salud

Presión alta: estos son los hábitos saludables que se deben tener para controlarla

Los expertos aseguran que la alimentación y el ejercicio diario pueden marcar la diferencia.


La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo, se hace con la ayuda de un brazalete inflable alrededor del brazo y se mide con un tensiómetro.

La entidad Mayo Clinic destaca que las mediciones de la presión arterial se clasifican en cinco categorías:

1. Presión arterial normal: cuando la presión arterial se encuentra por debajo de 120/80 mmHg (milímetros de mercurio).

2. Presión arterial alta: es una presión sistólica de 120 a 129 mmHg y una presión diastólica por debajo (no por encima) de 80 mmHg. La presión arterial alta tiende a empeorar con el tiempo, a menos que se tomen medidas para controlarla y puede ser llamada prehipertensión.

3. Hipertensión de etapa 1: es una presión sistólica que oscila entre 130 y 139 mmHg o una presión diastólica que oscila entre 80 y 89 mmHg.

4. Hipertensión de etapa 2: la hipertensión de etapa 2, que es una hipertensión más grave, es una presión sistólica de 140 mmHg o superior, o una presión diastólica de 90 mmHg o superior.

5. Crisis hipertensiva: una presión arterial superior a los 180/120 mmHg es una situación de emergencia que requiere atención médica de urgencia. Si se registra este resultado cuando se toman los medicamentos para la presión arterial en casa, se deben esperar algunos minutos y volver a hacer la prueba. Si la presión arterial todavía sigue alta, la persona debe comunicarse de inmediato con su médico de cabecera.

Si además de tener la presión alta la persona también tiene dolor en el pecho, problemas de visión, entumecimiento o debilidad, problemas para respirar o algún signo o síntoma de un accidente cerebrovascular o ataque cardíaco, se debe llamar de inmediato al número de emergencias para que sea trasladada a un centro médico de inmediato.

De acuerdo con la entidad sin ánimo de lucro, los números de presión sistólica y los de presión diastólica son igual de importantes. No obstante, cuando las personas pasan los 50 años de edad, la medición sistólica es aún más importante. “La hipertensión sistólica aislada es un trastorno en que la presión diastólica es normal (menor de 80 mmHg), pero la presión sistólica es alta (mayor de o igual a 130 mmHg). Este es un tipo frecuente de presión arterial alta entre personas mayores de 65 años”, explica Mayo Clinic.

Son varias las medidas que pueden tomar los pacientes que han sido diagnosticados con presión arterial alta –hipertensión–, entre las cuales los expertos destacan llevar una vida sana. Lo anterior comprende una dieta saludable, controlar el estrés, dejar de fumar, reducir el consumo de sodio –sal–, limitar el consumo de alcohol y de cafeína, y hacer ejercicio con regularidad, entre otros.

Tu Canal de Salud es una plataforma de información dedicada al cuidado de la salud y el bienestar de las personas del Grupo Hospitalario Quirónsalud de España, y describe estos y otros hábitos saludables que deben ser tenidos en cuenta por el paciente para controlar la hipertensión.

En primer lugar, afirma que hay que tener cuidado con el sobrepeso, pues la obesidad está directamente relacionada con la presión arterial alta. Bajar los kilos necesarios para llegar al peso ideal según la edad y la estatura de la persona permitirá bajar los niveles de la presión arterial. Explica que no fumar es una medida que se debe tomar cuanto antes, pues con esto se previene la aparición de los problemas cardiovasculares y otras dolencias en el organismo.

El consumo moderado de bebidas alcohólicas configura el tercer consejo que hace el portal español. Señala que los hombres con hipertensión no deben sobrepasar la ingesta de 20 a 30 gramos de etanol en un día, mientras que el consumo de las mujeres no debe ser superior a 20 gramos diarios. En línea con lo anterior, también debe ser controlado el consumo de café, pues este provoca un aumento ligero en la presión arterial. No es necesario abandonar su consumo, se recomienda beber entre dos y tres tazas al día.

La alimentación es fundamental en el control de la hipertensión. En consecuencia, es importante reducir el consumo de sodio y se recomienda que su ingesta sea inferior a los cinco o seis gramos por día de cloruro sódico. También es prudente incluir más frutas, verduras y productos lácteos desgrasados que tienen un contenido reducido de grasas saturadas y colesterol. Además, Tu Canal de Salud recomienda elegir el pescado en vez de las carnes rojas.

Así como hay alimentos que deben ser integrados en la dieta, hay otros que es mejor evitar y en ese grupo están las golosinas, los dulces y los pasteles. Por último, el portal español recomienda practicar entre 30 y 45 minutos de ejercicio al día. Esto no solo contribuye en el alivio de la presión arterial alta sino también ayuda a bajar de peso y tener una vida saludable.