salario mínimo

Al gerente del Banco de la República le preocupa que la subida del salario mínimo genere más inflación

Leonardo Villar dijo que la indexación de algunos elementos al comportamiento de la inflación, puede hacer que el indicador suba más de lo normal.


El salario mínimo de Colombia es uno de los elementos que está indexado al comportamiento de la inflación, esto quiere decir que si la inflación sube el 3 %, el salario mínimo debe aumentar, por lo menos, en las mismas proporciones, o si no los trabajadores estarían perdiendo poder adquisitivo.

Al respecto, el gerente general del Banco de la República, Leonardo Villar, dijo que la indexación de este tipo de elementos a la inflación puede hacer que el indicador aumente más de lo previsto.

“Es muy fácil caer en mecanismos de indexación porque la gente dice: ‘si la inflación está en 4,5 %, a mí me tienen que aumentar los salarios para compensar eso’. Entonces, si aumentamos los salarios para esa compensación, los empresarios dicen: ‘yo tengo que aumentar los precios de los productos para compensar la subida de los salarios’ y entonces empiezan a aumentar los precios de los insumos que se convierten en la base para aumentar los precios de los productos finales y entramos en una cadena de indexación que nos lleva a niveles más altos de inflación”, explicó Villar.

Según el gerente del Emisor, el principal problema del aumento de la inflación es que afecta la capacidad de compra de los colombianos, razón por la cual se han venido tomando decisiones de política monetaria, como el incremento de la tasa de interés de intervención, para intentar frenar la subida del indicador que en octubre llegó al 4,58 %.

Vale la pena recordar que el objetivo de inflación del Banco de la República es del 3 % y que el rango para el indicador oscila entre el 2 % y el 4 %.

“El hecho de estar por fuera de la meta en un año hace muy difícil recuperar la tendencia a la baja. Por eso hay unas proyecciones de que la inflación básica está tendiendo a subir. Es difícil evitar que una mayor indexación se presente en mayor inflación básica”, dijo Villar.

Otros de los elementos que están ligados a la inflación son por ejemplo el precio de los arriendos, así como el valor de los peajes. Lo mismo sucede con los trámites en las notarias, precios de la educación (pensiones de colegios y universidades), servicios de salud, algunos servicios públicos y por supuesto los alimentos. De otro lado, gran parte de las multas y sanciones que impone el Gobierno se calculan en salarios mínimos, por lo que si la inflación sube e incrementa el salario mínimo, el valor de las multas también se va a ver incrementado.

Cuando aumenta la inflación, independientemente de cuáles son las fuentes de este aumento, tiende a generarse indexación a niveles más altos de inflación. Esa indexación probablemente no es tan fuerte en países que tienen historias muy largas de inflación baja, pero en economías emergentes como la nuestra, tenemos mecanismos de indexación muy metidos en la sociedad y en ambientes económicos”, dijo Villar.

Si bien no ha iniciado la discusión y aún no se han reunido los empresarios con los trabajadores para determinar en cuánto aumentará el salario mínimo en 2022, ya se empiezan a conocer las “propuestas” de lo que sería el incremento “ideal” teniendo en cuenta la difícil situación económica en la que se encuentra el país.

Al respecto, el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Mauricio Santamaría, dijo que la discusión del salario mínimo debe ser responsable, porque de lo contrario puede tener efectos negativos en el empleo del país.

“La situación en la que estamos en este momento, en la que el empleo es lo que necesitamos que crezca, uno esperaría que hubiera responsabilidad de las personas que participan en la concertación (salarial)”, dijo Santamaría.

Y es que el mercado laboral colombiano ha sido uno de los más afectados por la pandemia del coronavirus, pues en 2020 el desempleo alcanzó a llegar a 20 %, mientras que la informalidad sigue cerca de 50 %. A pesar de que el empleo se ha venido recuperando, el mercado laboral colombiano ha venido presentando problemas estructurales de fondo a los que no se les ha dado solución.

Uno pensaría que este es un momento para no ser exagerado en el aumento del salario mínimo, que ha sido muy alto en los últimos años, porque si no el empleo no se va a recuperar”, agregó Santamaría.