ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/15/2020 4:00:00 AM

‘Varda por Agnès’: la directora como guía excelente de su propia obra

En su última película, estrenada poco antes de su muerte, la directora nonagenaria Agnès Varda ofreció una lección de cine y el repaso de una carrera guiada por la curiosidad siempre renovada. Calificación: 3 estrellas (Buena)

Varda por Agnès: película sobre la carrera cinematográfica de la directora francesa Agnès Varda Agnès Varda
audio player
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Título original: Varda par Agnès

País: Francia

Año: 2019

Directora: Agnès Varda

Guion: Agnès Varda

Actores: Agnès Varda, Sandrine Bonnaire

Duración: 115 min

Esta fue la última película de Agnès Vardamurió el 29 de marzo de 2019– y, como en todas las que venía haciendo desde Los espigadores y la espigadora (2000), la celebrada directora cumple la función dual de protagonista y narradora.

Varda por Agnès es una visita guiada por una carrera extraordinaria, que comenzó en 1959 (con el drama La pointe courte) y se extendió durante 60 años sin perder nunca la frescura de la mirada, la capacidad de sorprenderse, las búsquedas expresivas en el cine y más allá.

Todo eso se repasa acá en una serie de charlas, en su mayoría públicas, que Varda da en distintos escenarios, sentada en una silla de lona frente a audiencias que escuchan concentradas las ocurrencias, rememoraciones y comentarios de esta mujer de 90 años que no los representa.

A diferencia de muchos autores, Varda es una guía excelente de su propia obra y habla de sus películas con soltura y candidez. Comienza señalando tres grandes categorías que considera útiles para pensar lo que ha hecho: inspiración, creación y compartir, es decir, lo que rodeó la concepción, elaboración y diseminación de sus trabajos, y esto último vale la pena subrayarlo.

Porque Varda no pertenece a esa categoría de los artistas indiferentes al público; para ella hay algo fundamental en ese encuentro, como si la calidez que tantas veces lograra con los personajes de sus documentales o con los actores de sus ficciones solo cobrara sentido al contagiar a otras personas algo de esa mirada y esa empatía que la acompañó toda su vida.

La primera mitad del filme es una clase magistral de las posibilidades expresivas del cine. Acá habla sucintamente de la relación con los actores, la forma en que sus proyectos se ligan con lo vivido, y la importancia de elementos como el color y la música para crear sentido.

Si alguien me escribiera preguntando qué es una buena película, lo remitiría a esta primera mitad porque ahí se ve cómo una gran directora entiende la complejidad y posibilidades de este arte tan rico, en el que se hilan actuaciones, colores y movimientos de cámara.

La segunda mitad privilegia su trabajo no cinematográfico. Consiste, sobre todo, en instalaciones en las que dialogan imágenes en movimiento y elementos espaciales como cabañas hechas con película de 35 milímetros y una tumba-homenaje a un gato fallecido, que terminó haciendo, en parte, porque dejaron de financiarle sus proyectos de ficción.

Y acá las ideas no son tan brillantes; quizás, porque el lienzo es tan amplio en las artes plásticas que ese cuidado en la relación de temas y elementos formales de sus filmes no logra replicarse allí.

Aun así, se trata de un repaso importante, una serie de reflexiones finales sobre una obra humana, empática, profundamente personal, que, a pesar de reveses financieros y críticos, se mantuvo con una confianza terca en que una mirada atenta puede encontrar maravillas incluso en lo más mundano. Como señala lúcidamente Nurith Aviv, su directora de fotografía, “Cuando decides mirar de cerca algo que puede ser banal, ya no es banal. El acto mismo de mirarlo lo cambia”.



CARTELERA DE CINE

Los rostros del diablo *½

Película coreana del terror más predecible sobre un demonio que atormenta a la familia de un sacerdote exorcista.

Bendita rebeldía **

Una mujer regresa a Colombia para resolver asuntos familiares y termina como profesora de colegio en esta comedia no tan graciosa.

Escuadrón de la muerte **½

Recuento de las actividades de un escuadrón del ejército estadounidense que mataba civiles inocentes en Afganistán. Basada en una historia real.

Parásitos ****

Esta película coreana de Bong Joon-ho, la gran ganadora en los Óscar de este año, alterna magistralmente el drama, la comedia negra y la crítica social.

EDICIÓN 0

PORTADA

¡Rebeldes con canas!

La estricta cuarentena para los mayores de 70 años tiene la rebelión de las canas al rojo vivo. ¿Había otra opción?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1987

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall