Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/22/2018 7:37:00 PM

"¿Y ahora qué comemos?": tensión en Usme tras expropiación de los Merkandrea

En esta localidad del sur de Bogotá fueron saqueados seis supermercados. La extinción de dominio de los negocios del clan Mora preocupa al vecindario. Ese era el lugar donde los alimentos salían más baratos.

Saqueos a Merkandrea después de la expropiación de supuestos testaferros de las Farc Merkandrea 1 fue el primer establecimiento en Usme es ser saqueado. Foto: Daniel Reina/ SEMANA

Después de la tempestad, Usme parece haber vuelto a la calma. Durante tres días, decenas de personas saquearon los supermercados de los supuestos testaferros de las Farc. El relato de vecinos y policías era el único testimonio de las angustiosas escenas que se repitieron. Tres días intensos en los que, al caer la noche, la calle se transformaba en un campo de batalla. Piedras de todos los tamaños volaban hacia el lado de los policías, quienes respondían con gases lacrimógenos para intentar disipar la multitud. Seis uniformados terminaron en un hospital con traumatismos en la cabeza. 

En los alrededores de los Merkandrea la gente comenta lo que ocurrió. Mientras se toman una gaseosa, dos vecinos hablan de cómo un grupo de personas se aglomeraron para saquear todo lo que pudieron. Se llevaron comida, trago, y algunos hasta se dieron el lujo de salir del almacen con el carro del mercado lleno. Todos corrían de lado a lado para escabullirse. 



Mientras se oyen los relatos, algunos vecinos se acercan y preguntan a los policías si regalarán los alimentos perecederos, la fruta y las verduras que se van a dañar. Hay niños haciendo el ‘mandado’ que también esperan la respuesta. Es negativa. Son tantos los rumores que circulan que no todo fue saqueo, también mucho engaño. A un grupo de mujeres le dijeron que iban a repartir mercados, hicieron fila, esperaron durante horas al dichoso señor que las ilusionó, hasta que se dieron cuenta que era mentira.



En Usme todo comenzó en Merkandrea 1, un local pequeño a comparación de los otros, pintado de azul y amarillo que lo hace inconfundible a la vista. El lunes, las personas se enteraron más rápido que lo dijeran las noticias de la captura de los hermanos Norberto, Yaneth y Uriel Mora Urrea. En la mañana  el CTI de la Fiscalía y el Ejército hicieron presencia en el lugar y los rumores se levantaron tan rápido que esa misma noche empezaron los saqueos.

Le recomendamos: Las pruebas de la Fiscalía en el caso de los supuestos supermercados de las Farc

Muchos llevaban la cara cubierta, corrían calle abajo y después se cambiaban de ropa. Aprovecharon la oscuridad para intentar entrar a los supermercados. En Usme fue donde más capturas hubo: 28 personas; otras 33, reportó la Policía, fueron trasladadas al Centro de Protección.

Les encontraron piedras, cuchillos, armas de fuego y hasta una cizalla para cortar candados. Iban preparados. Entrarían a la fuerza. Varios menores de edad también fueron protagonistas de los desmanes: cuatro fueron aprehendidos y 22 entregados a sus padres. 

Una de las hipótesis es que se ofrecieron 20.000 o 30.000 pesos a los saqueadores. Las autoridades tienen pistas de la participación de venezolanos.




“Soy venezolano, no robé, pero sí nos han señalado de que participamos. Yo trabajé en Merkandrea durante algunas semanas, me echaron por líos de faldas. No me parece raro que haya saqueos, en Venezuela eso es normal, y son mucho peores. Allá no les hubiera importado que estuviera la Policía, eso pasa mucho, la gente tiene hambre. ¡Cónchale! Uno con los hijos sin comer hace lo que sea”, comenta un joven que viene de Valencia y hace tres meses vive en Usme con su familia, bromea con los billetes de 1.000 bolívares cuando intenta pagar un cigarrillo, pero al ver la cara de la señora del puesto le da una moneda de 500 pesos.



