política

Ernesto Samper le pide a Duque retomar diálogos con el ELN

El expresidente intervino en la Comisión de Paz y Derechos Humanos del Congreso, donde se analizó la grave situación de violencia en el Catatumbo, en la frontera con Venezuela.


Dos comisiones del Congreso se citaron en diferentes momentos del día para discutir los hechos recientes de violencia que se han presentado en el Catatumbo. Por un lado, se han registrado asesinatos masivos y en lo que va corrido del año se contabilizan dos masacres. Igualmente, el hostigamiento contra los líderes sociales y otras problemáticas no cesan en la región. 

Por eso la Comisión de Paz y la de Derechos Humanos discutieron la problemática y sus ponentes platearon algunas soluciones. El expresidente Ernesto Samper, que participó como invitado, dijo que se deben retomar los acuerdos de paz con la guerrilla del ELN e invitó al Gobierno del presidente Duque a dar este paso.

“Parece increíble que hayamos completado dos años de una negociación que está pendiente del Gobierno con temas importantes que fueron definidos en Quito, que en este momento podrían ser fácilmente reactivados y se cumplirían las exigencias del Gobierno”, comentó, diciendo que apoya una entrega humanitaria.

El segundo aspecto que planteó Samper fue con relación a la erradicación de cultivos, por lo que dijo que en esta zona está el 22 por ciento de los cultivos ilegales del país, pero de los cuales viven el mayor número de familias de la región. Samper dijo que se opone a la erradicación forzada y pidió mayor implementación de la sustitución de cultivos de forma voluntaria.

“Si el Gobierno quisiera acabar con el asesinato de líderes sociales, tendría que pensar en los factores que están llevando a que estos defensores de derechos humanos sufran por cuenta de esta defensa. Mientras no se corrijan las raíces de lo que está motivando estos asesinatos, no se corregirá la situación”, aseguró Samper.

El senador Antonio Sanguino, quien dirigió el debate en la Comisión de Paz, también resaltó estas problemáticas y mostró su preocupación por el uso de glifosato para la erradicación de los cultivos ilícitos y la presencia de tropas extranjeras en el territorio.

Así mismo, criticó al Gobierno por “el poco interés” en la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, e invitó a que se retomen los diálogos con el ELN como una medida para la solución de este conflicto.

La senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático y presidenta de la comisión de Derechos Humanos, dijo: “Hay que ponernos de acuerdo en torno a cuáles son las causas de la violencia en los diferentes territorios de Colombia para que podamos no solamente hablar de la violencia, sino realmente avanzar en la solución de fondo sobre los temas que nos preocupan, que es la vida de los líderes sociales y de los desmovilizados”.

Agregó que en esa comisión tienen toda la intención de volverse un canal de denuncia, de aviso y acompañamiento sobre todas las poblaciones del país que están siendo afectadas por la violencia. Además, Valencia hizo un llamado a traspasar el debate ideológico para determinar las verdaderas causas de la región y también mencionó que el problema son los cultivos ilícitos, los cuales dijo que han aumentado desde la firma del Acuerdo de Paz.

La senadora Sandra Ramírez del partido Farc, y quien citó al debate en esta comisión, hizo referencia al programa de sustitución y comentó que la falta de implementación de este programa ha hecho que se dispare la producción de drogas ilícitas en el territorio.

Uno de los líderes de la región que hizo parte de esta comisión, Junior Maldonado, denunció que la guerra por el territorio entre el ELN y el EPL llevó a comienzos de este año a un paro armado que ha llevado al incremento de la violencia y el desplazamiento de las poblacionesen el Catatumbo.

Además, se refirió a la erradicación forzada de cultivos que inició el año pasado, los cuales reconoció que han crecido en el territorio, pero aclaró que se está implementando un acuerdo de sustitución, y que la erradicación forzada lo que hace es aumentar los hechos de violencia en el territorio.

En ambas comisiones participó también el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, quien dijo que el Catatumbo es una “región multicrisis”, ya que en lo que va corrido del año se han presentado diez crisis que el gobernador ha tenido que sortear con las autoridades de la región.

Además, denunció que el número de cultivos ilícitos han incrementado de manera exponencial, y lo más grave, que se siguen registrando desplazamientos forzados.

“Nos preocupa mucho el grado de conflictividad en la zona de frontera, de ese conflicto de control territorial. En las últimas semanas esto ha generado un desplazamiento de más de mil personas, especialmente de la región de Tibú y de la ciudad de Cúcuta en su zona rural”, señaló el gobernador.

También dijo que se sigue presentando el asesinato de líderes sociales y está latente la presencia de grupos armados al margen de la ley. Frente a todos estos problemas propone que el Estado haga presencia por medio de saneamiento de necesidades esenciales, como vías, electrificación, agua potable y saneamiento básico, además de inversiones en materia de salud y educación.