Home

Salud

Artículo

El jugo de mango, banano y espinaca puede ser un energético para comenzar el día. Foto: Getty images.
Una persona con cansancio crónico puede sentirse también agotada emocionalmente. - Foto: Foto: Getty images.

empresas

Que el agotamiento no lo tumbe en su rutina de trabajo

La persona que no duerme lo suficiente, que se despierta con frecuencia o que padece apnea del sueño no descansa adecuadamente y en el día puede sentirse agotada y con poca energía.

En la actualidad, una sensación que afecta a muchas personas es la del agotamiento, que puede ser un síntoma relacionado con el exceso de trabajo, el estrés o la falta de descanso.

Por tal motivo, es clave tener una guía con mejores hábitos para sentirse más enérgico y motivado.

La fatiga puede tener varias causas pero, sin embargo, la más común es por el estrés, ya que la sobrecarga emocional y física puede generar agobio que se manifiesta físicamente a través del cansancio, el dolor muscular y los cambios en la rutina del sueño.

Igualmente, la persona que no duerme lo suficiente, que se despierta con frecuencia o que padece apnea del sueño, no descansa adecuadamente y en el día puede sentirse agotada y con poca energía, como explicó Catalina Figueroa, médica internista adscrita a Colsanitas.

Además, también puede tener una causa orgánica que se relaciona con enfermedades como la anemia o el déficit de hierro, problemas en la tiroides, bajos o altos niveles de electrolitos, enfermedades inflamatorias crónicas, problemas hormonales, deficiencia de vitamina D y B12 o problemas en el funcionamiento de los riñones o el hígado.

Se recomienda cuidar la ingesta de productos industrializados, pues la comida ultraprocesada puede generar inflamaciones en el organismo que se convierten en cansancio físico. Estos alimentos son fáciles de identificar, pues vienen en paquetes, se preparan en fábricas, contienen conservantes, colorantes artificiales, azúcares y grasas.

Así se identifica

Por ejemplo, una persona con cansancio crónico puede sentirse también agotada emocionalmente. Esto puede causar cambios de humor súbitos, sensación de tristeza, desesperanza, desmotivación, estrés e incluso episodios depresivos y ansiosos.

Según la doctora Figueroa, un organismo cansado puede manifestar un bajo rendimiento físico y mental; problemas de memoria; somnolencia extrema durante el día; y disminución en los niveles de concentración y productividad, entre otros.

La fatiga también afecta los músculos y favorece la debilidad y el dolor muscular. Es común que se presente dolor de espalda, dolor de cabeza, migraña, dolores articulares y cansancio excesivo después de realizar cualquier actividad física.

Qué tener en cuenta

Por una parte, es importante mantener un horario de sueño de entre siete y ocho horas, además, evitar tomar siestas de más de 20 minutos, pues pueden alterar el ciclo de descanso.

Hay que evitar las bebidas estimulantes como el café, el té negro y verde, o las bebidas alcohólicas y energizantes antes de dormir.

También hay que tratar de comer hasta dos horas antes de dormir y evitar alimentos con alto contenido de azúcares.

Es importante no estudiar o trabajar en la cama, pues no es el lugar adecuado para concentrarse en las tareas laborales. Además, la postura corporal en la cama, con el computador sobre las piernas, puede causar dolores de espalda.

Otras medidas

Se puede tomar un baño de agua caliente antes de dormir, lo que ayudará a relajar el cuerpo y tener una mejor calidad de sueño o incorporar en la rutina actividades relajantes antes de dormir, como escuchar música tranquila o meditar.

Hay que asegurarse de contar con un área adecuada para conciliar el sueño en cuanto a temperatura, ventilación y ruido y tener en cuenta que el colchón, la ropa de cama y la almohada deben ser apropiados y cómodos.

Se deben alejar los estímulos visuales, apagar las luces, no dormir con el televisor prendido y evitar el uso del celular antes de acostarse para que pueda entrar en reposo profundo y tenga una reparación de calidad.

Es clave realizar actividad física con regularidad. Se recomienda hacer ejercicio durante la mañana por sus efectos energizantes.