Tendencias
La vacunación está siendo efectiva en el mundo para contrarrestar la pandemia de covid-19
Un nuevo efecto de las vacunas contra el covis fue identificado en España. - Foto: Getty Images / SOPA Images / Colaborador

coronavirus

¿Qué es la pirexia?: nuevo efecto secundario de la tercera dosis de vacuna anticovid

De acuerdo con el informe de Farmacovigilancia sobre las vacunas del Ministerio de Sanidad de España, este efecto se ve en mayor medida en personas con tercera dosis de Pfizer y Moderna.

Un informe presentado por el Ministerio de Sanidad de España sobre los efectos secundarios de las vacunas en las personas da cuenta de una afectación conocida como pirexia, específicamente detectada luego de la aplicación de las terceras dosis de los laboratorios Pfizer y Moderna.

Según el estudio, un 44 % de las personas vacunadas con Moderna y un 32 % con Pfizer registraron haber padecido de pirexia luego de recibir la tercera dosis del fármaco.

Esto significa que al menos 11.474 personas vacunadas con Pfizer y 5.857 con Moderna sufrieron de esta afección que es, en realidad, una fiebre.

Los expertos del ministerio de salud español explicaron que si bien suena a un trastorno grave, es simplemente una calentura o aumento de temperatura esencial en el cuerpo que no genera ningún síntoma, más allá del calor.

Dicen, además, que puede tener una duración de tres a nueve días pero, en este periodo de tiempo, la persona puede realizar todas sus actividades sin ningún problema.

Según el estudio, del porcentaje de personas que sintieron pirexia la mayoría eran mujeres y solo unos 423 casos fueron en realidad graves.

Otros efectos adversos relacionados con la aplicación de las vacunas son dolor de cabeza, mareos y desmayos aunque también se identifico otro llamado linfadenopatía, que significa la inflamación de los ganglios linfáticos que corresponde a una infección por una bacteria o virus.

La evolución de ómicron podría hacer necesaria la vacunación anual contra la covid-19, según experto

El vicepresidente senior y director médico mundial de vacunas de Pfizer, Luis Jodar, aseguró que uno de los posibles “futuros escenarios” de la pandemia sería una situación “entre endémica y epidémica”, donde ómicron “continúe evolucionando” y sean necesarias dosis de refuerzo en todos los grupos etarios una vez al año.

“Puede que veamos una situación entre endémica y epidémica en la que ómicron vaya evolucionando, cada vez de forma distinta, y todos los grupos etarios necesiten dosis de refuerzo cada cierto tiempo, por ejemplo, un año”. Así, serían dosis de refuerzo “adaptadas” a la variante, “hasta que se consiga una vacuna universal que sea impermeable a las mutaciones”, manifestó Jodar.

Así lo dijo durante el V Seminario para periodistas organizado por Pfizer en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (Anis). Durante el mismo, Ángel Gil, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha insistido en la importancia de reforzar la vigilancia epidemiológica para controlar la Covid-19 en estos futuros escenarios.

“Mientras sigamos en una situación epidémica con un evolutivo moderado, tendremos que reforzar la vigilancia epidemiológica en todo el mundo. Tenemos que dedicar más recursos a ello”, ha reclamado el experto.

Por otro lado, el doctor Federico Martinón, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, ha pedido fijarse en la evolución de este y otros patógenos no solo en los humanos, sino también en las especies animales, poniendo en valor el concepto ‘One Health’.

“El virus evolucionará, porque es su naturaleza, pero no sabemos cómo lo va a hacer. Hasta ahora se ha cumplido la velocidad y la tasa de mutación esperable. Dependerá de si pierde virulencia y también de que no haga saltos en esa evolución genética más radicales, o que encuentre otras especies con un salto no esperable”, afirmó Martinón.

A su juicio, la “buena noticia” es que las nuevas plataformas de desarrollo de vacunas tienen la capacidad de “adaptarse a los cambios”. “La razón para el optimismo es que nos podemos adaptar a los cambios que se puedan producir”, para lo que será necesaria una vigilancia más fiable que represente mejor lo que está pasando”, concluyó.

Con información de Europa Press.