Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/5/2019 3:42:00 AM

Néstor Humberto se saca una espina

El libro del exfiscal, Las dos caras de la paz, vuelve a poner a Martínez en el centro del debate público. Hay buenos argumentos y, sobre todo, sacadas de clavo.

Néstor Humberto publica su libro Las dos caras de la paz Martínez explicó en la W Radio el sentido de sus posiciones jurídicas frente al proceso de paz. Pero no le fue tan bien en lo relacionado con sus conflictos de interés. Foto: LEÓN DARÍO PELÁEZ-SEMANA
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

La publicación de un capítulo del nuevo libro de Néstor Humberto Martínez en El Tiempo sorprendió. En esas páginas, el superministro de Juan Manuel Santos deja mejor parado a Álvaro Uribe que a su antiguo jefe en el tema de la renegociación del acuerdo de paz después de la derrota del plebiscito.

Según Martínez, Uribe, a quien describió en ese momento como un “patriota”, tenía la mejor voluntad de llegar a un acuerdo con Santos para salvar la paz. Por eso, el expresidente le pidió a Néstor Humberto decirle a Santos que estaba dispuesto a adelantar una negociación ágil y discreta entre tres representantes del Gobierno y tres líderes del No. Solo pedía que no incluyera en esa terna a la canciller María Ángela Holguín.

El entonces fiscal le transmitió el mensaje al presidente, quien no solo designó como negociadora a su canciller, sino que habría considerado inútil extender la negociación porque las Farc no iban a aceptar las peticiones de Uribe. Eso le habría cerrado la puerta a una solución de consenso. Hasta ahora se creía que Uribe, por razones de estrategia electoral, habría bloqueado el acuerdo al plantear modificaciones imposibles. Llegar a un consenso con Santos le hubiera quitado al Centro Democrático las banderas que le dieron el triunfo al No en el plebiscito.

Esa era la versión de Juan Manuel Santos, quien al leer el aparte en El Tiempo se indignó. Sin pronunciarse personalmente, dejó saber que lo escrito por el exfiscal “reñía con la verdad”. Es probable que en ese momento no se hubiera leído el resto del libro, pues, por lo general, en él lo tratan bien, y lo presentan como un estadista que siempre estuvo abierto a recibir las sugerencias de la Fiscalía.

A pesar del lenguaje diplomático, el expresidente Santos llamó mentiroso al ex fiscal general. Este último decidió contestar en la W Radio. En esa intervención, Martínez fue tan diplomático como Santos. Minimizó el asunto al aclarar que tenía más de 40 memorandos que había escrito cuando era fiscal, los cuales demostrarían que todo lo que dice es verdad.

Martínez supo explicar el sentido de sus posiciones jurídicas frente al proceso de paz, pero no le fue tan bien en lo relacionado con sus conflictos de interés.

El libro y la ronda de medios de comunicación tienen el propósito de desvirtuar la imagen que había quedado de Martínez como enemigo de la paz. Él se presenta no solo como un defensor de esta, sino de la institucionalidad del país. Aunque en los medios se han filtrado los pasajes más polémicos, en realidad se trata de un texto eminentemente jurídico que le da la razón al exfiscal. Uno a uno describe los goles que logró tapar y los que le metieron. El libro, escrito en forma amena, refleja el excepcional conocimiento del Estado del autor. Obviamente, las partes más jugosas son las sacadas de clavo. Julio Sánchez las leyó a lo largo de la semana, y de sus contradictores no quedó títere con cabeza. Entre sus blancos aparecen Yesid Reyes, María Lorena Gutiérrez y Luis Carlos Villegas.

Martínez supo explicar el sentido de sus posiciones jurídicas frente al proceso de paz, pero no le fue tan bien en lo relacionado con sus conflictos de interés. En cuanto a la campaña de Santos, minimizó su papel con el argumento de que nunca tuvo un cargo en la misma. Técnicamente eso es cierto, pero quienes estuvieron cerca de ese proceso afirman que él tenía más influencia que los directivos de la campaña. Y en lo que se refiere a Odebrecht y al Grupo Aval, para él no había nada grave en el contenido de las conversaciones que le grabó Jorge Enrique Pizano, tesis difícil de vender.

Pero sí tuvo razón en aclarar que la solicitud de la Procuraduría de reabrir el caso de la muerte de Pizano hijo probablemente no va a terminar en nada. Para que esa iniciativa prospere se requiere una prueba sobreviniente, lo que seguramente no existe. La propia familia de Pizano rechaza esas especulaciones y da el caso por cerrado.

El regreso de Néstor Humberto Martínez a la arena ha despertado rumores de que no descarta una candidatura presidencial. En la W Radio lo arrinconaron con esa pregunta y, a pesar de que trató de evadirla, terminó por negar esa aspiración en un tono no muy convincente. Al respecto le han recordado que, cuando renunció al superministerio y le preguntaron si esa era una estrategia para llegar a la Fiscalía, respondió que ese cargo no le interesaba.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.