enfermedades como el cáncer”.

Gracias a que es rica en pectina y fibra podrá ayudar a eliminar desechos del organismo, haciendo de laxante natural ¡Hola! explica que el hidrato contiene agua, ayudando a combatir la sequedad del tracto. Sumado a lo anterior, el consumo de manzana contribuye en la regulación del ritmo intestinal.

Por ello, se recomienda su consumo en ayunas por siete días y debe ser consumido con un vaso de agua.

Esta fruta, además, previene el estreñimiento, ya que su alto contenido en fibra favorece el tránsito intestinal y ayuda a la digestión de las grasas y eliminación de gases.

Otras frutas laxantes:

Papaya

La papaya actúa como un dinamizador y regulador del sistema digestivo, mejora la digestión, evita el desarrollo de diarreas y contribuye a la flora intestinal, gracias a su alto contenido en agua y fibra.

Aguacate

El aguacate es rico en fibra y grasas, dos elementos que lo convierten en un poderoso laxante natural. De acuerdo con el medio español, las grasas presentes en esta fruta permiten que las heces circulen con mayor facilidad a través del tracto intestinal.

Naranja

Contrario a lo que se podría creer, el poder laxante de la naranja o, en su defecto, de las mandarinas, no está en el zumo sino en su bagazo. He ahí la importancia de comer este fruto entero para combatir el estreñimiento.

Uva pasa:

En concreto, la ciruela pasa tiene un alto contenido de sorbitol, un laxante natural que, junto con la fibra, ayuda a la movilidad intestinal. Además, podría ser una gran aliada en la pérdida de peso, ya que al consumirla se crea sensación de saciedad, lo que el hambre entre comidas, según el portal especializado en bienestar y salud, GastrolabWeb.

Al igual que la manzana, la uva pasa es un fruto rico en pectina, por lo que facilita la reducción del colesterol. Las ciruelas rojas contienen más cantidad de antocianinas, que son flavonoides que ayudan frente a este tipo de grasas. Además, la ciruela es laxante, depurativa y diurética, según el portal CerezaDelJerte.

Jarabe de ciruelas

Ingredientes:

  • 10 ciruelas pasas.
  • El zumo de un limón.
  • Medio vaso de agua (100 ml).

Preparación: