Donación de sangre cayó 20 % en América Latina el primer año de pandemia, según la OPS. - Foto: Esteban Vega

vida moderna

¿Qué pasa en el cuerpo cuando se dona sangre con frecuencia?

Para donar sangre hay que ser mayor de 18 años y menor de 65 años.

Donar sangre ayuda a salvar vidas y a mejorar la salud de las personas, tanto de las que lo necesitan como de las que entregan sangre. Incluso, si la sangre se separa por glóbulos rojos, plaquetas y plasma, puede ser utilizada individualmente para pacientes que necesiten específicamente esos componentes, lo que permite impactar a una mayor cantidad de personas.

La donación de sangre, además de ayudar a otros, tiene beneficios para la salud de las personas pues contribuye con la oxigenación y renovación del componente sanguíneo y las células. Asimismo, quienes se convierten en donantes frecuentes, se motivan para tener mejor estilo de vida pues buscan cuidar sus hábitos para seguir sometiéndose a este proceso”, manifestó en una conferencia José Arnulfo Pérez, director médico del Banco de Sangre de Colsanitas.

De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, pocos días después de donar sangre, el cuerpo reemplaza los líquidos perdidos. Y después de dos semanas, el cuerpo repone los glóbulos rojos perdidos.

En ese sentido, de acuerdo con la Cruz Roja, los hombres pueden donar sangre cada tres meses y las mujeres cada seis meses, para que el cuerpo se recupere por completo.

El doctor Pérez aclara que es necesario tener en cuenta algunos aspectos antes y después de donar sangre, para así tener una buena experiencia.

Acatar las recomendaciones, además de lo descrito anteriormente, es relevante tener en cuenta que en las dos horas siguientes a la donación de sangre no se debe fumar ni conducir. De igual manera, la ingesta de bebidas alcohólicas solo se puede retomar después de 12 horas.

Durante la donación de sangre, plaquetas o glóbulos rojos puedes llegar a presentar mareo, nausea sensación de frío, hormigueo en labios y nariz que se acentúan si se está nervioso. La recuperación será paulatina y sin afectar las actividades tu vida diaria.

El plasma de tu donación se sustituye en 24 horas. Los glóbulos rojos tardan de cuatro a seis semanas en sustituirse. Por eso, se necesita un espacio de 8 semanas entre donaciones de sangre completas.

Hay que gozar de buena salud en el momento de donar. No se puede donar cuando se tiene un resfriado, gripe, dolor de garganta, úlceras bucales, infección gástrica o cualquier otra infección. Después de haberse tatuado o hecho un piercing no se puede donar durante los próximos 6 meses.