vida moderna

Sangre en las heces: las causa a las que se debe prestar atención

El color de la sangre en las heces puede indicar la fuente del sangrado.


Por lo general, la presencia de sangre roja en las heces es un signo de alarma para muchas personas, porque lo primero que se piensa es que algo no está bien en el organismo. Sin embargo, el sangrado suele ser un síntoma de una afección de menor gravedad.

Cuando esta situación se presenta, el color de la sangre en las heces puede indicar la fuente del sangrado. Por ejemplo, las heces negras se pueden deber a un sangrado en la parte superior del tracto gastrointestinal, como el esófago, el estómago o la primera parte del intestino delgado. De este modo, el portal web Tua Saúde explica algunas de las principales causas de la presencia de sangre en las deposiciones fecales y los tratamientos que se pueden llevar a cabo:

  • Fisura anal: Estas pueden surgir en las personas que sufren estreñimiento y consiste en pequeñas heridas que se generan alrededor del ano. Además del sangrado, esto puede provocar comezón y dolor al limpiar las áreas genitales. Para aliviar estos síntomas se aconseja beber abundante agua durante el día y comer vegetales para que las heces sean suaves. Pero es importante tener presente que este tipo de lesión debe ser consultada a un proctólogo para iniciar el tratamiento con medicamentos que ayudan a la cicatrización.
  • Exámenes médicos: Por lo general, exámenes como la colonoscopia, que es un examen para evaluar la presencia de alteraciones en el intestino., puede ocasionar la presencia de sangre en las heces. Como tal, estos sangrados son normales y deben desaparecer en 48 horas, pero si esto persiste por más tiempo y el sangrado es intenso, se debe consulta de inmediato a un especialista de la salud.
  • Diverticulitis: Esta es una de las causas más comunes del sangrado en las heces después de los 40 años. La diverticulitis ocasiona la inflamación de los divertículos, unos pequeños pliegues de la pared del intestino. Además, esta afección puede provocar fuerte dolor abdominal en la parte inferior izquierda de la barriga, náuseas, vómitos y fiebre. El tratamiento de la diverticulitis debe ser indicado por un gastroenterólogo y normalmente es hecho con antibióticos y antiinflamatorios.
  • Enfermedad de Crohn: Este es un problema serio y crónico que provoca una inflamacion intensa del intestino por un descontrol del sistema inmune. Dicha enfermedad no provoca ningún tipo de síntoma durante varios años, pero luego de un tiempo puede ocasionar heces con sangre, diarrea constante, falta de apetito, fuertes cólicos abdominales y pérdida de peso. Por lo general, los especialistas en salud pueden recetar antibióticos, corticosteroides o medicamentos que disminuyan la respuesta del sistema inmune, evitando así nuevas crisis.