Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/9/2019 2:00:00 AM

Amigo de nadie: ciudadanos –y muertos– de primera y de segunda clase

Este drama colombiano de Luis Alberto Restrepo usa la historia de un muchacho violento para trazar el aislamiento de la clase de alta de Medellín.

Amigo de nadie: crítica de cine de la película de Luis Alberto Restrepo Juan Pablo Urrego, Ricardo Mejía y Catalina García protagonizan la cinta sobre una sociedad estratificada y enferma. Foto: Fotofija
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

País: Colombia

Año: 2019

Director: Luis Alberto Restrepo

Guion: Luis Alberto Restrepo y Juan José Gaviria

Actores: Juan Pablo Urrego, Catalina García, Ricardo Mejía

Duración: 104 min

Calificación: **½ (aceptable)

Esta película está ambientada en el mundo de la clase alta medellinense, que aparece acá como un reducto cerrado y asfixiante al que es muy difícil entrar y del que no es posible salir.

Hay algo extraño en este retrato, y es que no hay mucho interés en contrastar la visión interna de esta gente con otras miradas. Aunque, por lo menos, queda clara su profunda miopía. “Este país se desbarrancó”, dice el patriarca de la familia en una de las primeras escenas, y ese “se”, tan impersonal, tan como refiriéndose a cosas que pasan solas, es ilustrativo de esta cortedad de miras.

Todo tiene lugar en los años ochenta y noventa, cuando el país en general y Medellín en particular vieron su orden tradicional revolucionado por el dinero, los valores, las aspiraciones y la presencia de los narcotraficantes.

Es un terreno que Víctor Gaviria exploró brillantemente en Sumas y restas (2004) –la seducción de la plata, la emoción de la ilegalidad, la rigidez de las dinámicas sociales–. Pero acá, como no se ve más allá de este grupo de gente, no quedan tan claras ni la complejidad ni las dimensiones del fenómeno.

En un principio, los asesinados son pobres y bullosos, así que no hay lío. Eso también me extrañó: estos pobres aparecen retratados como caricaturas amenazantes, gritonas y burlonas.

El personaje central es Julián (Juan Pablo Urrego), hijo de una familia de élite, dueña de una gran industria. En su infancia, Julián mató a un niño reciclador días después de que este le intentara robar una bicicleta. De grande, no mucho cambia: sigue matando gente.

En un principio, los asesinados son pobres y bullosos, así que no hay lío. Eso también me extrañó: estos pobres aparecen retratados como caricaturas amenazantes, gritonas y burlonas. ¿Tiene que ver con que la película privilegie la visión de esa clase alta? ¿La idea era hacer retratos esquemáticos para poner al espectador en la situación de alguien incapaz de ver la humanidad de sus semejantes? ¿Es simple cuestión de descuido o desinterés hacia estos personajes secundarios?

“Qué susto esos tipos tan feos”, le dice Carla (Catalina García), la novia de Julián –que es de una clase no tan alta, pero cuyo entorno queda inexplorado–, cuando los amenazan dos maleantes en una moto. “Yo no les tengo miedo”, responde él.

Hay una pregunta insistente por la masculinidad y sus manifestaciones, sobre el tabú de la homosexualidad, sobre cómo el deseo de demostrar la hombría y el pánico que produce el deseo homoerótico en una sociedad reprimida pueden manifestarse violentamente. Pero, a pesar de las señales –cuadros de Caballero tardío en las paredes de la mansión familiar, señores mayores que examinan con atención los bíceps de los amigos de sus hijos–, el tema no se trata de frente.

En cuanto a Julián, es un personaje estático. Él mismo dice al final: “Yo siempre he sido así” y, en ese sentido, el suspenso viene no de sus acciones, sino de cómo responderán quienes lo rodean. Su caída sobreviene cuando comienza a matar a la gente de su misma clase. Ahí la película se separa momentáneamente de esa miopía que ha compartido todo el tiempo para hacer evidente que una sociedad tan estratificada, en la que es normal que haya ciudadanos –y muertos– de primera y de segunda, está terriblemente enferma.

EN CARTELERA DE CINE

El concursante ***

La nueva película de Carlos Osuna ofrece una mirada cómica y absurda al caos que produce una promoción comercial de ollas pitadoras.

La desaparición de las luciérnagas ****

Esta película canadiense hace un retrato conmovedor y matizado de una muchacha indecisa a punto de graduarse del colegio y de sus relaciones familiares y personales.

Feliz cumpleaños ***

En la celebración de cumpleaños de una mujer mayor, en una casona campestre francesa, se reúne su familia con resultados dramáticos.

Dedicada a mi ex **½

Comedia con el youtuber ecuatoriano Raúl Santana sobre un chico que, traumatizado por el abandono de su novia, monta un grupo de rock.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.