Vela
Algunas personas acuden a rezos para hacer peticiones por sus necesidades. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Oración para pedir protección, salud y bienestar

Este santo es conocido por ser quien expulsó a Lucifer del cielo cuando este se reveló, motivo por el cual tiene un lugar muy privilegiado en el reino de Dios.

Llegó el mes de noviembre, que está a tan solo un par de meses para el fin de año. Por esta razón, algunas personas ya se están preparando para la llegada del próximo y alistan sus oraciones de prosperidad, salud, bienestar y protección.

Para muchos, los ángeles/arcángeles son aquellos confidentes, mensajeros y portadores de buenas noticias, a los que se puede recurrir en un momento de angustia y desesperación. Son aquellos personajes que por tradición católica se dice que le transmiten todo a Dios o también a la virgen María.

De hecho, también se consideran milagrosos para determinadas cuestiones. Una de esas es la protección contra los malos augurios, las malas energías, las malas intenciones de ciertas personas o simplemente para protegerse del enemigo. Para esto está el arcángel San Miguel, según la creencia católica.

Este santo es conocido por ser quien expulsó a Lucifer del cielo cuando este se reveló, motivo por el cual tiene un lugar privilegiado en el Reino de Dios. Por esta razón, es el indicado para resguardarse de todos los males que acechan la vida, según Vatican News.

Alias Matamba, era devoto de San Miguel Arcángel
El arcángel Miguel es el indicado para resguardarse de todos los males que acechan la vida, - Foto: Suministrado a SEMANA

Oración general a San Miguel Arcángel

Aquí una oración efectiva compartida por el medio católico EWTN España, para protección contra el mal.

San Miguel Arcángel,

defiéndenos en la batalla.

Sé nuestro amparo

contra las perversidad y asechanzas del demonio.

Reprímale Dios, pedimos suplicantes,

y tu príncipe de la milicia celestial

arroja al infierno con el divino poder

a Satanás y a los otros espíritus malignos

que andan dispersos por el mundo

para la perdición de las almas.

Amén.

Otra oración a San Miguel Arcángel

Para pedir la protección del Cielo:

Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales.

Humildemente te rogamos, te digne librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor.

Que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que, defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad.

Amén.

Oración del vaticano

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.

Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.

Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica.

Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido,arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundopara la perdición de las almas.

Amén.

Oración a San Miguel para pedir protección

San Miguel, entre los príncipes del cielo tú eres uno de los más poderosos, y es esta la razón principal por la que hoy acudo a ti para que intercedas por mí ante Dios Todopoderoso; para ello, te ofrezco en este y todos los días mi más grande devoción y mi alma para que la cubras con tu llama azul.

Queridísimo arcángel San Miguel, tú que tienes el poder y la voluntad de ayudar a las personas que te necesitan y escuchar los problemas que están relacionados con el amor, te pido que en esta ocasión escuches mi oración, me ayudes a sanar todos los problemas de mi corazón y me brindes tu apoyo para invocar protección.

Amadísimo santo, tú que siempre has luchado en favor de Dios. Te pido de corazón que alcances a defenderme de ese mal que a diario se me presenta, te ruego no permitas nunca que me hagan daño; así mismo, libérame de pensamientos que me conduzcan al pecado y además libera a todas las personas que se acercan a mí con malas intenciones.

Mi arcángel, mi príncipe celestial, te pido que me concedas tu gracia y el poder que tienes para sanar el corazón de las personas. No te pido mucho, solo te pido que me ayudes con esta petición especial que tanto me angustia: (En este punto se debe mencionar la petición).

Amén.