Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/26/2019 12:30:00 AM

La rebelión: una cinta que desperdicia sus interesantes metáforas

Una invasión extraterrestre a Chicago está en el centro de este drama alegórico que presenta imperfectamente dos grandes preocupaciones de la actualidad.

La reseña de cine en SEMANA explora La rebelión y sus metáforas La cinta, protagonizada entre otros por el contundente John Goodman, parece desaprovechar un potencial interesante. Foto: Focus Features

Título original: Captive State

País: Estados Unidos

Año: 2019

Director: Rupert Wyatt

Guion: Erica Beeney, Rupert Wyatt

Actores: John Goodman, Ashton Sanders, Vera Farmiga

Duración: 109 min.

Calificación: 2 estrellas

Hay películas que resultan interesantes no tanto por su planteamiento, por la inteligencia y sensibilidad con la que desenvuelven sus premisas, sino por lo contrario: por su insistencia en no pensar a fondo las implicaciones de sus tensiones dramáticas. Eso es justamente lo que sucede con La rebelión.

La acción tiene lugar en Chicago en un futuro próximo. Hay un prólogo que muestra a unos extraterrestres que parecen insectos gigantes y desconfiados, de patas largas y actitudes amenazantes, llegar a la ciudad sembrando el caos y la destrucción. Luego la película salta nueve años: los invasores ya controlan la ciudad —y buena parte del planeta— mientras los humanos viven bajo su dominio.

Le puede interesar: Tarantino maravilla con su novena cinta en Cannes y comparte tráiler con el resto del mundo

Es una premisa conocida que acá se renueva un poco, dándole un giro a los encargados de oprimir a la población (otras personas que colaboran con los invasores) y al objetivo de la ocupación (extraer recursos minerales del planeta).

A partir de ahí se entretejen media docena de personajes entre los que están William Mulligan (el siempre excelente John Goodman), jefe de la policía, encargado de sofocar posibles rebeliones; Gabriel Drummond (Ashton Sanders), un adolescente afro hermano de un héroe de la resistencia que falleció en un intento de sabotaje, y una prostituta (Vera Farmiga) que atiende a Mulligan. Además hay otros humanos que aparecen invariablemente ceñudos y acongojados por ser parte de un movimiento que planea hacer un golpe contra “las cucarachas” extraterrestres.

Hay un trasfondo metafórico ahí que resulta evidente y contradictorio. Si pensamos a los extraterrestres como seres venidos de afuera, extractores de minerales y depredadores de la naturaleza, la película ofrece la solución fácil -dramática y emocionalmente- de dibujarlos como totalmente ajenos a lo humano por lo que no es necesario ni posible hacer el intento de entenderlos. La única opción de lidiar con ellos es el exterminio.

Al plantear así el conflicto, La rebelión evita confrontar la complejidad en la que nos encontramos actualmente como humanos, porque los seres que explotan, destruyen, talan y vuelven inhabitable los territorios no difieren esencialmente de los otros humanos que se desvelan por las noticias ecológicas y reciclan juiciosamente.

La rebelión evita confrontar la complejidad en la que nos encontramos actualmente como humanos, porque los seres que explotan, destruyen, talan y vuelven inhabitable los territorios no difieren esencialmente de los otros humanos.

¿Y qué pensar de la decisión de la película de hacer de los culpables de todo esto los extraños, los incomprensibles, los ajenos? ¿Sería demasiado rebuscado leer ahí una consonancia con otro lado oscuro de nuestro presente? Porque acá piensa uno en la xenofobia y todos esos valores tribales que han resurgido con fuerza en distintos puntos del mundo y que han hecho que cualquier diferencia de color, credo, idioma, acento o cultura sea asumida con profunda desconfianza.

Es extraño lo que sucede acá. Seguramente los realizadores querían hacer una película ligera de aventuras y rebeldías emocionantes pero terminaron, al menos en mi caso, no tanto emocionando sino haciendo evidente el deseo de no pensar la contradicción entre la tolerancia al otro y la catástrofe ambiental que parece imposible de solucionar.

Vea el tráiler.

Le puede interesar: John Wick 3: Parabellum: la melancolía tras la acción y el humor sangriento

CARTELERA

John Wick 3: Parabellum - 3 estrellas

Esta tercera parte en la saga de un asesino implacable interpretado por Keanu Reeves indaga en las dudas existenciales de su héroe solitario.

El Piedra - 3 estrellas

Película colombiana acerca de un boxeador en el declive de su carrera que se encuentra con un niño que dice ser su hijo.

La espía roja - 2½ estrellas

Drama histórico inglés de una mujer mayor acusada de haber sido espía más de 50 años atrás.

Red infernal - 1½ estrellas

Película española de terror de bajo presupuesto sobre unos torturadores de gente que tienen un canal exitoso en una red social.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.