Home

Salud

Artículo

Las semillas de papaya favorecen el funcionamiento del hígado. En casos de cirrosis hepática, pueden funcionar como un tratamiento alternativo
Las semillas de papaya favorecen el funcionamiento del hígado. En casos de cirrosis hepática, pueden funcionar como un tratamiento alternativo. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Qué pasa en el cuerpo si se toma agua de papaya con avena?

Esta bebida puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre.

A diario, muchas personas se preguntan cuál sería el mejor refresco par acompañar sus comidas o simplemente aquel que puedan tomar cada vez que se dirijan a la cocina. A pesar de que muchas veces se suele elegir el camino fácil y se opta por una bebida procesada, lo ideal sería optar por una opción natural y más saludable.

Al otro extremo de la balanza, se encuentran quienes en su rutina diaria tienen marcada la preparación de una bebida frutal, con múltiples combinaciones que probablemente tengan un fin específico cada una.

Una combinación poco conocida, pero con muchos beneficios, es el agua de papaya con avena. Quizá suene raro, pero en realidad la lista de cosas positivas que tiene para el cuerpo humano, es bastante larga.

Es buena para la digestión

La papaya es popular por su nutriente papaína, la cual es de gran ayuda en el proceso digestivo. Además, gracias a su alto contenido de fibra y agua, ayuda a prevenir el estreñimiento, promoviendo la regularidad y el tracto digestivo.

Por otro lado, también contiene colina, un importante componente, que se encuentra en la papaya y que ayuda al cuerpo con los hábitos de sueño, a mover los músculos y mejorar la memoria, volviéndola una buena candidata para el consumo diario.

Si a todos estos beneficios se le agrega la avena, el resultado es una bebida fibrosa, que puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre, gracias a los betaglucanos que, durante la digestión, forman una especie de gel que hace que el vaciado del estómago sea más lento y facilita el paso del azúcar a la sangre. Esto es especialmente importante para las personas que sufren diabetes tipo 2.

Preparación

Ingredientes

  • ¾ taza de papaya (105 g).
  • ½ taza de leche de almendras (125 ml).
  • ¼ cucharada de canela en polvo (2,5 g).
  • ½ taza de avena en hojuelas (30 g).
  • Hielo al gusto

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Primero que todo es importante cortar la cantidad de papaya recomendada, luego retirar la cáscara y trocearla en varios cubos. Lo siguiente, es agregar la fruta a la licuadora, junto a la leche de almendras, la avena y la canela.

Es clave dejarlo procesar todo por unos instantes hasta conseguir una bebida homogénea y sin grumos. Finalmente, esta bebida se suele tomar fría, por ende, agregar un poco de hielo a gusto de quien la realice y batir un poco más, para servir la bebida recién hecha.

El té natural que ayuda a adelgazar y prevenir el estreñimiento

El agua de alcachofa es una preparación muy sencilla que se ha convertido en un remedio natural popular para adelgazar y acelerar el proceso de pérdida de peso. Su consumo también ayuda a depurar el cuerpo, dejándolo libre de toxinas y sustancias nocivas.

Además, esta hortaliza favorece la buena digestión de los alimentos, haciendo que ocurra de forma más rápida y elimina las grasas, es muy baja en calorías, tiene un alto contenido de agua y, gracias a su contenido en fibra, activa el metabolismo, previene el estreñimiento y la inflamación del estómago.

Para aprovechar de todos estos beneficios, entonces se debe preparar el agua de alcachofa. Para ello, lo primero que se necesita es seleccionar dos alcachofas medianas que sean frescas y estén bien prietas y duras. A la hora de comprarlas, se debe comprobar que no tengan hojas separadas o demasiado blandas.

Una vez escogidas las alcachofas, se tienen que lavar muy bien con un poco de agua y, con la ayuda de un cuchillo, retirar el extremo de los tallos y cortar por la mitad. Luego, se deben poner las alcachofas a hervir en un litro y medio de agua hasta que estas estén blandas y adquieran un tono verde amarronado.