salud

¿Qué problemas de salud reflejan los silbidos al respirar?

Cualquier inflamación de la garganta o las vías respiratorias puede provocar esta afección.


Los silbidos al respirar no son una situación muy frecuente ni común. Sin embargo, se pueden dar cuando se presenta una inflamación o el estrechamiento de las vías respiratorias en cualquier ubicación, desde la garganta hacia los pulmones, precisa el instituto de investigación Mayo Clinic.

El portal Healthline indica que estos silbidos, a los cuales se les denomina sibilancia, se escuchan más claramente cuando la persona exhala, pero en casos graves, también se pueden hacer evidentes cuando inhala. “La sibilancia puede ser un síntoma de un problema respiratorio grave que requiere diagnóstico y tratamiento”, precisa este sitio web.

Los expertos de Mayo Clinic argumentan que las causas más frecuentes de esta afección cuando se presenta de manera recurrente son el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dado que provocan estrechamiento y espasmos (broncoespasmos) en las pequeñas vías respiratorias de los pulmones.

“Sin embargo, cualquier inflamación de la garganta o las vías respiratorias mayores puede provocar silbido al respirar. Algunas de las causas frecuentes son infección, una reacción alérgica o una obstrucción física, como un tumor o un objeto extraño que se haya inhalado”, precisa.

También existen muchas otras posibles causas dentro de las que se encuentran la enfisema, enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), falla cardíaca, cáncer de pulmón, apnea del sueño y disfunción de las cuerdas vocales, indica Healthline.

Ejercicios para respirar
La práctica de yoga puede ayudar a mejorar la condición cuando se presentan silbidos al respirar. - Foto: Getty Images

La sibilancia también puede activarse, de acuerdo con los expertos, por enfermedades de corto plazo o emergencias médicas como la bronquiolitis, bronquitis, neumonía, infección del tracto respiratorio, reacción al cigarrillo, inhalar un objeto extraño o anafilaxia, que es una reacción alérgica grave, como a la picadura de un insecto o a los medicamentos.

Factores de riesgo

Este padecimiento puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, existen algunos factores de riesgo que pueden incrementar las posibilidades de desarrollarlo. Las enfermedades hereditarias, como asma, por ejemplo, son determinantes en esta afección.

La sibilancia también se puede presentar en personas con alergias, pacientes con cáncer de pulmón, niños en las guarderías o con hermanos mayores, debido a la mayor exposición a infecciones y en personas que han sido fumadoras o continúan con este hábito.

En este último caso, evitar fumar puede ayudar a mejorar la situación. Otra de las recomendaciones, según Healthline, es evitar los activadores que hacen que una persona se enfrente a este padecimiento, como es el caso del polen y otros alérgenos.

Cuando se realiza un tratamiento para hacerle frente a este padecimiento, su objetivo principal es controlar la inflamación de las vías respiratorias y abrir los conductos respiratorios con medicamentos de rápida acción.

La vitamina C  es un antioxidante que protege las células contra los efectos de los radicales libres. Foto: Getty images.
El consumo de vitamina C es importante para mejorar las condiciones respiratorias y por ende los silbidos que puedan presentarse. - Foto: Foto: Getty images.

Por ejemplo, el uso de medicamentos antiinflamatorios con receta médica pueden ayudar a reducir los procesos inflamatorios y el exceso de mucosidad que se presenta en las vías respiratorias. Normalmente se presentan en forma de inhaladores, pero también están disponibles como tabletas de acción prolongada. En el caso de los niños pequeños los tratamientos más recomendados son los jarabes.

“Los broncodilatadores son un medicamento de acción rápida y con frecuencia se usan para tratar la sibilancia y ayudar a aliviar la tos. Estos funcionan para relajar los músculos blandos que rodean tus conductos respiratorios”, agrega Healthline.

Remedios caseros

Algunas alternativas caseras también pueden ayudar a mejorar este inconveniente de salud en algunas personas. Por ejemplo, mantener el hogar caliente y húmedo puede abrir las vías respiratorias y aportar para que se pueda respirar con más facilidad.

Los especialistas también indican que sentarse en un baño caliente y con vapor puede ser de utilidad. Los climas secos y fríos pueden empeorar la sibilancia, especialmente cuando las personas realizan ejercicio al aire libre.

De acuerdo con la información de Healthline, algunos remedios alternativos pueden aliviar la sibilancia causada por el asma. En este caso se pueden consumir antioxidantes como las vitaminas C y E, el ginkgo biloba y practicar técnicas como la meditación o el yoga.