En un muro improvisado se leen mensajes y letreros en tamaño carta defendiendo a Merkandrea. “Indignados Usme, defiendo la economía local Merkandrea”, “teníamos precios justos, empleo, productos propios y ¿ahora qué comemos?”, eran algunas de las consignas. 

Los vecinos se acercan, los leen y asienten con la cabeza. Así piensa la mayoría. Una señora, indignada y con los brazos cruzados, dice que es una injusticia. No le importa de quién sean los supermercados, su problema es que no sabe dónde va a conseguir la comida a precios tan baratos. “Con 30.000 pesos uno llenaba la nevera”, comenta un hombre; "con 1.000 pesos compraba dos kilos de papa”, agrega otro. Los precios eran así, al alcance de cualquier bolsillo. De hecho en el muro se preguntan si ahora lo que quieren es poner un Carulla en vez de un Merkandrea.

En Usme, la quinta localidad de Bogotá, la gente es humilde. Al pasar la calle del Merkandrea, en la carrera 14 con 78 sur, los vecinos se acercan a las improvisadas casetas para comprar carbón, mercado, medicina natural. Costales y canastas arrumadas que hacen las veces de pared se ven al fondo. Se vive con el mínimo justo, y a veces con menos. Todo a pocas calles del portal de Transmilenio, estación donde también se ha comprado la indignación y el vandalismo de los habitantes de este sector que parecen tener que protestar para que la ciudad del norte les ponga atención.   

Lo que quieren los vecinos es que los supermercados abran de nuevo sus puertas y vuelvan los precios bajos. Se preguntan si la nueva administración los  mantendrá, o si todo era un espejismo que llegó a su fin. De hecho, lo que dice es que el Clan Mora supuestamente utilizaba los negocios para lavar dinero ilícito, y que por eso podían dar semejantes precios con los que difícilmente alguien más podrá competir.

La Sociedad de Activos Especiales, SAE, asumió el control de los supermercados. Ellos han aclarado que expropiar no significa cerrar, pero que los negocios reabrirán cuando superen la emergencia. Quedaron como si un huracán les hubiera pasado por encima.
 


Desde el jueves varios empleados iniciaron un inventario de lo poco que quedaba. Se han dedicado a limpiar y a clasificar lo que haya quedado en buenas condiciones. Este viernes esperan abrir el primer Merkandrea a ver cómo les va. La Policía piensa seguir custodiando hasta que sea necesario. La noche del jueves no hubo ruido de guerra, pero se supo que el bullicio se trasladó a  Ciudad Bolívar, donde pequeños grupos de personas intentaron entrar a saquear supermercados que no tienen nada que ver con la extinción de dominio. Ningún intento prosperó, todo se logró controlar.


Con la extinción de dominio a los Merkandrea, el ánimo de saqueadores se propagó como si fuera una peste. Entraron a negocios que nada tenían que ver con el caso. “Tuvimos afectación de seis establecimientos, la mitad no tienen nada que ver con esto. Sucedió en Merkandrea 1, 2 y Merkandes que eran de los Mora. Pero también en Villetana 1 y 2 que no tienen nada que ver. También ocurrió en SuperCundi, pero el dueño dijo que habían vendido en octubre por tanto no entra en el caso de los presuntos testaferros”, aseguró el coronel Gustavo Martínez, comandante de la estación de Policía de Usme.


En Usme y Ciudad Bolívar se decretó el toque de queda desde las 9 de la noche hasta las 4 de la mañana hasta el 26 de febrero. No se podrán vender ni consumir bebidas alcohólicas, los menores de edad no podrán estar en el espacio público ni en los establecimientos comerciales, y a quienes encuentren sin sus padres los conducirán a los Centros de Emergencia. Pero mientras todo vuelve a la rutina, la atmósfera que se respira es extraña. Los comerciantes no quieren hablar del tema. El silencio ya ha puesto su manto sobre todo lo que ocurrió en tres días. 

Fotos: Daniel Reina Romero / SEMANA

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.