vida moderna

Visión borrosa y mareo: ¿se debe ir a urgencias?

Los problemas de la vista pueden estar relacionados con otras afecciones


La visión borrosa puede ser una señal de alerta sobre problemas de refracción como miopía, hipermetropía o astigmatismo. En caso de presentarla es importante consultar a un médico para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuado.

Sobre esa misma línea, si además de la visión borrosa se tienen mareos, no es necesario acudir a urgencias. Lo importante es sacar una cita en un centro médico y recibir la atención de un doctor.

Respecto a esto, la Clínica San Felipe explica que: “La visión borrosa y mareos suelen tener una relación más estrecha de lo que se piensa. El proceso ocular es complejo y está conectado a otros órganos y sistemas del cuerpo. Siempre que se produzca visión borrosa y mareos juntos debemos prestar atención”.

De acuerdo con este centro de salud, ambos síntomas pueden deberse a otras afecciones de salud como:

  1. Hipoglucemia.
  2. Migrañas.
  3. Hipertensión.
  4. Insuficiencia cardíaca.
  5. Diabetes.
  6. Retinopatía diabética.
  7. Anemia grave.
  8. Problemas de tiroides.
  9. Embarazo.
  10. Infecciones en el cerebro.
  11. Traumatismos.
  12. Enfermedades crónicas del sistema central como la esclerosis múltiple.

¿Cuándo se debe ir a un centro médico por urgencias?

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala que se debe acudir a un centro médico por urgencias en caso de que se presenten los siguientes síntomas:

  • Ceguera parcial o total en uno o ambos ojos, incluso si sólo es temporal.
  • Visión doble, incluso si es temporal.
  • Tener la sensación de que una cortina pasa sobre los ojos, ya sea desde los lados o desde abajo.
  • Se presentan súbitamente puntos ciegos o zonas de visión distorsionada.
  • Visión borrosa repentina con dolor ocular.
  • Enrojecimiento en un ojo, dolor y visión borrosa.

A continuación, otros síntomas que no significan una emergencia médica, pero que deben ser consultados con un médico. El profesional puede pedir la realización de un examen ocular completo en caso de tener:

  • Problemas para ver objetos en cualquiera de los lados.
  • Dificultad para ver de noche o al leer.
  • Pérdida gradual de la agudeza visual.
  • Dificultad para diferenciar colores.
  • Visión borrosa al tratar de ver objetos ya sea de cerca o lejos.
  • Diabetes o antecedentes familiares de esta afección.
  • Secreción o prurito en el ojo.
  • Cambios visuales que parecen estar relacionados con medicamentos. (NO suspenda ni cambie las medicinas sin hablar con el medico).

Miopía

Las personas que tienen este problema de refracción ven con claridad los objetos que están cerca, pero borrosos los que están lejos.

Según explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, este problema se produce cuando “la forma del ojo hace que los rayos de luz se inclinen (refracten) incorrectamente, lo que enfoca las imágenes delante de la retina en lugar de sobre la retina”.

Algunas personas no son conscientes ni identifican este problema en su vista. Por esto, a continuación, Mayo Clinic explica algunos de los síntomas de la miopía.

  • Visión borrosa al mirar objetos que estén lejos.
  • Necesidad de entrecerrar los ojos o cerrar parcialmente los párpados para ver con claridad.
  • Dolores de cabeza causados por fatiga visual.
  • Dificultad para ver mientras conduce un vehículo, especialmente de noche (miopía nocturna).

Este trastorno visual puede desarrollarse de forma paulatina o rápida. Es importante estar atentos a las señales, en especial en los niños, ya que puede empeorar con el paso del tiempo.

Los padres deben estar atentos a sus hijos, ya que este problema visual suele detectarse regularmente en la niñez, cuando los infantes inician la vida escolar. Algunas observaciones que se deben hacer es cuando los niños miran televisión (si necesitan estar muy cerca), cuando van al cine y cuando frotan sus ojos a menudo.