Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Los casinos eran prohibidos en Venezuela (imagen de referencia)
Los casinos eran prohibidos en Venezuela (imagen de referencia) - Foto: Getty Images / John Howard

mundo

Vuelven los casinos y los carros de lujo a Venezuela, ¿qué está pasando?

Nicolás Maduro comenzó a implementar cambios dejados por Hugo Chávez para mejorar la economía del país.

Un reporte del medio Bloomberg, en su edición de Estados Unidos, pudo evidenciar que en Caracas, la capital de Venezuela, ya operan casinos, algo que fue prohibido por el fallecido Hugo Chávez debido a que ―según él― estos lugares causaban deterioro social en la economía de Venezuela.

Ubicado en el sector de Las Mercedes, un barrio del centro de Caracas, está el nuevo casino Humboldt, algo que no se veía hace más de una década en territorio venezolano. El mismo artículo periodístico muestra cómo por ese mismo sector se puede ver un concesionario de carros con un Ferrari exhibido, además de construcciones de edificios lujosos y tiendas de ropa de marcas reconocidas a nivel mundial.

Según narra el artículo, esto se debe a la flexibilización que ha tenido el presidente Nicolás Maduro en ciertas restricciones que había impuesto Chávez y que ahora son parte del pasado, como por ejemplo la operación de casinos y la ‘dolarización’, que permite el flujo de billetes verdes entre los ciudadanos, luego que la moneda oficial perdiera todo su valor comercial. Todo este nuevo renacer también se vio impulsado con la flexibilización de restricciones económicas por parte de Estados Unidos, país que hace unos días entregó licencias a empresas petroleras para operar nuevamente en Venezuela.

“Estados Unidos dio unos pasos leves pero significativos al entregar licencias a la empresa Chevron de Estados Unidos, a la empresa Eni de Italia y a la empresa (española) Repsol para iniciar los procesos que los lleven a producir petróleo y gas en Venezuela para exportar a sus mercados naturales”, dijo el mandatario en una entrevista con periodistas argentinos, retransmitida por el canal estatal VTV.

La Casa Blanca, con la que Maduro aseguró tener “comunicación permanente”, anunció la flexibilización de algunas de las sanciones impuestas al Gobierno de Maduro en 2019, incluido un embargo petrolero, para presionar su salida del poder, tras desconocer su reelección un año antes. Maduro sostiene que estas medidas punitivas profundizaron la crisis en el país.

El “alivio” anunciado busca promover el reinicio del diálogo entre el Gobierno de Maduro y la oposición respaldada por Washington, que fue suspendido en octubre pasado y que hasta ahora no fue retomado. Un funcionario del Gobierno del presidente Joe Biden señaló que la flexibilización incluye una “licencia limitada” a Chevron para “negociar los términos de las posibles actividades futuras en Venezuela” sin poder “cerrar ningún nuevo acuerdo” con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). No nombró en su momento a Eni o Repsol, aunque la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, señaló haber “verificado y confirmado” que la medida incluía empresas europeas.

“El petróleo que necesita este mundo para funcionar está aquí en Venezuela y nosotros en paz y en soberanía tenemos todo el marco jurídico para levantar, aceptar inversiones como las tenemos, y producir conjuntamente en empresas mixtas con empresas del mundo entero”, señaló Maduro.

Sin embargo, a pesar de un posible despegue en la economía venezolana, todavía las consecuencias de las políticas tomadas hace más de 20 años por el gobierno socialista que dirige el país siguen afectando de manera negativa a los ciudadanos y los niveles e indicadores de pobreza todavía no comienzan a mejorar.

Con información de AFP