Menopausia
En la menopausia se presentan muchas alteraciones hormonales. - Foto: Getty Images

salud

Menopausia: estos son los primeros síntomas que se manifiestan

Los cambios biológicos que se dan en esta etapa se registran por el deterioro natural de las hormonas reproductivas.

La menopausia es un periodo fisiológico en la vida de las mujeres, que se caracteriza por cambios hormonales. Consiste en el cese permanente de los períodos menstruales.

La Clínica Universidad de Navarra asegura que los síntomas pueden empezar varios años antes y durar meses o permanecer varios años después. La edad promedio a la que ocurre este cambio es entre los 51 y 52 años.

Algunas de las señales que indican que ha llegado esta etapa son los cambios en las menstruaciones, calores y sudoración nocturna, dificultad para dormir, dificultad para concentrarse, menos cabello y más vello facial, asegura la biblioteca médica Medline Plus.

Estos cambios biológicos se registran por el deterioro natural de las hormonas reproductivas. A medida que la edad avanza, los ovarios comienzan a producir menos estrógeno y progesterona (las hormonas que regulan la menstruación), por lo que la fertilidad disminuye.

También puede presentarse, según el instituto Mayo Clinic, por una cirugía para extirpar los ovarios. En este caso, los períodos menstruales se detienen y es probable que la persona empiece a registrar sofocos, así como otros signos de la menopausia. Las terapias para controlar el cáncer como quimioterapias o radioterapias también en ocasiones inciden.

Si el período menstrual no desaparece, por lo menos durante 12 meses continuos, no se podrá establecer un diagnóstico de menopausia. No obstante, es probable que se presenten algunos síntomas que indican que la mujer está ad portas de llegar a la misma. Estos son algunos de ellos.

  • Ciclos menstruales irregulares: si la menstruación se atrasa o se adelanta más de siete días, entonces es recomendable consultar al médico, precisa el portal Mejor con Salud.
  • Sofocos: en esta etapa es común que se presenten desequilibrios en el sueño y también sofocos súbitos. “Los calores súbitos pueden ser muy leves o lo suficientemente fuertes como para despertar a la persona. La mayoría duran entre 30 segundos y 10 minutos. Pueden ocurrir varias veces por hora, unas cuantas veces al día o apenas una o dos veces a la semana”, precisa el Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos.
  • Cambios físicos: el aumento de peso, sensación de hinchazón en el abdomen, dolor en los senos y dolores de cabeza pueden ser señales de que la menopausia está por llegar.
  • Cambios de ánimo: producto de la misma alteración hormonal, es posible que las mujeres se sientan más irritables que de costumbre.
  • Pérdida del deseo sexual: el desajuste hormonal también provoca pérdida de deseo sexual y algunas mujeres experimentan sequedad vaginal, poca lubricación y picor, entre otros.
  • Dormir: hay mujeres que comienzan a tener problemas para dormir bien en la noche. Por ejemplo, no se duermen fácilmente o se despiertan demasiado temprano. También es probable que le cueste dormirse de nuevo si se despierta durante la noche.
  • Menos masa muscular: en la etapa premenopáusica se pueden presentar inconvenientes con las articulaciones y los músculos, los cuales se resienten y se sienten entumecidos. De igual forma, la piel se vuelve más delgada.
MENOPAUSIA
La menopausia puede causar sofocos repentinos y sudoración. - Foto: Getty Images

Menopausia precoz

Según información de la Oficina para la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, puede haber menopausia precoz y prematura. La primera usualmente se registra entre los 40 y 45 años, mientras que la segunda se da antes de los 40. Datos de esta institución indican que aproximadamente el 5 % de las mujeres pasan naturalmente por la menopausia precoz.

Fumar, ingerir ciertos medicamentos o haberse sometido a diversos tratamientos pueden hacer que la menopausia llegue antes de lo usual.

Los síntomas de este proceso varían de una mujer a otra. “Pueden durar cinco o más años. Es posible que sean peores en algunas mujeres que en otras. En el caso de la menopausia quirúrgica pueden ser más intensos y empezar más repentinamente”, concluye Medline Plus.