salud

¿Qué beneficios tiene la sopa de cebolla para la salud?

Esta hortaliza es la tercera más cosechada después del tomate y la patata, y se cultiva y utiliza en todo el mundo.


La cebolla es un ingrediente que no puede faltar en la cocina, ya que es un condimento esencial para todos los platos. En la actualidad, es la tercera hortaliza más cosechada después del tomate y la patata, y se utiliza en todo el mundo.

Cabe mencionar que la cebolla es una hortaliza que pertenece a la extensa familia de las liliáceas, al igual que el ajo, con el que comparte algunas propiedades. Está compuesta principalmente por agua, lo que la hace muy ligera.

Los carbohidratos son sus nutrientes más abundantes y en cuanto a vitaminas y minerales, tiene buenas dosis de vitamina C, potasio, calcio, y fósforo, así como un alto porcentaje del oligoelemento cromo y pequeñas cantidades de azufre, bromo, cobalto, cobre, magnesio, silicio y cinc, según la revista Cuerpo y Mente.

A su vez, existen numerosos tipos de cebolla, pero los más comunes en occidente son la cebolla común, que es de color dorado, la cebolla roja o morada, y la cebolla blanca. Gracias a sus variedades y componentes, este alimento por ser depurativo otorga múltiples beneficios para la salud. La revista especializada anteriormente mencionada nos da a conocer algunos:

  • Previene enfermedades cardiovasculares: Al contener componentes azufrados, la cebolla previene la agregación plaquetaria y la formación de trombos, así como el colesterol y los triglicéridos altos.
  • Controla la hipertensión: Por ser rica en potasio y escaso sodio, la cebolla resulta diurética y ayuda en casos de edemas e hipertensión arterial.
  • Es un probiótico: La cebolla contiene el fructo-oligosacáridos, es un probiótico que estimula el crecimiento de bifidobacterias en el intes­tino e inhiben el desarrollo de bacterias patógenas.
  • Ayuda al proceso digestivo: Este alimento previene la fermentación intestinal, la presencia de parásitos y hongos, y el estreñimiento. Además, alivia las digestiones pesadas y la flatulencia con hipoclorhidria.
  • Es anticancerígeno: Varios estudios han demostrado que la ingesta de la cebolla previene el cáncer. Quienes la comen regularmente presentan un 40% menos de riesgo al desarrollar cáncer de estómago.
Esta hortaliza es la tercera más cosechada después del tomate y la patata, y se cultiva y utiliza en todo el mundo.
Esta hortaliza es la tercera más cosechada después del tomate y la patata, y se cultiva y utiliza en todo el mundo. - Foto: cocina semana
  • Tiene propiedades antisépticas: La cebolla es eficaz frente a problemas respiratorios como resfriados, bronquitis y asma.
  • Ayuda a controlar la diabetes: Al contener cromo, que forma parte del factor de tolerancia a la glucosa, estimula el páncreas ayudando a reducir el nivel azúcar en la sangre de las personas diabéticas.
  • Previene enfermedades del sistema nervioso: La cebolla contiene compuestos organosulfurosos, como el alio y la alicina, que han demostrado ser neuroprotectores. Así mismo, los sulfuros que contienen el alilo pueden activar las vías de respuesta al estrés.

Además de estas propiedades que solamente aporta la hortaliza como tal, la sopa de cebolla estimula la actividad gástrica y elimina el exceso de líquidos, lo cual la hace ideal para quemar calorías y bajar de peso.

La ‘sopa quemagrasas’, como popularmente se le llama, ayuda también a mejorar el funcionamiento del hígado y la vesícula, estimula la actividad gástrica y regula la glucemia. Es importante mencionar que la sopa de cebolla no se debe consumir más de siete días seguido, porque puede perder ser contraindicaría para la salud.

El portal web UnCómo ha dado a conocer la receta para preparar la sopa de cebolla que ayuda a bajar de peso rápidamente.

Ingrediente:

  • 7 cebollas grandes
  • 2 pimentones verdes
  • 3 tallos de apio maduro
  • 6 tomates
  • Medio repollo
  • Pimienta y sal

Preparación:

  • Inicialmente, debe lavar todas las verduras y cortarlas en pequeños trozos, quitándoles las semillas a los pimentones. Luego, añada agua a una olla todas las verduras y ponga a hervir la mezcla.
  • Una vez el agua esté hervida la sopa, puede salpimentar al gusto. En caso de que no le gusten los trozos sólidos en una sopa, puede batirla y dejarla en forma de crema para que sea más fácil de digerir.