vida moderna

Ojo: cinco mitos sobre el colesterol que no se deben creer

Las consultas con el médico son importantes para aclarar este tipo de mitos dependiendo cada organismo.


El cuerpo necesita colesterol para formar células sanas y sustancias que le ayuden a digerir los alimentos, según explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Es una sustancia cerosa y está presente en el cerebro, el hígado, los nervios, la sangre y la bilis.

El hígado es el que produce todo el colesterol que el organismo necesita para formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas. Así mismo, entre las funciones que destaca la Fundación Española del Corazón sobre el colesterol están el intervenir en la formación de ácidos biliares.

“Si tiene demasiado colesterol, este empieza a acumularse en las arterias. Esto se llama endurecimiento de las arterias o aterosclerosis. Es el punto de comienzo de algunos problemas del corazón y del flujo sanguíneo”, reseña Kaiser Permanente, una de las principales organizaciones que provee atención médica y planes de salud sin fines de lucro en Estados Unidos.

Es posible disminuir los niveles de colesterol en la sangre cambiando el estilo de vida poco saludable que se pueda llevar. Además, es posible apoyarse en remedios naturales que además de aportar nutrientes al organismo, contribuyen a aminorar los niveles de colesterol malo.

También existen algunos mitos alrededor del colesterol que, según el medio Cliki Salud, de la fundación Carlos Slim, no son correctos. Algunos de estos, son:

1. Las personas delgadas no sufren de colesterol alto: falso. La complexión de cada persona no tiene nada que ver con las afecciones que padece. Aunque quienes tienen sobrepeso pueden tener más posibilidades de desarrollarlo, el colesterol elevado también puede ser de carácter hereditario o producto de los hábitos alimenticios.

2. Los niños no tienen problemas de colesterol: falso. Tres factores principales contribuyen al colesterol alto en niños y adolescentes: una dieta no saludable, especialmente alta en grasas; antecedentes familiares de colesterol alto; y obesidad.

3. Si no hay síntomas, los niveles están bien: falso. Aunque el nivel alto de colesterol no tiene síntomas y este solo se puede determinar con un análisis de sangre, el sitio de salud de Medicover Hospitals informó que existen algunas señales en pies y manos que pueden indicar niveles altos de colesterol en el organismo.

4. Confiar 100 % en las etiquetas de nutrición: falso. Existen algunos productos que en, ocasiones, dicen que poseen bajos niveles de colesterol. El problema es que pueden contener grasas saturadas o trans que también afectan a los niveles de colesterol en la sangre.

5. Si se toma medicamentos, se puede comer de todo: los fármacos ayudan a reducir los niveles de este lípido en la sangre, pero sí se acompañan de hábitos saludables, los resultados serán más rápidos y efectivos. Esto incluye, que la dieta sea equilibrada.

Además de tomar en cuenta estos mitos para mantener los niveles de colesterol a raya, se debe saber qué alimentos ayudan a reducir esta sustancia en la sangre y prevenir enfermedades cardiovasculares:

  • Avena, cebada y otros cereales: alimentos como el mijo, un cereal con alto contenido proteico y muy saludable, puede contribuir, según el medio de comunicación El Español, a reducir los niveles de colesterol, los triglicéridos y el índice de masa corporal (IMC).
  • Soja: es una proteína que, según recoge el portal apoyado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus, puede llegar a reducir los niveles de colesterol.
  • Aceite de oliva virgen: es considerado uno de los alimentos que puede ayudar a reducir el colesterol, asimismo mejora la salud cardiovascular; al contener ácido oleico, este ayuda al organismo para reducir el colesterol LDL y a aumentar el HDL.
  • Berenjenas: desde hace un tiempo se habla de su potencial para reducir el colesterol y prevenir la arterioesclerosis. Su alto contenido de fibra puede ayudar en este propósito.