La sopa de cebolla y ajo es rica en  vitaminas, minerales y antioxidantes. Foto: Getty images montaje SEMANA.
La sopa de cebolla y ajo es rica en vitaminas, minerales y antioxidantes. Foto: Getty images montaje SEMANA. - Foto: Foto: Getty images montaje SEMANA.

vida moderna

¿Qué beneficios tiene la sopa de cebolla con ajo y cómo prepararla?

Esta sopa es ideal para aumentar las defensas del organismo.

La buena alimentación es uno de los factores que ayuda a fortalecer las defensas; la sopa de ajo y cebolla aporta los nutrientes con propiedades antibióticas que ayudan a prevenir y combatir distintas infecciones, así lo indica Mejor con salud.

Para su preparación, en Mejor con salud aconsejan los siguientes ingredientes:

  • Cebollas.
  • Zanahoria.
  • Ajo.
  • Nabo blanco pequeño.
  • Caldo vegetal (570 ml).
  • Una pizca de mostaza en polvo.
  • Laurel.
  • Aceite de oliva (30 ml).
  • Pimienta.
  • Sal.

Preparación

  • En primer lugar, cortar 3 cebollas finamente en tiras o juliana.
  • Pelar 2 dientes de ajo y machacarlos un poco con un mortero.
  • Lavar la zanahoria, pelarla y cortarla en trozos. Realizar el mismo procedimiento con el nabo blanco.
  • En una cacerola, calentar un poco de aceite a temperatura baja.
  • Añadir las cebollas, la zanahoria, el ajo y el nabo blanco cortados.
  • Rehogar la verdura a fuego lento, para que se vaya dorando poco a poco.
  • Añadir un poco de sal y pimienta. Al gusto.
  • Pasados unos minutos, hay que poner la hoja de laurel, la mostaza y el caldo vegetal.
  • Remover bien, de manera que todos los ingredientes se vayan mezclando.
  • Dejar hervir a fuego lento durante 20 minutos, con la olla tapada. De esta forma, los aromas y propiedades se concentrarán.
  • Una vez finalizado el proceso, retirar la hoja de laurel. También se puede retirar la zanahoria o dejarla en la presentación final, según el gusto personal.
  • Rectificar el punto de sal y pimienta.

De acuerdo con el portal Nutrición inteligente, la sopa de cebolla y ajo aporta beneficios “para reforzar el sistema inmunitario de las personas. Aportan defensas y previenen frente a posibles infecciones o enfermedades”.

La cebolla es ideal para el organismo porque actúa “como antiinflamatorio natural, tiene propiedades antibióticas y antibacterianas, combate los parásitos intestinales que se encuentran en el organismo, su consumo habitual ayuda a bajar la presión arterial alta, limpia al cuerpo de toxinas, es un excelente estimulante de la digestión y previene la hinchazón y el estreñimiento”, así lo señala Nutrición inteligente.

Por otra parte el ajo es un potente aliado para actuar como “antiinflamatorio y antibiótico natural, tiene propiedades antisépticas y antibacterianas, ayuda en la eliminación de sustancias tóxicas y metales pesados en el cuerpo, funciona como vasodilatador, reduce el colesterol malo (LDL) y baja la presión sanguínea”, así lo describe el sitio web Nutrición inteligente. El ajo también se puede utilizar ”como expectorante, de forma parecida a la cebolla”.

El portal Recetas gratis indica que “la sopa de ajo y cebolla es perfecta para aquellas personas que deseen eliminar grasas, ya que este caldo de cebolla y ajo es depurativo porque ambos ingredientes tienen propiedades químicas que ayudan a eliminar todas las toxinas del organismo”, asimismo destaca que esta sopa ayuda a bajar de peso, y es muy práctica para preparar.

De acuerdo al sitio web Muy interesante, la cebolla contiene el folato, que es “una vitamina que se encuentra naturalmente en muchos alimentos y puede ayudar a combatir la depresión por el exceso de formación de homocisteína en el cuerpo, ya que si se produce en demasía, interfiere con la producción de serotonina, dopamina y norepinefrina, que regulan no sólo el estado de ánimo, sino también el sueño y el apetito”.

En el portal La Opinión señalan que “la cebolla y el ajo son vegetales que se destacan por sus bondades depurativas, desintoxicantes y antisépticas. Esta sopa es el remedio perfecto para combatir afecciones respiratorias y bajar de peso de manera natural”, además añaden que esta sopa se recomienda tomar en la noche, “como sustituto de cena; cuando la persona sufre de gripe lo ideal es consumirla de dos a tres veces al día”.