Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/2019 11:30:00 AM

Guerra fría

La nueva película del director Pawel Pawlikowski (Ida) sigue el romance apasionado de un pianista con una cantante en la Polonia comunista.

Cold War: reseña de la nominada al Oscar como mejor película extranjera Tomasz Kot y Joanna Kulig protagonizan una dura historia de amor enmarcada en Polonia en 1949.

Título original: Zimna wojna

País: Polonia

Año: 2018

Director: Pawel Pawlikowski

Guion: Pawel Pawlikowski y Janusz Glowacki

Actores: Tomasz Kot, Joanna Kulig

Duración: 89 min

Esta es una historia de amor con un sabor amargo. Iba a decir agridulce, pero no, es amarga por dentro y por fuera. Hay amargura por el mundo en general, por el destino de los amantes y por sus caracteres, por la Historia (con mayúscula, sí) que empuja a la gente con el mismo desinterés con el cual el viento empuja hojas secas.

La historia de amor tarda un poco en arrancar y, mientras tanto, la película aprovecha para ir esbozando el horror pequeño del mundo en el que se sitúa. Es Polonia, en 1949, y un camión recorre un paisaje cubierto casi por completo de nieve, retratado en un blanco y negro hermosamente contrastado.

Se trata de una expedición de dos etnomusicólogos y un chofer que van por las zonas rurales capturando los sonidos de la gente. En la primera parada un acordeonista mira fijamente a la cámara, luego un violinista. La música, potente y no tan afinada, se siente cargada de tierra y de historia.

Puede leer: El Ficci 2019 revela sus invitados y sus apuestas

Poco a poco entendemos la labor de estos recolectores: están montando una academia de música y danza tradicionales, en lo que solía ser una hacienda de algún noble y/o algún opresor del pueblo, y buscan material con sus recorridos.

En un segundo momento, están haciendo audiciones de jóvenes, y Wíctor (Tomasz Kot) conoce a Zula (Joanna Kulig), una muchacha rubia, dueña de sí, extrañamente memorable. “Tiene algo más”, le dice a su colega. “Energía, actitud… es muy original”.

Todo esto sucede antes de que el amor o las primeras amarguras profesionales se hagan evidentes. Pero lo segundo llega por el éxito de la compañía que hace que la institucionalidad comunista y burocrática se fije en el proyecto. Después de todo, estas expresiones populares (canciones sobre ojos bonitos, vestidos ceremoniales, bailes acrobáticos) pueden ser un arma en la lucha contra el capitalismo. Así, un funcionario propone pequeños ajustes para que las canciones hablen de “la reforma agraria, la paz mundial y sus amenazas”.

Le recomendamos:  Veía cinco películas por día Ricardo Silva

Quizás de ahí sale parte de la amargura de todo esto, de la sensación de que cualquier cosa, no importa lo noble y genuina que sea, puede ser utilizada por las burocracias grises que en la película alientan y perpetúan el conflicto entre socialismo e imperialismo que le da título a la película.

“Y esas ceremonias suyas, esas celebraciones / sus rebuscadas obligaciones de unos para con otros, / ¡parece una conspiración a espaldas de la humanidad!”, dice el poema Amor feliz de Wislawa Szymborska. Pero acá queda la idea de que, a pesar de lo milagroso del encuentro y lo genuino de la conspiración, la felicidad sigue siendo elusiva.

Con exilios, separaciones y reencuentros, un jazz exquisito y un final que se siente precipitado, Pawel Pawlikowski (ganador del Óscar a mejor película extranjera por Ida en 2015) hace evidente que esos amores que Szymborska imaginó existen con la fuerza suficiente para intentar sobreponerse a las zancadillas de la historia o del destino. La amargura quizás venga de que su existencia no resulta suficiente para garantizar la felicidad. 

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1946

PORTADA

El último día de Luis Carlos Galán Sarmiento

Gloria Pachón de Galán, la periodista que compartió su vida con el prócer inmolado, acaba de lanzar "18 de agosto" , un libro de memorias en el que narra pormenores de su experiencia a su lado. SEMANA publica el capítulo crucial.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1946

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.