vida moderna

¿Qué le pasa al cuerpo si se come la cáscara de la naranja?

Combatir la acidez y mejorar el aspecto de la piel son algunos de los beneficios que trae este producto.


La naranja es una de las frutas más consumidas en todo el mundo, siendo además una de las que mayor número de propiedades y beneficios para la salud tiene. Por ejemplo, debido a su alto contenido de flavonoides y betacarotenos, ayuda a mantener una buena salud cardiovascular.

También, contiene vitamina C, vitamina A, fibra y potasio que mantienen al organismo en buenas condiciones de salud. Además, contribuye a prevenir el cáncer y a disminuir los niveles de colesterol en la sangre.

Los folatos son otra de las vitaminas destacadas en las naranjas, que se caracterizan por intervenir en la producción de los glóbulos rojos, en el desarrollo del sistema nervioso, participar en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos. Además, es importante a la hora de prevenir anemias, señala el portal Saludmapfre.es.

Por lo general, las personas solo digieren el interior de esta fruta, la pulpa, y el jugo, desechando la cáscara. Sin embargo, según el portal especializado Mejor con Salud, explicó que el consumo de la misma trae grandes beneficios para la salud. Entre estos, están:

1. Prevenir el colesterol malo: la cáscara de esta fruta posee compuestos llamados fitoquímicos y flavonoides, estos ayudan a reducir el exceso de colesterol malo (LDL) en la sangre. Además, contiene antioxidantes que mantienen las arterias limpias y “previenen la formación de la placa lipídica, que suele provocar obstrucción y coágulos”, explica el medio.

2. Ayudar a perder peso: el té de cáscaras naranja es un gran aliado para quienes están en proceso de pérdida de peso y quieren bajar la grasa del abdomen. GastroLab destaca que esta bebida se debe ingerir por un mes y suspenderlo por una semana, debido a que puede provocar acidez.

3. Prevenir enfermedades respiratorias: debido a que contiene hasta 10 veces más vitamina C que su jugo, es una de las mejores aliadas para fortalecer el sistema inmunológico. Este nutriente impide la proliferación de virus y bacterias. Además, refuerza los mecanismos de defensa que previenen enfermedades respiratorias como bronquitis, alergias, asma y cáncer pulmonar.

4. Aliviar los problemas digestivos: la cáscara de la naranja se destaca por ser una fuente de fibra soluble e insoluble, lo cual, suaviza la digestión y ayuda a eliminar las heces con mayor facilidad.

5. Combatir la acidez: sus compuestos activos actúan como ingredientes alcalinos que contribuyen a reducir la acidez estomacal. Su consumo en infusión ayuda a equilibrar el pH digestivo y el exceso de ácidos. Los expertos aconsejan mantener un consumo regular en casos de acidez severa.

6. Mejorar el aspecto de la piel: su alto contenido en vitamina C, minimiza la presencia de manchas y otras marcas de la vejez prematura. Las propiedades de esta fruta ayudan a aclarar y cubrir las lesiones de la piel.

7. Antibacteriana: por su alto contenido de antioxidantes, se puede utilizar como tónico facial para limpiar el rostro y remover las impurezas de la piel. Además, es excelente para prevenir el acné y los puntos negros, ya que las cáscaras contienen un alto contenido antibacteriano.

8. Mejorar la salud dental: expertos aseguran que la cáscara de naranja contiene cierta cantidad de vitamina C, que podría ayudar a frenar el crecimiento bacteriano y la acumulación de residuos en el esmalte dental.

Cabe resaltar que, antes de consumir o usar este producto natural como tópico se debe consultar con un especialista para evitar contraindicaciones o afectar algún tratamiento que se esté llevando a cabo.