vida moderna

¿Cómo reducir los cachetes de forma natural?

Hidratarse y mantener una dieta saludable es la mejor forma de evitar que las mejillas se engorden.


Cuando se quiere perder peso o eliminar grasa, sea en la parte del cuerpo que sea, la recomendación de los expertos siempre es la misma: cuidar la alimentación e incorporar el deporte en las rutinas diarias. Esta es la mejor fórmula para alcanzar el objetivo propuesto.

Una dieta balanceada, rica en vitaminas, además de mucha hidratación y ejercicios no solo físicos sino faciales ayudarán a reducir la grasa que se acumula en las mejillas. Estas son algunos de los trucos que ayudan a bajar los cachetes.

1. Abundante consumo de agua: Si bien esta es una de las recomendaciones médicas más frecuentes, como una de las mejores formas de eliminar toxinas, muchas veces no se sigue esta instrucción. Al igual que para el resto del cuerpo, hidratarse es clave para limpiar el rostro. Con esta práctica también se evita la retención de líquidos, sobre todo si se acompaña de una dieta saludable, alejada de los alimentos procesados y aquellos que contienen mucha sal.

2. Alimentos con fibra: En este proceso de adelgazamiento de la cara es importante reducir los carbohidratos e incrementar la comida con alto contenido en fibra. Este hábito ayudará al correcto funcionamiento del organismo y facilitará que las grasas no se acumulen, ni en la cara ni en otras partes del cuerpo.

3. Consumir menos calorías: el abuso en la ingesta de postres, bebidas azucaradas y alimentos fritos o con mucho aceite puede provocar la grasa en las mejillas. Por ello, lo recomendable es incrementar el consumo de verduras, frutas y proteínas.

4. Ejercicios faciales: Poner en práctica algunos ejercicios faciales ayudará a la reducción de la grasa en las mejillas. Repetir en voz alta cada una de las vocales exagerando la gesticulación y sosteniendo el movimiento 30 segundos por letra, es uno de ellos. También se puede inflar las mejillas y sostener el aire dentro de la boca por 30 segundos y otra opción enviar la cabeza hacia atrás hasta donde sea posible y quedarse en esa posición por 10 segundos. Este movimiento debe repetirse 10 veces seguidas y efectuarse todos los días.

5. Reducir el alcohol: Las bebidas alcohólicas pueden ocasionar inflamación en la cara debido al contenido de calorías y retención importante de líquidos, por ello la sugerencia es no abusar de su consumo.

6. Realizar masajes: Se pueden realizar pellizcos suaves por toda la línea de la mandíbula (desde el mentón hacia arriba hasta llegar a los lóbulos de las orejas). Luego, realizar movimientos circulares por las mejillas, dejando la boca entreabierta y la mandíbula floja para que toda la cara se ejercite.

También se puede masajear la zona del mentón con un aceite suave, como el de coco o almendras, que no generan irritación en la piel.

Una investigación elaborada por el National Heart, Lung and Blood Institute determina que los mayores casos de sobrepeso son producidos por el poco balance energético, es decir, la energía que se consume a través de los alimentos no es la misma que se gasta con la actividad física. Por esta razón, el ejercicio también es clave cuando de quitar la grasa de la cara se trata, pues ayuda a evitar que se gane peso y por ende que se acumulen las calorías en las diferentes partes del cuerpo.

Otro tema con las mejillas es que se caigan. Es probable que luego de procesos de adelgazamiento esto suceda o simplemente por el paso de los años que generan cambios en esta parte de la cara. De acuerdo con información del portal Mejorsalud.com, además de los ejercicios faciales que se pueden realizar, hay algunas mascarillas que ayudan a hidratar y fortalecer la piel.

Una de ellas es la de aguacate y miel. Esta fruta es reafirmante e hidratante. A la pulpa de medio aguacate se le pueden añadir dos cucharadas de miel, se mezcla y se aplica esta crema en las mejillas durante 15 minutos.

Otra opción es la mascarilla de yogur y aloe vera. La combinación del yogur natural con la sábila actúa como un excelente reafirmante. Se colocan cuatro cucharadas del lácteo y se agregan dos del gel de sábila y se mezcla hasta que quede homogéneo, se aplica en la piel, se deja actuar durante 20 minutos y luego se retira con abundante agua. Aplicarlo de manera seguida ayudará a mejorar la condición de las mejillas, especialmente si están caídas.

Si las personas adelgazan, la piel se queda flácida, de ahí que sea necesario siempre cuidar el músculo facial para que esté fuerte y bien nutrido.