Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/6/2019 6:03:00 PM

¿Quién era Alizon Mosquera, el diputado torturado y asesinado en Chocó?

Su familia sufrió la violencia en Bojayá. Con 33 años fue el candidato más votado en la Asamblea de su departamento, donde se hizo conocido trabajando para la iglesia. Las tres personas que viajaban con él también aparecieron muertas.

¿Quién era Alizon Mosquera, el diputado torturado y asesinado en Chocó? Alizon Mosquera tenía dos hijos y era soltero. Foto: Cortesía

Alizon Mosquera, diputado del Chocó, estuvo reunido con sus compañeros de trabajo el viernes pasado. Ese día se habían instalado las sesiones ordinarias de la asamblea departamental y se encontraron en la noche para departir. Mosquera no tomó trago. Esa fue la última vez que sus colegas lo vieron, cuenta Milton Moreno su compañero de la bancada del partido de La U.

Pocas horas después, hacia las 2 de la madrugada, Mosquera salío junto a tres amigos con rumbo a Condoto, en la región del San Juan. Iban a bordo de una camioneta Chevrolet blanca. Eso fue lo último que se supo de ellos. Los rumores de la desaparición tomaron fuerza el fin de semana. El lunes, la familia alertó a los diputados sobre la situación.

El cuerpo se había estancado en un remanso del río en área rural de Chiqui Choqui, en donde la comunidad lo vio y lo rescató.

Mosquera fue el diputado con mejores resultados en las elecciones regionales de 2015, pese a que a sus 30 años era la primera vez que se lanzaba a un cargo de elección popular. Obtuvo 5.200 votos

En contexto: Encontraron el cuerpo de un diputado del Chocó en el río San Juan

Psicólogo de profesión, graduado de la Universidad Pontificia Bolivariana, había trabajado en la diócesis de Quibdó durante varios años. Allí se hizo conocido entre la comunidad y ese trabajo fue clave para llegar a la Asamblea en su primer intento. De hecho, cuentan allí, tuvo el apoyo de parte de la curia en su campaña.

Mosquera tenía dos hijos y era soltero. Su familia es oriunda de Bojayá y sufrió la brutal guerra en ese municipio, protagonizada por paramilitares y guerrilleros, que alcanzó su punto máximo con la masacre de 2002, en la que murieron alrededor de cien personas. A finales del año pasado, Mosquera había llevado a vivir a Hereiza, su mamá, desde ese pueblo a su lado en Quibdó.

Dentro de la Asamblea se desempeñó como vicepresidente en 2016, y ahora pertenecía a las comisiones de asuntos económicos y fiscales y a la ética. Lo primero que apareció el lunes fue la camioneta abandonada en la que se transportaban Mosquera y sus amigos. El martes, cuando estaba citado al comienzo de las plenarias en la Asamblea, encontraron dos cuerpos en el río San Juan. Tenían disparos y señales de tortura. Eran acompañantes de Mosquera.

Puede interesarle: El regreso del fantasma: guerra y miedo en el Bajo Cauca

Este miércoles en la mañana encontraron a Mosquera. El cuerpo se había estancado en un remanso del río en área rural de Chiqui Choqui, en donde la comunidad lo vio y lo rescató. Luego dieron aviso a la Defensa Civil.

El cadáver estaba en grado avanzado de descomposición y en ropa interior. Tenía también algunas manillas que apuntan a que se trataba del diputado, aunque Medicina Legal aún trabaja para confirmar científicamente su identidad. Al parecer, presentaba signos de tortura. Sus manos y sus pies estaban amarradas. En la tarde de este miércoles apareció el cuarto desaparecido, también muerto y en el río San Juan. 

La familia de Mosquera y los 10 diputados del Chocó viajaron a Istmina, a donde llevaron el cuerpo. Planean trasladarlo a Quibdó y velarlo en cámara ardiente en la Asamblea del departamento. Las autoridades trabajan para detectar a los responsables de los asesinatos.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.