enfoque

Paloma Valencia: quienes votaron por Petro se darán cuenta de que solucionar problemas es mucho más difícil que echar discursos

La senadora del Centro Democrático explicó a SEMANA el papel que tendrá esta colectividad que, por ahora, es la única que le hará oposición al nuevo gobierno.


SEMANA: ¿Cómo será la oposición que hará el Centro Democrático?

PALOMA VALENCIA: La tenemos que hacer con toda la seriedad y el rigor del caso. Soy una convencida de que las oposiciones tienen que ser muy serias en sus argumentos, en su estudio, pero, sobre todo, muy respetuosas con las personas. El país tiene que oír los debates en torno a las decisiones complejas que podrá tomar este gobierno y que pueden llevar a muchos colombianos a situaciones de pobreza.

SEMANA: Ustedes criticaron mucho la oposición que le hicieron al presidente Iván Duque. ¿Cuál será la diferencia con la que harán ustedes?

P.V.: Nos vamos a inspirar exactamente en todo lo contrario. Creo que la oposición que vivió Colombia fue destructiva, una oposición que le apostaba al fracaso del gobierno para hacerse viable políticamente, una oposición que insultaba, agredía y varias cosas más que, si uno ama a Colombia, no las hace.

SEMANA: ¿Pero cabe la posibilidad de que ustedes respalden en algo al presidente Gustavo Petro?

P.V.: Claro, todo lo que sea positivo para Colombia hay que apoyarlo, porque por encima de las ideologías y los partidos, debe estar nuestro país. Sin embargo, hay que estar listos para tratar de mejorar las propuestas que sean presentadas para dar discusiones profundas, que permitan avanzar con argumentos y cambiar decisiones. Seguramente se darán cosas a las que habrá que oponerse férreamente para evitar que hagan daño al país.

SEMANA: ¿Y qué piensa de los ministros que nombró el presidente Gustavo Petro?

P.V.: Hay muchos temas que preocupan, por ejemplo, la ministra de Minas (Irene Vélez). Uno no puede nombrar en esa cartera a una persona que desconoce el sector y que con varios mensajes ha dicho que va a acabar con el sector minero energético del país. Prohibir la extracción, sin tener con qué sustituir esas rentas estatales ni esos empleos, me parece que es llevar al país a una ruina económica y a que muchos colombianos pierdan empleos. Además, la ministra de Trabajo (Gloria Inés Ramírez) preocupa también. Es una persona que admira a Hugo Chávez, que es del Partido Comunista, y eso me parece que pone un enorme reto sobre el empresariado colombiano, que ya tiene un temor por la anunciada reforma tributaria. Colombia tiene una oportunidad muy grande de crecer económicamente, pero si se toma la senda de destruir el sector productivo, los que se empobrecen son los colombianos.

SEMANA: ¿Y del ministro del Interior, Alfonso Prada?

P.V.: Es un santista que hemos conocido, justamente, por su cercanía con el expresidente Santos. Se caracterizó por manejar en ese gobierno la mermelada, estuvo lleno de imprecisiones frente al electorado. Es como un Santos que dijo ser uribista, se eligió con las banderas uribistas y después terminó haciendo esa negociación con las Farc. Tuvieron mucha paciencia para hablar con los terroristas, pero les costaba mucho trabajo hablar con la oposición política.

SEMANA: ¿Qué papel jugará el expresidente Álvaro Uribe?

P.V: Él sigue siendo el mentor de muchos de nosotros. Un orientador de la política colombiana y, tal vez, la persona que mejor conoce la política pública del país. Creo que él estará muy pendiente, haciendo comentarios con el propósito de ser oposición democrática.

SEMANA: Hay quienes dicen que esta es una gran oportunidad que tiene el Centro Democrático para fortalecerse políticamente. ¿Es correcta esa lectura? P.V: Eso es cierto, por supuesto, que un gobierno que tome decisiones equivocadas es una oportunidad política, pero creo que eso es totalmente secundario porque lo que importa es que el país esté bien.

SEMANA: Paola Holguín, María Fernanda Cabal y usted fueron las encargadas de la réplica. Sectores dicen que ustedes serán las líderes de la oposición, ¿es así?

P.V: Claro, lo asumimos no por la pelea por el liderazgo sino por la decencia de las convicciones y por las cosas que creemos buenas para Colombia. Creo que quienes votaron por Gustavo Petro van a tener que darse cuenta de que solucionar los problemas es mucho más difícil que echarse los discursos y criticar, porque construir es lento y difícil; incendiar es fácil.

SEMANA: ¿Representarán a quienes se sienten traicionados por Rodolfo Hernández?

P.V.: Haremos todo lo posible para estar a la altura de los colombianos que no votaron por Gustavo Petro, interpretar todo el sentimiento de defender instituciones, de defender el libre mercado, de defender el sistema de salud, de garantizar la suficiencia energética, de no depender de otros países. Estaremos siempre en la primera línea para advertir los peligros, celebrar lo que sea bueno y para prevenir al país de los abismos.