coronavirus

“Lo quema todo”, el nuevo efecto que el coronavirus podría causar en el cuerpo

Las investigaciones en relación con el virus pandémico aún siguen en marcha.


Han sido múltiples los signos del coronavirus que organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han establecido con el objetivo de prevenir los contagios y muertes masivas por la covid-19 y, una vez más, los estudios dieron nuevos resultados.

Desde que se dio a conocer que un virus transmisible estaba rondando por el mundo y se caracterizaba por atacar el sistema inmune, miles de personas empezaron a experimentar signos graves en donde sus pulmones se vieron totalmente comprometidos. En efecto, el oxígeno a través de ventiladores se convirtió en un recurso indispensable para solventar la vida, pues el mismo cuerpo generaba tormentas de citocinas dañinas.

Un nuevo estudio publicado el miércoles 6 de abril en la revista Nature se centró en dar a conocer cómo las reacciones inmunes del organismo se efectuaron de manera exagerada en pacientes con la covid-19. Uno de los primeros hallazgos fue que el virus SARS-CoV-2 puede infectar ciertos tipos de células inmunes llamadas monocitos y macrófagos.

Las mencionadas células se reconocen por ser glóbulos blancos que hacen parte de la primera línea del sistema inmune, permiten circular la sangre en los tejidos y destruyen patógenos. Por lo general, cuando los monocitos y macrófagos absorben una sustancia nociva tienden a combatir la infección, pero con la covid-19 no pasa lo mismo. En consecuencia, se replica.

“Los virus no solo se absorben, sino que entonces el virus comienza a replicarse, lo que es sorprendente”, señala la directora de la investigación Judith Lieberman, inmunóloga pediátrica del Boston Children ‘s Hospital, en los Estados Unidos.

En efecto, el hecho de que el virus empiece a clonarse no es una señal oportuna, por lo que se activan alarmas de otro nivel como inflamación en el organismo.

El estudio menciona que con el comportamiento de las células aparecen inflamasomas que, en términos generales, queman el interior del cuerpo. Se conoce como muerte por piroptosis.

“Cuando las células mueren por piroptosis, liberan todo tipo de proteínas inflamatorias que causan fiebre y llaman a más células inmunitarias al sitio. No tenemos forma de tratar eso una vez que comienza. Es como un pequeño incendio. Se propaga y explota, y ningún extintor es capaz de apagarlo”, mencionó la doctora Lieberman.

Para dar con dichas demostraciones, se compararon las células sanguíneas de personas sanas con quienes llegaron a la citada institución médica padeciendo la covid-19, además, también se tuvo en cuenta la sangre de personas con neumonía. Así las cosas, el colectivo de estudio encontró que los pacientes covid presentan inflamasomas con mayor frecuencia.

“Todos los pacientes que estudiamos tenían signos de dificultad respiratoria y neumonía. Los que tenían SARS-CoV-2 mostraban muchos más de estos inflamasomas y células moribundas. Entonces, es probable que el virus sea particularmente eficaz para inducirlo, pero no sabemos por qué”, expresó Judith Lieberman.

De igual manera, la experta agregó que la investigación sirve para explicar por qué las personas mayores o las que tienen problemas de salud subyacentes, como obesidad o diabetes, presentan un mayor riesgo de resultados graves por coronavirus. Como resultado, esas condiciones están vinculadas a signos de inflamación en el cuerpo.

“Es mucho, mucho más probable que en ellos se inicien estos incendios inflamatorios”, consigna el estudio. “De todos modos, tienen una especie de baja combustión lenta y, una vez que comienza, es realmente difícil apagar el fuego”, agregan.

Conjuntamente, se menciona que puede que los anticuerpos que facilitan las reacciones inflamatorias graves provengan de infecciones previas o de otros tipos de coronavirus. Sin embargo, los anticuerpos que generan las vacunas no parecen facilitar las infecciones de monocitos.